Noticias
Al pan pan

El Centro de Panaderos del Uruguay celebra el Día del Panadero

Una celebración que tiene 15 años y que se realiza en conjunto con el Día Mundial del Pan.

16.10.2020 14:39

Lectura: 3'

2020-10-16T14:39:00
Compartir en

El CIPU está conmemorando este viernes 16 de octubre una nueva edición del Día del Panadero en nuestro país, una celebración que tiene 15 años y que se realiza en conjunto con el Día Mundial del Pan.

El Día del Panadero fue una fecha establecida por el CIPU con el fin de reconocer un oficio milenario. El gremio fue creado el 30 de junio de 1887 bajo el nombre de Liga de Panaderos; con el tiempo pasó a llamarse Centro de Industriales de Panaderos de Montevideo, hasta que en 1994 adoptó el nombre actual: Centro de Industriales Panaderos del Uruguay.

El Día Mundial del Pan, por su parte, fue establecido en el año 2001 por la Federación Internacional de Panaderos (UIB), una agrupación que nació en Budapest, Hungría, en 1931, con el fin de representar los intereses del sector en el mundo.

El valor nutricional del pan

Algunos panes como la flauta, el marsellés o el porteño, entre otros, son alimentos que tienen como ingredientes esenciales harina, levadura, agua y sal. Aportan energía gracias a su elevado contenido en hidratos de carbono, que son la fuente principal de energía del organismo, sobre todo del cerebro. Además, son ricos en vitaminas, nutrientes y contienen hierro, magnesio, potasio, ácido fólico y vitaminas B6 y B2, entre otros componentes.

Los panes elaborados con masa madre de cultivo o con largas fermentaciones, y los panes elaborados con harinas integrales, semillas o fibras ayudan a reducir el índice glucémico en el pan. También ayudan a mejorar el estreñimiento por su rico contenido en fibra.

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta diaria de unos 250 gramos de pan al día. Lo ideal es repartirlo en las diferentes comidas, sobre todo en las diurnas (desayuno, almuerzo y merienda). Además, siempre deberemos tener en cuenta la combinación de los diferentes alimentos. De esta forma, cumpliremos con las proporciones adecuadas de hidratos de carbono, proteínas, grasas, azúcares, diarias recomendadas.

En los niños, el consumo de pan reporta muchos otros beneficios pues tiene un alto contenido de fibra y de ácido fólico, imprescindible para la protección del sistema cardiovascular; además contiene Vitamina B1, Yodo y Zinc, para hacer al sistema más fuerte. Los hidratos de carbono que aporta el pan los ayudará a realizar todas las actividades del día. El pan considerado más saludable para los niños es el pan blanco.

Una historia milenaria

La historia del pan en la alimentación se desarrolla paralela a la historia del uso de los cereales por parte del ser humano. El pan es un producto directo del procesado manual de los cereales (procesado que con posterioridad se transformó en mecánico) y es muy posible que fuese la primera aplicación alimenticia de estos.

Si bien el humano utilizaba el trigo para alimentarse hace casi 10.000 años, los primeros panes se hallan en el período Neolítico y tienen entre 6.000 y 9.000 años.

Los egipcios son considerados los precursores de la industria de la panificación, pues descubrieron que la masa fermentada producía un pan más liviano y de mayor volumen. Además, inventaron los primeros hornos. Estos procesos fueron luego mejorados por griegos y romanos, quienes expandieron el pan por Europa y la cuenca mediterránea.

La expansión de este alimento ha trascendido fronteras y cada país ha ido creando y conformando su propia identidad cultural en lo que a la panadería respecta.