FYIADV

NO PODÉS PERDER

MVD Trading: el lugar perfecto para aprender a invertir sin enloquecer en el intento

Mover capital es estresante, pero también un desafío y quizás para algunos pueda convertirse en una puerta a un nuevo modelo de negocios. En MVD Trading se dedican desde hace varios años a enseñar a hacerlo, combinando la responsabilidad, con la adrenalina propia de la actividad y el manejo de las emociones.

09.03.2022 09:00

Lectura: 16'

2022-03-09T09:00:00
Compartir en

ESPACIO PATROCINADO

Todo esto gracias a que su director, Esteban Echevarría, logró generar este equilibrio y lo transmite en su academia, que a través de cursos distribuidos en packs educativos tanto de forma presencial como online, siempre con el seguimiento de profesionales que acompañan en todo el proceso a quienes participan de los mismos. 

Esteban Echevarría empezó su carrera como chef para luego ser trader, con tanta pasión que volcaba en forma honoraria tips en su canal de YouTube. Tras el éxito del canal y la vuelta al Uruguay comenzó el proyecto de MVD Trading, con el respaldo de instituciones como la incubadora de proyectos de innovación INGENIO, la ANII, la CUTI, el LATU y se encuentra registrada en el MEC.

Primero que nada, ¿qué es el trading? 

Es la gran pregunta que todos nos hacemos. Para mí es un arte. El arte de especular en los mercados financieros. La palabra ‘especular’ es fundamental y no hay que tenerle miedo, nosotros somos especuladores: usamos el análisis como instrumento para llegar a esa especulación de una manera cercana al éxito. El trading es el arte de negociar o especular en los mercados financieros con el objetivo de obtener un rendimiento. 

Se puede operar en mercados financieros como pueden ser las divisas, las commodities, el oro, el gas natural, el petróleo (que es mi instrumento favorito para operar); en stocks: acciones de empresas como Tesla, Amazon, Twitter, Visa, Mastercard y todas las que te imagines. También en índices de bolsa, por ejemplo, el Standard & Poor's 500, el nasdaq, el Dow Jones. Uno puede operar en criptomonedas. O sea, en cualquier activo financiero que cotice en una bolsa, que esté regulado, que sea transparente el mercado y que sea líquido, uno lo puede operar. Cualquier cosa a partir de la cual yo pueda generar un gráfico y analizarlo. 

Son tiempos donde hay más interés para entender sobre inversiones. Es como que necesitamos dar un paso más en esos conocimientos. 

Lo bueno de MVD Trading es que las oportunidades son las mismas para todos, independientemente de que tengas un millón o mil dólares 

Mvd Trading lo que intenta es democratizar esto de las inversiones y de la bolsa. Demostrar que es un mundo que puede ser también muy cercano para aquellos que tienen un capital reducido. Esa es un poco la idea. Obviamente, cuidando mucho las expectativas que uno puede tener respecto al rendimiento de las inversiones cuando se tiene un capital que es relativamente bajo. Nosotros tenemos un espectro de clientes que abarca desde gente que quiere arrancar a desarrollar su experiencia financiera, con cien dólares, por ejemplo, a gente que invierte millones de dólares. Es un abanico muy amplio, lo bueno de Mvd Trading es que las oportunidades son las mismas para todos, independientemente de que tengas un millón o mil dólares. 

Con las criptomonedas, por ejemplo, hay una avidez de saber, como para que nosotros podamos tomar nuestras propias decisiones con el dinero que tenemos. 

Exactamente.  En mi caso, inicié este proyecto hace ocho años, pero hace doce que opero. Yo me dedicaba a otra cosa, totalmente distinta: a la cocina, era chef. Me encontraba viviendo en una profesión que no tiene nada que ver con esto, en Estados Unidos. Estando allá empecé y me pegué la cabeza contra la pared un montón de veces y perdí un montón de dinero, un poco por desconocimiento y en parte también porque está lleno de estafas, de cosas que son demasiado buenas para ser verdad. Te llaman y te dicen: “Poné cien que vas a ganar cinco mil”.   

O sea que hay un camino recorrido ya… 

Sí. Comencé esto cuando tenía ya cuatro años de experiencia. Empezó un poco por casualidad, porque lideraba una sala de trading en Dallas (Estados Unidos), pero lo hacía desde Uruguay.  

