Invitados
Hoy puedo

Un día de regalo en plena pandemia. Por el psicólogo Juan Andrés Mendaro

“Hoy decido ser libre de mil formas. Como una vieja vacuna contra el olvido, que no es gringa, ni rusa, ni china”, expresa Mendaro.

23.04.2021 13:43

Lectura: 3'

2021-04-23T13:43:00
Compartir en

Hoy tengo un día de regalo. En mis manos. Es todo mío. Hoy poseo un montón de horas de opciones nuevas.

Hoy puedo acercarme un poco a mi mejor versión. Puedo decidir no devolver mal por mal. Puedo elegir responder bien por bien.

Hoy puedo optar por soltar aquello que quiero decir. Ese viejo lastre que hace años cargo. O los "te quiero" y los "gracias" que todavía no animo a dar.

Hoy puedo otra vez elegir guardar aquello que quiero callar. Y escoger el bien común por encima de mis urgencias y mezquindades.

Hoy puedo empezar a enfrentar mi peor miedo. Encarar mis fantasmas internos para, de a poco, dejar de ser su prisionero.

Hoy puedo comenzar a hacer las paces con mis vivos y mis muertos. No olvidar, para eso, hacia dónde voy y de dónde vengo.

Ejercitar la paciencia, la tolerancia y la compasión por el otro y por mí mismo. Decidir perdonarme un poco más, antes de que el sol se ponga.

Elegir no ceder en lo que soy. En lo que me parece correcto. Y hacerlo con calma, pero con firmeza.

Puedo ejercitar la palabra sagrada, libertad, en cada opción consciente que hago.
Puedo elegir no dejar que me roben la esperanza, me amputen el futuro, me exilien de mis territorios vitales, ni me destronen de mi capacidad de cambio.

Todo eso puedo. Hoy. Y mañana. Y el día que viene después de mañana.

Puedo, si quiero, bajar a tomar unos mates a la rambla. Ejercer el arte del abrazo y la caricia, escuchar mi canción favorita, leer el verso que me da la fuerza que ahora me falta.
Puedo sonreírle al sol, al viento y al azar. A las malas nuevas, a la tormenta, al horizonte y al mar.

Puedo apagar el celular y dejar que me habite el silencio. Y en él hacerle un dribbling a la muerte que sale todos los días por la tele y por la radio.

Hoy puedo cambiar, cada minuto del día. Hoy decido ser libre de mil formas. Porque la libertad de algunos sigue siendo todavía, consciencia, decisión y perseverancia.

Todo esto puedo, y me lo repito en pandemia, cada mañana. Como una vieja vacuna contra el olvido, que no es gringa, ni rusa, ni china. Me la enseñaron mis bisabuelos, mis abuelos y mis padres. Es de una vieja cepa criolla, muy orientala.

Puedo mostrarles a mis hijos, que aún en cuarentena traigo en mis alforjas familiares, sobreviviente de muchas batallas, mi trinchera cotidiana contra el miedo, la tristeza y la desesperanza. La misma que nos dejó Mario, estampada en un poema.

Mi resistencia a que hoy no sea igual que ayer, y que ayer no sea igual que mañana.

Hoy puedo hacer todo esto. Lo mismo que vos, cuando te lo propongas.

Juan Mendaro
mendarobruno@gmail.com