Seré curioso

Seré Curioso

"Nosotros llamamos a Maduro dictador, como Lacalle Pou, no como este gobierno"

Kenneth George, ex empresario petrolero de Texas, dice que ama Uruguay y puede ser clave para señalarle el camino del crecimiento económico.

30.01.2020 08:59

Lectura: 28'

2020-01-30T08:59:00
Compartir en

Por César Bianchi
@Chechobianchi

Fotos: Juan Manuel López


Kenneth S. George (71), un magnate petrolero texano devenido en diplomático, espera al periodista tomando mate. No es demagogia. De veras, George toma mate todas las mañanas. Eso sí, no lo comparte. No le gusta esa cosa de andar intercambiando fluidos con extraños. "¿Quiere mate? Ningún problema, ya le traemos uno", y apenas unos minutos después, una funcionaria de la embajada de Estados Unidos en Uruguay acerca otro mate con yerba, ya con algo de agua tibia para que hinche, la bombilla y un termo idéntico al que tiene el anfitrión. "Yo compartiría el mate sin problema. El tema es la bombilla. En ese caso, cuando le toque a usted, cambiamos la bombilla y listo", bromea.

George es simpático y verborrágico. Habla en inglés largo y tendido y muy cada tanto mecha palabras en español, para que el interlocutor vea que alguna cosa aprendió. Se dice un enamorado de Uruguay y esto tampoco parece ser demagógico. Conoció el país cuando lo visitó en 1981 como representante del Servicio de Comercio Exterior en el gobierno de Ronald Reagan. Recuerda que lo impactó ver por las calles autos estadounidenses que ya no se usaban en su país, y valoró la bonhomía de su gente.

Luego de cuatro años trabajando para el gobierno republicano, Kenn George volvió al sector privado y se enriqueció con su propia compañía petrolera. Pero nada le vino del cielo: empezó bien de abajo ensuciándose con el crudo, cargando productos químicos al rayo del sol de Texas, para luego ser administrativo y finalmente algo así como un project manager. Luego, supo vender las acciones a tiempo, justo antes de que explotara la burbuja comercial. Mientras fungía como empresario exitoso, participaba en la política local de su partido y era un observador muy curioso de administraciones ajenas, hasta que en 2019 lo llamó Trump y volvió a la arena política, ahora como embajador. Puso una condición: "Acepto dejar mi país y Texas si yo elijo el destino", y eligió Uruguay, por entender que es un "faro" de democracia en el continente y que aquí él puede ser útil señalándole el camino al próximo gobierno.

De estos asuntos, del rol imperial (o no) de Estados Unidos en el mundo, cuán bien hizo su ex vecino George W. Bush en iniciar una guerra al terrorismo e invadir Medio Oriente, la vehemencia de Donald Trump, cuánto le importa Venezuela y cuánto el petróleo que yace bajo el suelo venezolano, de todo eso hablé con Kenn George en dos oportunidades. La primera charla fue una mañana en su residencia en el Parque Batlle, en la que esperó de traje y botas tejanas en un día con temperaturas superiores a los 30 grados. La entrevista continuó una tarde en la embajada, prologada por un tour por su despacho gobernado por un George Washington que parece mirar a un Artigas de Blanes que con gesto adusto y mirada impertérrita, parece ignorarlo.

-Fue director de múltiples empresas públicas y privadas, participó en comisiones estatales, de la ciudad y profesionales de Texas, y como empresario trabajó en el sector inmobiliario, petrolero y de la salud. Y tiene una maestría en administración de empresas. ¿Cómo nace el camino de la diplomacia?

-He estado involucrado en política la mayor parte de mi vida, empecé en 1964. Nací en el oeste de Texas, en las afueras de Midland, en una zona donde nos dedicamos al ganado, al algodón, a los granos y después tuvimos la bendición de tener petróleo. Es una zona muy conservadora de todo el país, muy identificada al Partido Republicano. He pasado toda mi vida adulta haciendo política como representante (acá sería diputado) en mi estado, Texas, en lo que se refiere a la legislatura del Estado de Texas, no a nivel federal de Estados Unidos.

