Salud

Pan comido

Retornar a la agricultura tradicional, herramienta eficaz contra el cambio climático

En la cumbre mundial del clima, COP25, se plantearon ideas para conseguir un modelo alimentario justo en mano de los pueblos.

06.12.2019 18:51

Lectura: 4'

2019-12-06T18:51:00
Compartir en

El retorno a la agricultura tradicional, pero aprovechando las nuevas tecnologías, para conseguir un modelo alimentario justo, en mano de los pueblos y no de las empresas, es uno de los objetivos imprescindibles para luchar contra la crisis climática.

Así lo promueven estos días en la cumbre mundial del clima, COP25, en Madrid, los integrantes de Vía Campesina, un movimiento internacional, formado por 200 millones de agricultores, campesinos y trabajadores agrícolas por la soberanía alimentaria.

"La organización trabaja y construye un modelo alimentario justo, que esté en manos de los pueblos y no de un puñado de multinacionales", explica a Efe Jesús Vázquez, activista de la organización Boricuá de Puerto Rico, perteneciente a Vía Campesina.

"También practicamos y promovemos la agroecología, es decir un modelo agroalimentario que no depende de insumos externos, que no contamina, es saludable, provee alimentos en abundancia y que nos ayuda a trabajar la colectividad y a apoyarnos mutuamente", señala.

Vázquez, de 34 años, e integrante de una familia de agricultores puertorriqueños tiene claro que el modelo que funciona es "el que nuestros indígenas, nuestros ancestros, han realizado y practicado por siglos y que también es tecnología".

"En un momento en la COP25 en el que estamos hablando de nuevas tecnologías, nosotros favorecemos una tecnología cultural que está basada en ciencia y en sabiduría", asegura.

Porque, "¿quiénes saben más de cambio climático que nuestros indígenas, nuestros campesinos?. Hasta pueden pronosticar cuándo va a llover y cuándo viene una época de sequía", plantea.

Por eso, dice el joven activista, "es hacia allá hacia donde tenemos que mirar en este momento de emergencia climática, con todo lo que está sucediendo en el mundo".

NO A LA EXPLOTACIÓN NATURAL Y HUMANA

Diferentes organizaciones como Boricuá integradas en Vía Campesina se encargan de llevar a cabo un trabajo de base en sus respectivos países.

"Lo hacemos manteniéndonos conectados, visibilizando lo que se hace, aprendiendo unos de otros y reconociendo que tenemos que detener un modelo económico que funciona como si los recursos naturales no tuvieran límite. Los explotan, y a la vez explotan al ser humano", señala Vázquez.

"Nosotros sabemos que es posible vivir de manera saludable y compartiendo, y en ese sentido trabajamos con diferentes sectores", añade.

MEMORIA HISTÓRICA

En Puerto Rico, Boricuá tiene muy en cuenta los años 50, un momento de la historia del país "en el que se llegó a producir el 60-70 por ciento de la comida que se necesitaba para vivir, antes de que se arrancara la dignidad al trabajo en el campo y se promoviera la inmigración a la ciudad".

"Ahora recibimos aproximadamente más del 80 por ciento de los alimentos de afuera, por lo que en un modelo mundial, y con la existencia del cambio climático, tenemos que buscar la sostenibilidad para las próximas generaciones", afirma Vázquez.

Por eso, "hay que tener memoria histórica, recordar porqué hubo esa inmigración y hay muchos jóvenes que lo entienden, que lo asimilan, y muchos que viven en la ciudad y se van al campo y hay muchos retos, pero la idea es esa construir en comunidad, reconocer que se lleva haciendo por siglos", explica.

"Lo que quieren es que seamos máquinas, conectados con nuestros móviles en la ciudad, como si al supermercado la comida llegara dándole a un botón", sentencia el activista.

Y subraya que la tarea de Vía Campesina es "una manera de preservar aquella cultura y devolverle la dignidad al trabajo del campo".

"Nuestra consigna es globalicemos la lucha, globalicemos la esperanza", concluye.

Fuente: EFE