Internacionales
El que las hace las paga (con su salud)

¿Cuánto gana un trabajador chino por esos juguetes que compramos tan baratos?

China es un gigante exportador y los precios de su mercadería no tienen competencia. Pero alguien paga por eso.
07.12.2018 09:34
2018-12-07T09:34:00

Hoy en día la mayoría de los juguetes se hacen en China. Muñecos, autitos, pelotas, pinturas, videojuegos, etc, son el sueño de niños en todo el mundo. Sin embargo, el proceso a través del cual estos sueños se crean sigue siendo una pesadilla. Así comienza el informe titulado "Una pesadilla para los trabajadores", en el que el periódico británico The Guardian pone el foco en cuatro fábricas chinas donde se manufacturan juguetes de marcas como Disney, Lego o Mattel, entre otras.

El informe muestra que los trabajadores reciben menos de un dólar por hora, trabajan ilegalmente 175 horas extraordinarias al mes, con sólo un día de descanso por semana, superando en cinco veces el límite legal de 36 horas, yendo en contra de la legislación laboral china o el código de conducta de la industria de los juguetes. En momentos pico de producción, los trabajadores hacen turnos de 11 horas.

En las fábricas falta equipamiento básico de seguridad, algo que pone en peligro la salud y la vida de unos trabajadores que manipulan químicos tóxicos que causan envenenamientos, leucemia y, en exposición máxima, son letales.

El salario que perciben es insuficiente para sostener a una familia y la mayoría de los trabajadores vienen de lejos, lo que los obliga a "rebuscarse" en materia de alojamiento, por lo que acaban sometidos a condiciones de vivienda degradantes, donde una habitación es compartida por ocho personas y algunas duchas no tienen siquiera agua caliente. Además, muchos trabajan con contratos firmados en blanco y de los que no recibieron copias.

La investigación muestra también que hubo obreros despedidos por tomar tres o más días por enfermedad. Otra de las irregularidades detectadas fue la desigualdad de género existente en una de las fábricas, en Heyuan, con dos mil trabajadores, donde nueve de diez puestos de dirección son ocupados por hombres, pese a que las mujeres representan el 80% de la fuerza de trabajo.

Fruto de una asociación entre las organizaciones de derechos humanos Solidar Suisse, China Labor Watch, Chrisliche Initiative Romero, y Actionaide, así como el ya mencionado periódico The Guardian, el informe muestra lo que sucede en esa fábrica de Heyuan con la muñeca Ariel, la sirena de Disney. Este juguete se vende a unos 45 dólares en el mercado inglés, y tiene un costo de producción de 18 dólares por unidad, sin embargo, la incidencia salarial en ese costo es insignificante: un centavo y medio de dólar

En el pico de producción del pasado verano boreal, de la línea de producción de la fábrica salían todos los días 2.400 muñecas Ariel. En total, la muñeca proporcionó a Disney unos 338 millones de dólares de ganancia.

Las fotografías que acompañan el reporte muestran obreros exhaustos durmiendo sobre las mesas de trabajo y también las condiciones degradantes en que viven. Uno de los responsables de la investigación contó que en la fábrica tenía detrás a una obrera que sólo quería dormir. "Ella preguntaba por qué el tiempo estaba pasando tan lentamente, le dije que también creía que el tiempo estaba pasando muy lentamente. Cuando hacemos una y otra vez la misma cosa, empezamos a sentirnos tontos y nuestra visión comienza a volverse turbia", narra.

La misma obrera dijo que la mayoría de sus compañeras son mujeres de más de 45 años que fueron a esa fábrica por tener "pocos estudios, tener buena conducta, ser obedientes y preocuparse mucho por sus hijos y familia". Las fábricas les gustan, afirma, porque "es menos probable que crean problemas y son más fáciles de lidiar" que los hombres.

Cada vez que les gritaban, dice el informe, las trabajadoras continuaban trabajando en silencio.

Simone Wasmann, de Solidar Suisse, exhortó a las empresas de juguetes a compartir algo de sus ganancias con los trabajadores. "Los niños adoran los juguetes de Disney, pero queremos que sus padres perciban que aquí no hay magia de Navidad: estos juguetes se han hecho con trabajo mal pago de mujeres, que han trabajado muchas horas de forma ilegal para recibir sólo unos centavos".

"Para ellas son días y días de miseria, no trabajan en estas fábricas hasta tarde en la noche porque quieren: lo hacen porque es la única forma que tienen de conseguir dinero suficiente para sobrevivir", agregó Wasmann. "Algunos centavos más en el precio de una muñeca o algunos centavos menos en los bolsillos de la empresa permitirían a los trabajadores tener un salario con el que pudieran vivir".

El portavoz del Consejo Internacional de la Industria de Juguetes (CIIB) -entidad cuyo código ético es violado en China, a juzgar por las conclusiones del informe- Mark Robertson, ya reaccionó a la investigación asegurando que la institución va a "trabajar directamente con las fábricas para resolver los problemas identificados", y que ya se inició otra investigación del propio CIIB.

Por su parte, el fabricante Mattel manifestó que actualmente no tiene producción en las fábricas en cuestión.

Montevideo Portal