En 1981 me llamó Ronald Reagan y fui, era un puesto de delegado presidencial que precisaba la confirmación del Senado, tal como un embajador. Yo estaba a cargo del servicio de Comercio Exterior de Estados Unidos. Teníamos oficinas en 65 países, una de ellas en la embajada acá en Montevideo, también teníamos 40 oficinas en Estados Unidos, y estábamos encargados de la promoción de negocios y comercio con el resto del mundo, a través de la creación de empleo, la importación y la exportación.

Entonces trabajé en ese puesto en Comercio Exterior, lidiando con las embajadas, durante cuatro años. Y después volví al sector privado. Fui muy afortunado, fui muy exitoso laboralmente al crear una compañía con 15.000 empleados en 30 estados. 

-¿Y por qué volver a trabajar para el Estado si era un exitoso empresario petrolero?

-Es que si tú no participas del proceso, después no te puedes quejar. Entonces, del 81 al 85 trabajé con Reagan en el Comercio Exterior, luego volví al sector privado donde fui muy exitoso, y recién volví a trabajar para el gobierno de Estados Unidos en 2019 cuando me llamó (Donald) Trump. Antes trabajé en la legislatura (del Estado de Texas) como representante.

-Tuvo su propia compañía petrolera. ¿Encontró petróleo usted mismo?

-¡Claro! En Texas. No con mis propias manos, por supuesto, pero sí mis empresas. El negocio del petróleo es muy complejo e involucra una gran cantidad de actores. Imagina una empresa como Ancap, que compra el crudo y lo refina y además tiene sus estaciones de servicio o solo refina el combustible, no tiene por qué tener sus propias estaciones de servicio. O incluso puede tener las estaciones y no refinar. Puedes ser el que hace las perforaciones y los pozos, puedes ser el que aporta los camiones y la logística, y una vez que encuentras el petróleo o gas natural, tienes que transportar eso hacia la refinería. Puede hacerlo una compañía que posea las cañerías, los oleoductos que llevan el petróleo, como un negocio separado. Bueno, yo empecé desde bien abajo. Hay un producto químico que tú pones en la perforación, en el pozo, y eso ayuda a que la perforación sea más fácil. Cuando tú perforas 1.500 metros, necesitas este fluido porque la cabeza de la perforación se calienta mucho.


"¿Qué tienen en común Washington y Artigas? La libertad, querer liberar a la gente para que elija a sus propios gobernantes, la habilidad de que cada uno tenga éxito por sí mismo y no depender del gobierno. Tú puedes ir al Mausoleo y leer frases de Artigas, y es como estar leyendo a Washington".

Yo empecé cargando las bolsas que contenían ese producto, con 30 grados en verano. Y luego seguí en el negocio: puse una oficina y me puse detrás del escritorio para vender y comprar, buscar los geólogos, que nos decían si había petróleo o no. Al final de mi carrera, después de tener mi propia compañía, yo era el encargado de juntar el dinero y le pagaba a uno para que hiciera la perforación, a otro para que trajera la barita, a otro para que transportara el producto químico, a otro para que lo refinara. Yo armaba todo y le pagaba a cada uno por su tarea, y si me iba bien, tenía una ganancia. Y siempre tenía que buscar un socio, nunca hacía todo yo solo, porque el negocio del petróleo es muy riesgoso. Esto fue por 1976. Me fue realmente muy bien encontrando y vendiendo petróleo, puse la compañía en la Bolsa de Estados Unidos y en los 80', entramos en una burbuja, todo el mundo se entusiasmó con este negocio, y logré vender la compañía justo a tiempo. Seis meses después los precios del petróleo cayeron a la mitad. La suerte encuentra a los que están preparados. Yo me había preparado, y tomado mi tiempo para entender bien el negocio antes de fundar mi compañía.

-A todo esto, ¿cuál es su vocación?

-En este momento es ésta, soy diplomático a tiempo completo. Es un trabajo full time. Esto es lo que me mueve y soy una persona que vive el presente. Yo estoy aquí para servir a mi país y tengo una gran pasión por Uruguay. No puedo creer lo afortunado que fui al llegar justo en un cambio de gobierno, donde sale un presidente de 80 años y entra uno de 46. Es un cambio generacional, fijate el cambio de edades en los miembros del gabinete. Tienen la oportunidad de reestructurar el rol del gobierno y del pueblo, una oportunidad que no tuvieron en 20 años, o sea, una generación. Estar aquí para ver eso de cerca me hacen muy afortunado.