Era el líder de la sala hispanohablante de una empresa muy grande de allá: Apex Investing. El dueño necesitaba a alguien que pudiera conectar, vincular toda su masa de estudiantes latinos y hablara español. Yo tenía la suerte de hablar los dos idiomas y hacía de moderador, de nexo, para la parte latina y de repente me vi trabajando en una academia de trading, mientras operaba, ayudando a gente, instalando plataformas, a poner indicadores, etc. 

Después, él decidió dedicarse únicamente al mercado de habla inglesa, dijo: “Yo ya estoy viejo, llevate a toda la gente y abrí una academia”. Estamos hablando de que él era de los antiguos traders de Wall Street, de esos que gritan en las películas. Yo en ese momento no abrí una academia, pero lo que sí abrí fue un canal de YouTube (en 2013) que está abierto hasta el día de hoy y se llama Esteban Trader. Allí empecé a hacer tutoriales, sin ningún ánimo de lucro, y aparecieron alumnos, gente que me solicitaba mentorías. En ese momento, como era en inglés, había australianos, americanos e ingleses. Yo lo hacía gratis, pero me llevaba mucho tiempo y había personas que lo dejaban por el camino, no le daban importancia. Entonces decidí cobrar para que la persona tuviera ese compromiso de que está pagando. Así empezó. 

A su vez, soy instructor de meditación, hago yoga y todo lo que tiene que ver con desarrollo personal, lectura de campo áurico, etc. Decidí estudiar todo lo que es desarrollo espiritual, vinculado a la respiración y la relajación porque el trading es muy estresante: uno está trabajando con plata y esto sumado a un alto riesgo de poder perder o ganar, estás muy cercano a la avaricia, la codicia, el miedo, el estrés y a la ansiedad. Decidí estudiar algo que me pudiera llevar al eje y también los alumnos terminaron valorándolo, porque en una clase de finanzas profesional hacíamos también meditaciones. 

Foto: Cedida a Montevideo Portal

Foto: Cedida a Montevideo Portal

El hecho de que mucha gente quería aprender y que nadie lo enseñaba representaba una gran oportunidad. En esa época lo que había eran brokers, que hasta hoy siguen estando, que son empresas a las que vos les envías el dinero para que lo gestionen. Entonces, su estrategia de marketing y de captación era brindar pequeños cursos donde enseñaban cómo usar las plataformas y comenzabas a invertir siendo inexperiente. No había una academia sólida que realmente se focalizara estrictamente en la educación y que al mismo tiempo no se constate un conflicto de intereses por manejar tu capital. Nosotros no captamos capital, nadie nos tiene que pagar nada por una cuenta ni fondear. Solamente nos focalizamos en que la educación sea de buena calidad y en que la gente se quede contenta. 

Mvd Trading lo que intenta es democratizar esto de las inversiones y de la bolsa. Demostrar que es un mundo que puede ser también muy cercano para aquellos que tienen un capital reducido 

Si quiero mover un poco de plata porque entiendo que si la dejo en el banco se desvaloriza, ¿Cómo tengo que hacer? 

Tenés que seguir todo un procedimiento. Son cuatro fases. La primera es exclusivamente de aprendizaje. Se arranca desde el qué es el trading, qué es el forex, qué es una divisa, qué es un futuro, qué es una criptomoneda. Desde cero, porque damos por hecho que de una clase de veinte personas una o dos están informadas, pero el resto quizás no. Entonces, arrancamos de cero. En la fase uno, mientras se van enseñando los aspectos más básicos, desde una plataforma que simula las condiciones reales del mercado haciendo tus primeros movimientos, para que puedas tocar todos los botones y aprender con dinero de mentira. 

Aunque no suene cierto, el noventa por ciento de las personas se inserta en este mundo con dinero real. Nosotros aborrecemos este estilo, arrancamos en la fase uno con una cuenta de simulación probando cómo podrías empezar a ver tus primeros ingresos y cuánto podría ser, pero con la confianza de que ese dinero es de mentira. 

Ahora bien, en los mercados reales suceden cosas que en las simulaciones no. Nosotros le llamamos el aspecto psicológico y emocional del trading, para todo lo que es la parte mecánica y técnica esta cuenta de simulación te va a ayudar muchísimo a dominar lo que es la operativa. 

