Salud

Moverse es ganar

Ejercicio y longevidad ¡Cada minuto en movimiento cuenta!

La actividad física, aunque sea poca, puede alargar la vida, sugiere un estudio reciente.

26.08.2019 11:43

Lectura: 3'

2019-08-26T11:43:00
Compartir en

El estudio, llevado a cabo en Noruega, también constató que pasar demasiado tiempo sentado se asociaba con un riesgo más alto de muerte prematura.

"Desarrollar formas de limitar el tiempo de sedentarismo y aumentar la actividad a cualquier nivel podría mejorar de forma considerable la salud y reducir la mortalidad", concluyeron los autores del estudio, según publica HealthDay News.

En el estudio, el equipo analizó datos de ocho estudios que incluyeron a más de 36,000 adultos de a partir de los 40 años, a quienes se dio seguimiento durante un promedio de casi seis años.

Durante el seguimiento, casi un 6 por ciento de los participantes fallecieron. Tras ajustar otros factores, los investigadores concluyeron que cualquier cantidad de actividad física, independientemente de la intensidad, se asociaba con un riesgo significativamente más bajo de muerte precoz.

Las tasas de mortalidad se redujeron de forma marcada a medida que la actividad total aumentaba a una cantidad que es similar a los niveles promedio de actividad de los hombres de EE. UU., y alrededor de un 10 a un 15 por ciento más baja que los niveles de actividad de los hombres y las mujeres escandinavos, mostraron los hallazgos.

Una reducción marcada similar en las tasas de mortalidad se asoció con unas cantidades crecientes de actividad física leve de hasta unos 300 minutos (5 horas) al día, y con una actividad física de intensidad moderada de unos 24 minutos al día.

La mayor diferencia en el riesgo de morir (de más o menos un 60 a un 70 por ciento) fue entre las personas con los niveles más bajos de actividad física y las que tenían los niveles más altos: hubo alrededor de cinco veces más muertes entre las personas inactivas que entre las que eran las más activas, según el informe.

Los investigadores también encontraron que pasar 9.5 horas o más al día sentados se asociaba con un aumento estadísticamente significativo en el riesgo de muerte prematura.

El informe se publicó en la edición del 21 de agosto de la revista BMJ.

Los hallazgos amplían las evidencias de que cualquier cantidad de actividad física (ya sea de intensidad leve, moderada o alta) es beneficiosa, y que es probable que muchas personas puedan alcanzarla, según Ulf Ekelund, profesor en la Escuela Noruega de Ciencias del Deporte en Oslo, y sus colaboradores.

Entre los ejemplos de actividad de una intensidad leve se encuentran caminar con lentitud o las tareas del hogar, como cocinar o lavar los platos. La actividad moderada incluye caminar a buen paso, pasar la aspiradora o cortar el césped, mientras que la actividad vigorosa incluye trotar, levantar cargas pesadas o cavar.

Las directrices recomiendan un mínimo de 150 minutos de actividad de intensidad moderada o 75 minutos de actividad de intensidad vigorosa cada semana, pero la cantidad y la intensidad de la actividad necesaria para proteger a la salud no han estado claras.

Estos hallazgos proveen una información importante para las recomendaciones de salud pública, y sugieren que el mensaje quizá pueda ser simplemente "pase menos tiempo sentado y muévase más, y con más frecuencia", señalaron los investigadores en un comunicado de prensa de la revista.