-En el video presentación de usted como embajador en la página web de la Embajada de Estados Unidos, usted hace un paralelismo entre José Artigas y George Washington, una comparación que volvió a repetir en otra oportunidad. ¿Qué tienen en común Artigas y Washington?

-En mi oficina tengo los dos cuadros: uno de George Washington, y el Blanes de Artigas en la pared, y ambos se están mirando. ¿Qué tienen en común? La libertad, la liberación de la gente, querer liberar a la gente para que elija a sus propios gobernantes, y no elegidos por otros extranjeros, la habilidad de que cada uno tenga éxito por sí mismo y no depender del gobierno, ambos creían en eso. Tú puedes ir al Mausoleo y leer algunas frases de Artigas, y es como estar leyendo a Washington. Ambos fueron líderes militares, ambos estaban comprometidos para liberar a su pueblo y luchar contra los enemigos que los oprimían. Ninguno quería ser un rey, a pesar de que provenían de sociedades que sí tenían reyes.

-¿Usted sabe que Artigas no quería fundar un país independiente como Uruguay?

-Sí, lo sé. Creía en el federalismo. Pero ¿qué era Estados Unidos cuando recién comenzó? Era una confederación. Tuvimos que esperar 10 años para llegar a la idea de compartir un propósito común entre todos los estados. La guerra terminó en 1783 y recién en 1787 se logró un acuerdo constitucional para lo que es hoy. Estados Unidos al principio era una confederación con 13 estados independientes. Antes eran algo así como colonias que tenían sus impuestos, sus legislaturas, sus propias reglas, y sus propios aranceles entre los estados.

-Usted creció en las afueras de Midland, estado de Texas. También comparó los cowboys de ustedes y los gauchos de por acá, y dijo que Texas tiene más cosas en común con Uruguay que con el resto de los estados norteamericanos. ¿Tan así? ¿Cuáles son esas cosas en común?


"Cuando usé la expresión 'Hemos cometido errores', lo que quise decir es que algunos de los pueblos que apoyamos luego resultaron ser malos líderes para sus países, después que llegaron al poder fueron corrompidos por el poder. No pudimos convencer a ciertos líderes de que no se volvieran al totalitarismo".

-Ambos tenemos los mismos productos de la agricultura. Nosotros tenemos soja, tenemos granos, ovejas, vacas, madera, también tenemos cabras. Mi esposa, Tricia, nació del lado este del estado, cerca de Louisiana, y en esas tierras se encuentra mucha producción maderera, también hay plantas de celulosa, como tienen ustedes, todas las plantaciones forestales; y si te mueves hacia el oeste aparecen las estancias de ganado, los granos, las pasturas irrigadas para aumentar la productividad, Nuestro estado está separado de México por un gran río, ustedes tienen el Río Uruguay, nosotros el Río Grande, ustedes tienen el puerto de Montevideo, nosotros el puerto de Houston, tenemos patrones climáticos muy parecidos y estamos a la misma distancia del Ecuador uno del otro. La diferencia es que a ustedes les gusta el fútbol, y a nosotros el fútbol americano.

Y no tanto en Montevideo, pero en Uruguay -en la zona rural- tienen más enraizado el reconocimiento cultural al gaucho. Y pasa algo similar en el área rural de Texas. Acá en Montevideo lo ven más como una figura pintoresca y mística. Pero fijate que ustedes tienen las domas, o las criollas, y nosotros tenemos el rodeo.

-Otra conexión se dio, específicamente, cuando el gobierno de Estados Unidos, liderado por George W. Bush auxilió a Uruguay tras su crisis económico-financiera...

-Sí, en 2003. Yo crecí con George W. Bush, es de Texas como yo. Su padre y mi padre, tras la Segunda Guerra Mundial, coincidieron en Midland y ambos trabajaron en compañías petroleras. Su madre y mi madre eran amigas, y nos criamos juntos, prácticamente. Lo conozco muy bien. Estamos hablando de un pueblo de 15.000 habitantes, donde nos conocemos todos. Luego yo trabajé como diputado del estado cuando George era gobernador de Texas.

-¿Vio con buenos ojos la guerra contra el terrorismo que lideró Bush tras el 11/9?

