Contenido creado por Valentina Temesio

Negocios y Tendencias
Soltar para avanzar

Jodal: “Al emprender sentís una pulsión interna en la que decís 'lo tengo que hacer'”

El empresario estará presente en la cena anual de la Fundación da Vinci donde dará un pitch que recorrerá la historia del emprendedurismo.

13.05.2022 09:10

Lectura: 3'

2022-05-13T09:10:00
Compartir en

Desde el 2008 la Fundación da Vinci mueve la cultura emprendedora de impacto. Una de las actividades para promover esta, es la cena anual, que este año tendrá lugar el 11 de agosto y que contará con referentes del emprendedurismo en Uruguay.

Entre los invitados especiales se encuentran Pablo Buela, Paula Galloti, Ximena Aleman y Daniel Tatita Márquez. Además, habrán pitch "fuera de la caja", uno lo dará María Eugenia Estenssoro quien hablará de Laboratorio Uruguay y otro estará a cargo de Nicolas Jodal, que contará al público qué fue lo que aprendió hasta ahora y recorrerá la historia del emprendedurismo. 

Antes de la cena, que se realizará en tres meses, Nicolás Jodal habló con Montevideo Portal sobre sus pasos como emprendedor, el soltar, la resiliencia y qué hacer cuando una idea fracasa.

¿Cómo se identifica el momento de emprender?

—En mi caso es algo que vos sentís. No es algo racional. No es algo que decís: hago esta cuenta, tengo esta edad y esta es mi oportunidad. Sino que es al revés. Sentís algo así como una pulsión interna que decís: "Lo tengo que hacer". Por más que mucha gente alrededor tuyo te diga "estás loco". La vida del emprendedor es una vida dura, comienza dura al principio. Porque vos tomas una decisión y la mayor parte de la gente, tu entorno, no está de acuerdo con ello; porque te tiraste a tomar un riesgo enorme y todo el mundo piensa que va a fracasar. 

¿Te sucedió eso?

—Totalmente. Cuando hice GeneXus. 

¿Qué le dirías a una persona que quiere emprender y aún no se anima?

—Que si no se anima no lo haga. Tenes que tener mucha fe en lo que vas a hacer. Porque después la vida es dura. Entonces, si tenes dudas, no lo hagas. Hacelo cuando no las tenes. 

¿Estabas 100% seguro?

—No tenía dudas de que lo que estaba haciendo. Fue un acto inconsciente, si hubiera estado del otro lado hoy, si hubiera sido mi hijo, le hubiera dicho: "No lo hagas ni loco, seguí con tu trabajo que estás ganando bárbaro". 

¿Alguna vez estuviste enamorado de una idea que fue un fracaso?

—Sí, claro. Muchas veces tenés ideas, te parecen buenas, y después llegan malas. Pero también me ha pasado al revés: ideas que parecían malas y terminaron siendo muy buenas. Una de las cosas que tenés que hacer es no quedar demasiado apoyado, si la idea no anduvo, no lo hizo y punto. No podes quedar aplastado en algo que no anda. 

¿Cuándo es el momento de desprender?

—Es mucho más difícil eso que lanzarte al agua. Tenés muchas más seguridades cuando te tiras que cuando decís: "Bueno este es el momento de dejar". Es una decisión bien difícil. Mucha gente la toma mal, deciden hacerlo cuando es demasiado tarde. 

¿Qué es demasiado tarde?

—Yo siempre me guié porque me gusta venir a trabajar. Vengo con gusto. Yo tenía un amigo que me decía: "Vos sos un privilegiado, te pagan por divertirte". El día que no surja eso, es una cosa que falta.