Contenido creado por Alejo Piazza

Noticias
Lo que genera

Choferes de aplicaciones en EE. UU migran a Tesla ante aumento histórico de combustibles

Los estadounidenses comienzan a sentir el impacto de la suba y los autos eléctricos comienzan a mejorar los presupuestos mensuales.

29.06.2022 14:45

Lectura: 2'

2022-06-29T14:45:00
Compartir en

La invasión de Rusia a Ucrania y la guerra que se desató en consecuencia genera diversas repercusiones a nivel mundial, que van desde lo social hasta lo económico. Una de las problemáticas más destacadas fue el aumento del precio internacional del petróleo que generó, a su vez, el aumento de los combustibles a nivel mundial.

El aumento de los combustibles también generó consecuencias en la población porque algunos de los ciudadanos comenzaron a darse cuenta de que la recarga de los autos eléctricos se estaba convirtiendo en una oportunidad económica, un elemento que sirve para que el éxodo hacia este tipo de vehículos aumente.

Un ejemplo de esta situación es el de Heidi Barnes, de 34 años, quien trabaja como conductora de Uber en Estados Unidos.

Haciendo las cuentas, comprobó que los gastos con un Tesla resultaban menores que con un Toyota impulsado a combustible.

En declaraciones recogidas por Bloomberg y Business Insider, Barnes explicó que su nuevo Tesla Model 3 tiene un costo aproximado de 450 dólares a la semana, cifra que incluye el leasing (pago en cuotas del vehículo) y el consumo eléctrico. En contrapartida, el Toyota Camry que usaba antes tenía un costo fijo de 600 dólares semanales solamente en carburante.

El precio de los combustibles en Estados Unidos crecieron a tal nivel que muchos de los locales optaron por alquilar o comprarse un auto eléctrico por sus ventajas a la hora de recargar la energía que los propulsa. Según Bloomberg, la cantidad de conductores de Uber que se cambiaron a Tesla aumentó 186% entre junio de 2021 y mayo de 2022.

Asimismo, el precio promedio que los estadounidenses pagaron por los autos eléctricos aumentó 22%, en parte, debido al aumento de los costos en materias primas necesarias para fabricar baterías. Los ciudadanos de EE. UU pagaron casi 10 mil dólares más en mayo, respecto al precio del año anterior.