-(Suspira) Es una buena pregunta... Yo diría que la historia tiene una diferente forma de ver cada guerra. Los historiadores dicen que el involucramiento de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial fue como si nos hubiéramos metido como sonámbulos, como sin darnos cuenta. Pero los líderes de los países europeos (no Estados Unidos), por alguna razón entendieron que tenían que hacer esa guerra. Estados Unidos eligió ser neutral, tal como lo eligió José Batlle y Ordóñez en Uruguay. Pero fuimos arrastrados a esa guerra, no queríamos estar en esa guerra, pero fuimos atacados por los submarinos alemanes. En la Segunda Guerra Mundial estuvimos distantes durante tres años: Alemania ocupó Francia, estaba Mussolini en Italia, Franco en España, llegaron hasta las puertas de Moscú, de Leningrado, bombardearon Londres, y Estados Unidos no estaba en la guerra. Y finalmente nos atacó Japón en la Segunda Guerra Mundial, y ahí sí nos metimos en la guerra.

Durante el gobierno de Reagan, volaron barracas en Beirut, mataron un par de cientos de marines, nuestras embajadas estaban siendo atacadas, Irán ocupó una embajada durante 440 días y no fuimos a la guerra. Hubo ataques por todos lados, y nos mantuvimos distantes, no fuimos a la guerra. Pero cuando surge un ataque como el del 11 de setiembre de 2001 contra las Torres Gemelas donde mataron 3.000 estadounidenses, ahí fuimos a la guerra.

-"Ser aliado de Estados Unidos no es difícil. No pedimos mucho. Lo que pedimos es que no seas nuestro enemigo", dijo usted en entrevista con El País. Luego habló de los valores democráticos y de libertad que guían a su país, y agregó: "Hemos cometido errores, sin dudas. No estoy justificando todo lo que ha hecho Estados Unidos. Invariablemente allí donde hemos estado hemos intentado ayudar a quienes comparten nuestros valores". ¿Cuáles son esos errores que usted reconoce ha cometido el gobierno de Estados Unidos como potencia mundial?

-Cuando usé la expresión "Hemos cometido errores", lo que quise decir es que algunos de los pueblos que apoyamos desde el principio luego resultaron ser malos líderes para sus países, después que llegaron al poder. Y esa gente, una vez que estuvo en el poder, fueron corrompidos por el poder, y desafortunadamente, no dejaron el poder. Eso pasó en América Latina, en Europa, en Asia, en África, en todos lados. Pasó con Castro, con Ortega, fue lo que Evo Morales quiso hacer en Bolivia, pasó en Irán, la familia Kim en Corea del Norte, el Partido Comunista en China... En el contexto mundial, cuando se estaba difundiendo el comunismo después de la Segunda Guerra Mundial, liderado por los rusos y los chinos, nosotros pensamos que un estado totalitario y dictatorial no es lo mejor para la gente, en el largo plazo. Y cuando digo que "cometimos errores" quiero decir que a veces no pudimos convencer a ciertos líderes de que no volvieran a sus gobiernos en regímenes totalitarios.

-Sé que le gusta cazar. ¿Está a favor de las armas? ¿Está a favor de que la gente pueda armarse para su defensa?

-Sí, me gusta cazar: está en la tradición de mi familia, de mi pueblo, todos mis amigos y amigas cazan. Mire, yo trabajé en la Fuerza Aérea, uno de mis hijos es marine, otro de mis hijos es oficial naval, mi padre luchó en la Segunda Guerra Mundial, mi abuelo y mi abuela se conocieron en la Primera Guerra Mundial (ella era enfermera y él oficial y se conocieron en Francia)... ¡Y sí estoy a favor de que la gente se pueda armar por seguridad! En Texas tenemos normas estrictas para adquirir armas: tienes que llenar un formulario, quedas ligado a un arma registrada, y puedes comprar un rifle para cazar ciervos, osos o leones en África. Eso es para caza deportiva. ¿Para protección personal? Absolutamente, estoy a favor.

-Usted inicialmente no apoyó a Donald Trump, sino a otro candidato republicano. Finalmente Trump lo llamó. Es una figura controvertida, por decir lo menos. Sus exabruptos son moneda corriente (mucho más cuando tiene abierto su Twitter) y tiene un discurso muy duro, ultranacionalista. A comienzos de año ordenó el bombardeo que mató al líder militar iraní Qasem Soleimani. ¿Cómo describiría usted a Trump como presidente y líder de una potencia mundial como Estados Unidos?

