Curiosidades

El tiempo está después

"Nunca saliste de mi corazón": un amor nació bajo el fuego de la guerra y esperó 75 años

Una francesa y un estadounidense se apasionaron durante la II Guerra Mundial, pero luego el destino los separó.

12.06.2019 09:50

Lectura: 3'

2019-06-12T09:50:00
Compartir en

Junio de 1944: K.T. Robbins y todo su destacamento se encuentran estacionados en Briey, en el este de Francia. Es allí donde el soldado estadounidense conoce a Jeannine Ganaye, una joven francesa de 18 años de la que se enamora perdidamente. Pero al cabo de dos meses, K.T. y los demás militares tienen que dejar repentinamente la aldea. La guerra los reclamaba en otro sitio.

"Le dije que iba a volver, pero no sucedió", contó KT, hoy con 96 años, a los periodistas de la televisora France 2, que lo entrevistaron en su casa de Olive Branch, en Mississippi, en el marco de un reportaje sobre los 75 años del desembarco aliado en Normandía. De regreso a América, se casó y formó una familia, pero nunca olvidó a la francesa.

Entre álbumes fotográficos, K.T halló una imagen de Jeannine y confesó: "Me gustaría regresar allá, encontrar a su familia. A ella no creo que la vuelva a ver, ya debe haber muerto".

Pero se equivocaba en esto último. Jeannine, ahora apellidada Pierson, por su marido ya fallecido, tiene 92 años y vive en un residencial en Montigny-lès-Metz, en la región de Moselle. Según informa Diário de Notícias, el canal que entrevistó al veterano de guerra hizo algunas pesquisas y logró encontrar a la mujer y volver a juntar a los dos novios con ocasión de las conmemoraciones del ya mencionado desembarco, del que K.T formó parte.

"Ella era muy dulce, y creo que me amó", dijo el nonagenario en el tren en camino a Montigny-lès-Metz, después de que le informaran que Jeannine está viva y lo esperaba. El reencuentro estuvo lleno de emoción. "Hasta me vinieron lágrimas a los ojos", reconoció el veterano de guerra al volver a abrazar a su antigua novia. Como si el tiempo no hubiera pasado, ambos viudos se sentaron muy juntitos para hablar de amor.

"Siempre te amé, nunca saliste de mi corazón", dijo K.T. en ingles. "Él dice que me ama, de eso me di cuenta", replicó Jeannine, en francés. Después de la guerra aprendió un poco de inglés, tal vez con la esperanza de que su soldado americano volviera. Al final "cuando él partió en el camión lloré, me sentía muy triste". narró la anciana, y admitió haber deseado que él no hubiera regresado a América.

Ambos miran juntos fotografías, pero pronto llega la hora de volver a separarse. La despedida es pura emoción. Abrazado a Jeannine, K.T. exclama entre lágrimas: "¡Te amo mucho, querida!"
Prometieron volver a verse.

Montevideo Portal