Luego pasamos a la fase dos, que es una fase de recomendación la cual nadie está obligado a hacerla. Esta fase consiste en abrirse una cuentita real chica; practicar en la cuenta simulación, pero las cosas oficiales que uno haría con su patrimonio, con sus inversiones, las haría en esta pequeña cuenta. ¿Qué es chico?  el promedio ronda en los USD 500. La gente arranca con ese capital, no con la idea de ganar dinero, sino con la de ir entrenando el aspecto emocional y psicológico, que son fundamentales. Mientras tanto, vas a ir ganando centavos de dólar o un dólar, no te va a cambiar el patrimonio; si haces las cosas bien, seguís el plan de acción que proponemos, las reglas que tenemos de gestión del riesgo y demás no vas a perder capital. No vas a tirar 500 dólares a la basura. 

Después, se promueve entrar a la fase tres. Después de un cierto tiempo donde vos demostraste con esa cuenta chica (en la fase dos) que lo podés hacer bien, que estás viendo resultados, que estás conforme con tus rendimientos, que podés gestionar las emociones, después de todo eso, podés escalar. Es un proceso bien conservador: primero simulación, como un piloto de avión que demuestra que sabe volar antes de hacerlo. Acá, en vez de operar un avión, estás operando los mercados financieros, entonces antes de hacerlo con contenido real, demostrá que podés hacerlo con plata de mentira, porque de no ser asi tampoco podrás hacerlo con plata real. 

La fase tres es esa cuenta oficial que uno fondearía para empezar a tomar esto como ingresos parciales. Algunas personas, incluso, lo ven como para vivir de esto: yo no recomiendo vivir del trading, sino ir empezando de a poco. 

La fase tres es posiblemente la más compleja de llegar, porque es donde uno empieza a hacer esto de forma profesional con “dinero en serio”. ¿Qué es dinero en serio? Si bien es relativo para cada situación, por lo general ronda los capitales de dos o tres mil dólares, por lo menos para generar un ingreso patrimonial significativo. Esto es un trabajo, hay una diferencia con lo que es la inversión tradicional. Yo me tengo que dedicar una cierta cantidad de horas al día, por lo general dos horas al día es lo que recomendamos como máximo, para operar, ver los mercados, analizar y tomar posiciones. 

La fase 4 es una fase en la que vos estás pensando en el trading como medio de vida. Es decir, “Bueno, me está yendo bien (teniendo un mínimo de dos años de experiencia), ¿qué tal si esto me lo tomo como algo a lo que me dedico full time?”. En esta fase, uno tiene que trazar un plan de trading personal en el cual diga, “Bueno, me voy a dedicar a esto, qué voy a necesitar para hacer esto bien, qué computadoras voy a tener para trabajar, qué instrumentos voy a utilizar, qué herramientas voy a tener de lectura de mercado y qué capital”. En este punto nos encontramos con dos vertientes: la de operar su propio capital u operar capitales de terceros. Yo puedo operar mi propio capital, generé una buena base y tengo conocidos que saben que me dedico a esto, confían en mí, les puedo mostrar mis resultados y así entro en la parte de gestión de capital, que hay que hacerlo de manera correcta, con regulaciones, el Banco Central, etc. Un gestor de capital arranca de esa manera, empezando en primera instancia a nivel retail para sí mismo, luego se da a conocer y finalmente pasa a administrar el capital de otras personas. 

Nosotros abarcamos las tres áreas, tenemos posgrados en MVD, o sea, arrancamos con trading intradía qué es lo principal, lo que todo el mundo quiere aprender y después se hacen los posgrados que son para aprender a operar en el mediano y largo plazo. Al mismo tiempo, los docentes de MVD operamos y mostramos lo que estamos haciendo. 

Foto: Cedida a Montevideo Portal

Foto: Cedida a Montevideo Portal

¿Cómo es el ingreso a la Academia? 

Generalmente, la gente nos busca y completa un formulario de preinscripción a través de la web. En otros casos, viene o llama al LATU que es donde estamos instalados. Desde el momento que llega la persona, automáticamente, se le asigna una persona que va a acompañarlo en todo el proceso: un asesor académico, alguien que está instruido, para ayudarlo en el proceso educativo, a ir avanzando en los posgrados y etapas operativas. 

¿Es presencial? 

Tenemos dos modalidades:  la presencial, la cual tenemos habilitada solamente en Uruguay, con salones en el LATU y en el Centro, con opciones de horarios los sábados de mañana y los jueves en la tarde/noche. Luego, tenemos la modalidad online; la academia en estos últimos años ha apuntado a escalar este proceso. Entramos en Uruguay XXI para exportar y tenemos un gran apoyo de los entes para hacer crecer esto de la educación de la tecnología, porque nosotros también vendemos tecnología. Tenemos una versión en vivo y en directo y la opción on demand, en la cual entrás a la hora que querés y tenés agentes de soporte 24/7. Tenemos una oficina de soporte por lo cual hay gente a tu disposición para ayudarte en lo que sea a la hora o en el día que sea. 