-"Ultranacionalista", dijo usted... ¿Eso cree? Yo no estoy de acuerdo. Ustedes tienen fronteras, como todos los países. ¿Le parece bien que ingresen extranjeros y usen su servicio de salud, sus escuelas? Vienen en bote, cruzan el río y viven como residentes aquí, así nomás, ¿y a ustedes no les importa? No, ustedes tienen reglas, normas, hay determinadas condiciones para ser ciudadano de Uruguay, incluso para conseguir un empleo aquí.

-Uruguay es un país bastante flexible a la hora de otorgar la residencia y beneficios de ciudadano a los extranjeros...

-Nosotros hemos sido muy flexibles durante mucho tiempo. Mire, yo trabajé en la administración de Reagan, fui muy observador de la administración de Jimmy Carter, de la de Bill Clinton, que vino después de la nuestra, lo conozco a George Bush de toda mi vida, y a la mayoría de sus ministros los conozco de mucho tiempo. La significativa diferencia entre Donald Trump y otros presidentes es que él dice públicamente lo que otros dicen en privado. Le cuento algo: yo conocí muy bien a un ex embajador de Estados Unidos en la OTAN. Y me consta (no lo supongo, me consta) que a embajadores de Alemania, Francia e Italia ante la OTAN les dijeron que no estaban pagando lo que les correspondía. Alemania es el país más rico de Europa, y paga menos del 1%, cuando el acuerdo es por el 2% (del PBI de su país a la OTAN). Entonces, Trump dice públicamente: "Si tú no pagas, yo tampoco voy a pagar. Estoy cansado de pagar por ustedes". Y sé que esto ha sido así, por lo menos con tres presidentes. Y lo ignoraban, porque no era información de dominio público. Entonces, Trump salta y dice públicamente eso y la gente políticamente correcta se toma la cabeza: "¡Ay, lo que dijo! ¡Cómo puede decir eso!". Esto es como que yo diga: "Ya te invité a almorzar tres veces, esta vez te toca pagar a ti". Es lo mismo. Es su forma de decir las cosas lo que lo hace controversial. Menciono ese punto como ejemplo, porque en su momento fue controvertido. Pero él le dijo a Alemania: "Estados Unidos paga el 3%, ¿por qué tenemos que pagar por ustedes, que son una potencia en Europa?". ¿Es controvertido o dijo algo cierto?

-¿Por qué cree que Uruguay es un "faro" de la democracia en una América Latina convulsionada?

-Le doy un ejemplo reciente. En octubre y noviembre ustedes tuvieron elecciones, como siempre cada cinco años. Fue una elección cerrada y muy pareja, con dos diferentes ideologías, con una diferencia etaria entre un grupo de dirigentes de 70 y pico de años, casi 80, contra un grupo de dirigentes de entre 40 y 50 años, y fue la primera vez en mi conocimiento que ustedes tuvieron que hacer un recuento de los votos, al menos en la era moderna. Y después de saberse el resultado hubo paz, no hubo manifestaciones en la calle, no hubo revueltas, y se aceptó pacíficamente el resultado. Y al mismo tiempo, ustedes estaban rodeados de países con manifestaciones violentas demandando un cambio de gobierno, metiendo a los anteriores gobernantes en la cárcel... Ustedes creen en el gobierno de las leyes, el estado de derecho, y el derecho de la gente a elegir sus gobernantes. Los estados totalitarios no le dan el derecho a la gente a elegir. Quizás le dan el derecho a votar, pero ellos eligen a quién tenés que votar.



"Trump dice públicamente lo que otros dicen en privado. Él dice: 'Si tú no pagas, yo tampoco. Estoy cansado de pagar por ustedes'. Trump dice eso y la gente políticamente correcta se toma la cabeza: '¡Ay, lo que dijo!'. Esto es como que yo diga: 'Ya te invité a almorzar tres veces, esta vez te toca a ti'. Es lo mismo".

Eso es así en Uruguay desde que José Batlle y Ordóñez estudió y copió a nuestro primer gran presidente progresista, Woodrow Wilson (1856-1924), y fue al mismo tiempo que Batlle y Ordóñez. Fue a Europa y adquirió esa visión liberalizadora y progresista que después le imprimió a sus gobiernos. Y Batlle implementó esas cosas en su país.