¿Cuánto tiempo te lleva hacer el curso? 

Las expectativas de todos son bien diferentes. El uruguayo, aunque a veces nos parezca que no, es bastante certero con sus expectativas, un poco por nuestra idiosincrasia que implica que así sea, entonces hay gente que quiere hacer esto en tiempo parcial y tener un ingreso extra, sin estar en la movida o querer captar capital (o sea, estar en la fase dos o tres) y cuánto tiempo te va a llevar va a depender de la modalidad en la que estés. Por ejemplo, en la modalidad presencial, que son 12 clases de 3 horas los jueves a las 19hs, si faltás te vas a perder del grupo. En cambio, en la modalidad online hay gente que toma las clases cada 2 semanas, entonces su tiempo total para llegar a dedicarse a esto va a ser mayor. Nosotros no ponemos presiones, cada etapa uno la tiene que vivir y pasar conforme cada uno lo siente y cómo va a ser. Tenemos gente que en dos o tres meses está operando y tenemos gente que está operando en uno o dos años. 

¿Cuánta gente trabaja en la academia? 

Somos 16 personas, es un equipo conformado por el docente, consultoría, administración y desarrollo. Un diferencial que tenemos, al menos en Uruguay y en varios países de Latinoamérica, es que somos los únicos que creamos software para nuestros alumnos. Cuando yo cree esta academia gastaba mucho dinero en software, porque aparte un programador de trading sale muy caro ya que además de ser programador, tiene que tener conocimientos de trading y es difícil de encontrar, me acuerdo de buscar serbios, entonces utilizaba la academia básicamente para programar nuevas herramientas, para mejorar la lectura del trading y volcarla en los alumnos mediante licencias. Entonces todo lo que se ganaba se re-invertía. Hasta hoy se sigue haciendo eso, pero hoy tenemos nuestro propio equipo de programación. 

Una vez finalizadas las doce clases, ¿qué obtenés? 

Obtenés un diploma de completitud, de que hiciste el curso, que no te avala ni garantiza que vas a ganar plata ni nada por el estilo. 

Pero sí te respalda si después querés dedicarte un poco a esto… 

Sí, claro, o si quisieras, por ejemplo, trabajar en un fondo de inversión. Nosotros tenemos mucha gente del HSBC, del BROU, jerarcas de DGI y de todas partes que vienen a formarse para aprender un poco, porque no solo enseñamos a operar, sino también mecanismos de control, de cumplimiento, lavado de activos. Sobre esto último, se está utilizando todo el tema de las criptomonedas para lavar activos entonces viene de repente gente de los bancos, gerentes y demás. Nuestro público es tan heterogéneo que te sorprendería, tenemos gente joven, jubilados, peluqueros, Uber, lo que quieras… 

Eso es sobre lo que hablaste inicialmente, sobre la búsqueda de la democratización… 

Exactamente. La idea que me da es que parte del éxito de la academia y de este proyecto es que incorporás habilidades blandas… ¿no? Si solo hubieras tenido una formación más económica o más tirada a lo otro, hubieras hecho otra cosa, pero el equilibrio de tu propia formación volcado a cómo está presentada la academia es parte de la clave y el valor. 

Si estás haciendo el curso, ¿tenés material a disposición? 

Sí. Lo otro que ofrecemos es soporte de por vida, es decir, vos cuando sos alumno pagas por una membresía. Tenés el curso que dura determinado período de tiempo, pero después, por ejemplo, tenemos todas las semanas sesiones de entrenamiento en vivo solo para alumnos, a las cuales tenés acceso de por vida. Soporte uno a uno, ya sea presencial o por teléfono, tenés a alguien siempre. 

Además, tenemos una garantía de treinta días. En nuestros cursos se entregan una gran cantidad de herramientas, son muchas horas, tenemos mucha logística y mucho costo… Por eso la garantía. En 30 días por lo general te das cuenta si donde te metiste es para vos o vale la pena, entonces nosotros manejamos eso para dar tranquilidad. 

Para más información sobre las Opciones Presencial haga click aquí 

Para más información sobre las Opciones Online haga click aquí



%%goodly_Vslider_Desktop%% %%goodly_Vslider_Mobile%% %%goodly_interstitial_desktop%% %%goodly_interstitial_mobile%%