-Usted ha dicho que durante su estadía buscará explorar acuerdos en materia de tecnología y cuestionó las condiciones para establecer negocios en Uruguay. Se refirió a las condiciones que pone nuestro país para instalar empresas extranjeras y realizar intercambios comerciales. "¿Por qué estrangulan a sus propios negocios con un grado de dificultad para hacer negocios, expandirlos, exportar, importar? Lo hacen increíblemente difícil", dijo usted. ¿Por qué lo dijo?

-¡Porque es verdad! Ustedes tienen dos tipos de economía: una es la tradicional agricultura, y creciendo está la tecnología. Pero hoy la agricultura es mucho más importante. Ustedes y nosotros tenemos el mismo producto para exportar, pero tenemos más variedad de los mismos productos: más soja, más granos, más madera. Entonces, competimos, somos competidores, para exportar esos productos al mercado mundial. Ustedes están rodeados de Argentina y Brasil, y cuando Argentina tuvo un colapso económico, ustedes tuvieron que diversificar la oferta. Y China era un país deseoso de comprar. Nosotros queremos vender y ustedes quieren vender, entonces somos competidores.

Nosotros no vamos a ser sus socios más importantes en agricultura, pero en tecnología tenés a Zonamérica, las 13 zonas francas, hoy está aquí la compañía estadounidense Sabre, de Dallas (Texas), con mil trabajadores y quieren contratar más. Entonces, no vamos a competir en agronegocios, pero sí podemos conseguir empresas estadounidenses que vengan a ofrecer servicios financieros como Citibank, como Sabre, en el área de tecnología y servicios. Citibank tiene un gran predio en Zonamérica, eligió Uruguay como sede pero ofrece servicios para toda la región. Pero en el área para inversiones de infraestructura: carreteras, puertos, puentes, en fin, grandes construcciones, Uruguay tiene un sistema muy rígido. En lo que tiene que ver con tecnología e industria, veo que tienen un sistema rígido donde las leyes laborales están diseñadas para un sistema que funciona para el consumo interno, no como una plataforma para venderle al resto del mundo. El mercado uruguayo es chico, entonces no le sirve venir a una empresa para abastecer solamente al mercado local. Para que le sirva venir a una empresa extranjera e invierta aquí, tiene que poder venderle al resto del mundo. Pero esta misma rigidez hace que sea difícil competirle a otros países vecinos de la región que tienen normas más flexibles. No hay ningún problema con la calidad del trabajo, son trabajadores que están más que calificados, la calidad es buena. Pero las reglas laborales no fomentan la inversión extranjera.

-El presidente electo Luis Lacalle Pou ya ha dialogado con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y la semana pasada se reunió con el subsecretario de Estado, David Hale. Seguramente me podrá decir de qué hablaron usted y Hale con Lacalle...

-Me he reunido con Lacalle Pou varias veces. Lo vi en el Gran Premio Ramírez en el Hipódromo de Maroñas, almorzamos en Punta del Este donde estuvimos con amigos comunes, también en su oficina... Le diré lo que puedo decirle: no hubo información secreta, hablamos de muchas cosas que hemos hablado en esta entrevista. Hablamos de la similitud entre nuestros ideales y los de ustedes, también hablamos de China y la posibilidad de Uruguay de venderle a China, y somos conscientes de eso. Nosotros sabemos que no seremos su principal socio para comprarles, no podemos serlo. Y sabemos que China sí, porque ellos tienen que alimentar a su población. Nosotros somos vendedores, ustedes son vendedores, China es comprador. Nosotros y ustedes tenemos más producción de alimentos de lo que podemos consumir. Entonces, yo le dije que entiendo perfectamente que él tiene que hacer negocios con China. No esperamos que sólo hagan negocios con nosotros.

Pero hay áreas donde somos muy competitivos en el mercado mundial. Como le dije: tecnología. Usted tiene propiedad intelectual, donde se puede sumar valor agregado, y ustedes lo pueden cotizar olvidándose del valor del mercado, porque le agregarán algo excepcional. Hablamos de eso con Lacalle Pou. También hablamos del apoyo que ambos países le vamos a dar a (Juan) Guaidó en Venezuela, él ya ha anunciado su postura públicamente, él reconocerá a Guaidó como presidente de la Asamblea Nacional, nosotros hubiéramos querido que fuera más lejos, pero aceptamos su postura y lo respetamos. Él llamó a Maduro dictador, nosotros llamamos a Maduro dictador, este gobierno que culmina no lo hace.

-¿A Estados Unidos le interesa firmar un TLC con Uruguay o con el Mercosur como bloque?

-Bueno, al presidente Donald Trump le gusta firmar acuerdos bilaterales con otros países, no con un grupo de países. No es su estilo. Lacalle Pou ha dicho que quisiera flexibilizar las reglas dentro del Mercosur para poder firmar TLC con otros países de forma bilateral. Nosotros le dijimos: "Cuando tú sepas qué tipo de acuerdo puedes firmar, nos sentamos a hablar".

-"Lo que todavía siento extraño es la percepción de mucha gente, que nos ve como una potencia imperial del Norte y eso no tiene sentido", le dijo usted a revista Galería. Se le ha señalado históricamente a Estados Unidos el afán imperial, de creer que tiene potestad para inmiscuirse en los asuntos de países subdesarrollados, y no precisamente por principios sino por intereses como riquezas minerales o el petróleo específicamente, por mencionar el caso de Venezuela. ¿Qué me dice al respecto?

-Yo estoy en el negocio del petróleo, he dirigido una compañía petrolera exitosamente durante un buen tiempo, conozco bien el negocio. Que nos interese Venezuela por su petróleo es un sinsentido. No hay ninguna necesidad para Estados Unidos de apoyar el gobierno de Guaidó y condenar el régimen de Maduro por ninguna otra razón que no sea el desarrollo de la democracia y darle a la gente la libertad de elegir. Hace 12 años que se cambió el sistema de perforación y extracción de petróleo en Estados Unidos, y las nuevas tecnologías de extracción le ha permitido a Estados Unidos consolidarse como el principal productor de petróleo y gas natural del mundo. ¡No necesitamos el petróleo de Venezuela! Hace cinco años atrás yo vendía mi gas natural a nueve dólares, hoy obtengo cinco centavos, porque tenemos demasiado...


"El mercado uruguayo es chico, no le sirve venir a una empresa para abastecer solamente al mercado local. Para que le sirva venir a una empresa extranjera e invierta aquí, tiene que poder venderle al resto del mundo. Tienen normas laborales muy rígidas".

Entonces, esa idea de que nos interesa quedarnos con sus recursos naturales, no tiene ningún sentido. Venezuela tiene un tipo de petróleo muy denso, y Estados Unidos en una época tenía construidas refinerías de petróleo en la costa -en Galveston, y otras ciudades cerca del Golfo- construidas para refinar el tipo de petróleo venezolano. Pero con las nuevas tecnologías, Estados Unidos es el principal productor de petróleo y no le tiene que comprar ni una gota de petróleo a Venezuela, ni una gota de petróleo a Arabia Saudí ni a Irán. Por eso, decir que Estados Unidos se involucra con determinados países por sus recursos naturales no tiene ningún sentido. Sin embargo, ¿sabe quién sí está haciendo eso? China está en África por sus recursos naturales. O acá, con los puertos en Nueva Palmira, están extrayendo minerales de Bolivia a través del puerto de Nueva Palmira y se lo llevan para China, invirtiendo y comprando mineras y puertos, todo tipo de instalaciones diseñadas para extraer recursos minerales de los distintos países. ¿Por qué piensa que hay tantos regalos de parte de China?

-Es simplemente por motivos políticos, entonces...

-¿Cuánto tiempo estuvo (Hugo) Chávez y el régimen chavista en Venezuela? ¿Cuánto tiempo estuvieron los Castro en Cuba? ¿Cuántos años la familia Kim en Corea del Norte? ¿Cuánto tiempo viene dominando el Partido Comunista en China, y no permite que otro se postule? ¿Cuánto tiempo estuvo el régimen soviético en Rusia? En otra entrevista me preguntaron qué se necesita para ser aliado de Estados Unidos, y yo respondí: "Sean buenos con su gente". Lo único que queremos es que no sean nuestros enemigos. Nosotros no interferimos sólo porque tengan una diferente visión a la nuestra. ¿Alguna vez le hicimos algo malo a Uruguay? Nunca. ¿Y acaso no estuvimos cuando ustedes tuvieron una crisis económico-financiera? Sí, estuvimos, y estaremos cada vez que nos necesiten. Ustedes (NdeR: se refiere a la postura del Estado uruguayo) no nos apoyaron respecto a Maduro, no nos apoyaron respecto al Mercosur. Pero entendemos que ustedes tienen vigente el estado de derecho y el respeto a las leyes que rigen en su país. Alguna acción que algunos pueden interpretar como imperialismo será con aquellos gobiernos que no son buenos con su gente. Y creemos que nuestra ideología provee una mejor chance para que la gente tenga una mejor calidad de vida.

-Hoy Estados Unidos y China tienen al mundo en vilo con la guerra comercial. ¿Cómo ve usted a China?

-En 1976 China se convirtió al capitalismo, lo mismo que antes criticaba. Pero no fue hasta que Deng Xiaoping le dio a los chinos la habilidad de seguir vendiendo sus granos y alimentar a sus familias, y vender lo producido en el mercado privado -esto es: capitalismo-, no fue hasta ese momento que la economía empezó a crecer. Y entonces asumieron la posición de casar al capitalismo con el comunismo. "Tú solo puedes votar a un solo partido, nosotros sabemos todo, vigilamos todo, te vamos a decir cómo tenés que vivir, vamos a hacer reconocimiento facial, y te vamos a dar créditos sociales". Esto es, un programa en el cual por el reconocimiento facial y tu conducta, el gobierno categoriza a sus ciudadanos. Y así, un ciudadano de baja categoría no puede acceder a comprar ciertas cosas...

-¿Qué quiere lograr con su misión como embajador de Estados Unidos en Uruguay?

-Estoy entusiasmado por estar aquí representando a los Estados Unidos y alzar la voz para mostrarles una alternativa para lo que yo creo sería el crecimiento económico en su país. Después, es decisión de ustedes. Yo sólo puedo señalarles, de acuerdo a mi experiencia, cuál sería la mejor forma de hacer crecer su economía, y cómo podemos ayudarles a que les den a su gente una mejor vida. Quisiera que los uruguayos vean que los Estados Unidos están de su lado. Los apoyamos como país, queremos que tengan éxito como personas. Yo personalmente creo que el futuro de vuestro país son los niños.


"Con las nuevas tecnologías, Estados Unidos es el principal productor de petróleo y no le tiene que comprar ni una gota de petróleo a Venezuela, ni a Arabia Saudí ni a Irán. Decir que Estados Unidos se involucra con determinados países por sus recursos naturales no tiene sentido"

Quiero ser visto como alguien a quien le importa cómo los niños son educados, y cuán apoyados son por el Estado. Fui a la final de la Feria de Clubes de Ciencias en Piriápolis, en octubre. Eran niños de 9 a 16 años, había niños de todas partes del país, todos fueron a Piriápolis, y llevaban sus proyectos de ciencias a una competición nacional. Yo era el único embajador presente. Y no vi ni siquiera un artículo sobre el tema en los diarios. Esos niños necesitan apoyo, necesitan motivación, necesitan creer que su país es grandioso. No necesitan emigrar a Estados Unidos ni a Europa. Necesitan saber que pueden tener un futuro aquí.

-¿Es feliz?

-Absolutamente. Soy un hombre de proyectos y me enfoco en aquello que creo que hará que mi vida valga la pena. No estoy aquí para estar descansando en una playa de Punta del Este, y asistir a fiestas. No es porque no me gusten las fiestas, créeme, soy uno de los mejores bailarines que puedas conocer. Pero estoy aquí, en la oficina. Hace unos días me reuní con Lacalle Pou y (el designado canciller Ernesto) Talvi. Es lo que me gusta hacer. Por eso, cuando la administración Trump me preguntó si aceptaba ser embajador de Estados Unidos, yo les dije que si querían que yo dejara mi país y dejara Texas, sólo iría si yo elegía el país de destino. Y elegí Uruguay porque amo este país. Hay una pila de razones por las que elegí Uruguay: porque ustedes creen en la democracia y la libertad, es un país donde creo que puedo ayudar a crear puestos de trabajo y a que las empresas inviertan aquí.