Daniel Martínez
Escribe Daniel Martínez

Opinión |10 propuestas para Potenciar el empleo en Montevideo

Estamos convencidos que plantear la cuestión del empleo en clave de reactivación requiere convocar desde el gobierno departamental a un Gran Diálogo en donde participe el sector público, trabajadores, cooperativistas, empresarios.

20.07.2020 14:06

Lectura: 5'

2020-07-20T14:06:00
Compartir en

El último período de gestión ha tenido una inversión histórica por parte de nuestra Intendencia. Esto se reflejó en la rendición de cuentas; implicó miles de puestos de trabajo directos e indirectos. La inversión física se acompañó de fuertes apuestas a la innovación e implementación de soluciones digitales, que hoy nos posibilitan tener muchos servicios de la Intendencia al alcance de la mano a través del celular. Por esa razón, con nuestro equipo pensamos en diferentes propuestas para potenciar el empleo.

1- Proponemos trabajar en clave de innovación, apostando a los sectores dinámicos y modernos, intensivos en conocimiento y tecnología, que generan mayor valor agregado y más puestos calificados. Y también al reciclaje y la economía circular, en clave de sustentabilidad. Impulsaremos mayor innovación en la propia gestión de la Intendencia.

2- La Intendencia tiene un papel protagónico en la atracción de inversiones, especialmente en la construcción, por lo que vamos a mejorar las condiciones que las favorezcan y generen ese clima que convierta a Montevideo en la plataforma regional para atraer proyectos que generen empleo, mejorando la ciudad y colaborando con el desarrollo del País.

3- Otra de las áreas estratégicas es el turismo, muy afectado hoy por las restricciones de la pandemia. Reforzar los instrumentos que el Gobierno Departamental posee significa fortalecer los programas existentes, así como también generar nuevas actividades turísticas que utilicen la tecnología de datos para crear condiciones para que los operadores tomen decisiones estratégicas y eficientes. Entre otros, el fomento del turismo de congresos -el que más divisas deja- es un objetivo importante, como también el asociado a lo cultural, que ayudará a poner de pie a un sector muy golpeado por la pandemia: las industrias culturales.

4- Redoblaremos la apuesta a la logística y la agroecología: en Montevideo se encuentran la ciudad y el campo. Acciones como el impulso a la Unidad Agroalimentaria Metropolitana fomentarán su interacción. La UAM es un actor clave en el desarrollo de la produccion de frutas y verduras que permite el acceso democrático a los espacios de comercialización, aportando transparencia en la formación de precios e incentivando a los pequeños productores a ser parte del emprendimiento. El crecimiento de las áreas disponibles permite a esos productores ser protagonistas en la generación de empleos, con el agregado de valor en la cuarta y la quinta gama de producción de alimentos asi como en la logística, servicios de frio y packaging.

5- El impacto de la crisis será significativamente mayor sobre las mujeres más pobres. Son ellas quienes tienen mayor desempleo, pobreza e informalidad, además de la invisibilización del trabajo no remunerado. Y es más difícil cuando continúan asumiendo la carga de los cuidados familiares. Es muy importante entonces rescatar la dimensión proactiva de la Intendencia, que aún sin las competencias ni los recursos del Gobierno Nacional, oficia de generadora de empleo de forma directa (compras públicas, cooperativas sociales, guardaparques, programas como el Barrido Inclusivo, los Jornales solidarios, Fortalecidas, etc.) y también como socia, dinamizadora y articuladora de capacidades. Implementaremos programas de capacitación y oportunidades laborales para jefas de hogar con menores a cargo, personas con discapacidad y jóvenes que acceden a un primer empleo. La formación y la integración deben ser la plataforma para navegar en el mundo laboral.

6- Vamos a seguir apoyando y fortaleciendo a las MYPES, espacios de cowork, incubación, brindando capacitación (entre otros apoyos con la propia UdelaR), transformación digital, acceso a instrumentos financieros, y soluciones tecnológicas que habiliten a emprendedores, cooperativistas y pequeños empresarios a pensarse en clave de autonomía y sostenibilidad.

7- Articularemos todos los dispositivos institucionales, programas y proyectos de la Intendencia para el desarrollo económico territorial (Centros de Desarrollo Local: CEDEL, Parque Tecnológico Industria del Cerro (PTI), Montevideo Rural, Parque de Actividades Agropecuarias (PAGRO), Coordinación Metropolitana, Economía Social y Solidaria) generando sinergias y más eficacia de las acciones. Tenemos la capacidades generadas para crear un sistema departamental de incentivo y apoyo al empleo y el emprendedurismo a través de micro, pequeñas y medianas empresas.

8- En el marco del Barrio Modelo vamos a instalar empresas potentes que se articulen con una cadena de negocios virtuosos con las comunidades. Impulsaremos un cluster de empresas de producción audiovisual y de otras industrias creativas, como las vinculadas al diseño en diferentes modalidades. Con el gobierno nacional exploraremos cambios legales para la instalación en ese lugar de una Zona Franca destinada a esas actividades. Será un ecosistema que genere sinergias para promover iniciativas de la nueva economía.

9- Desplegaremos apoyos para la economía social en todas sus formas, especialmente el cooperativismo, que ha demostrado ser robusto para generar empleos de calidad y transitar la crisis con éxito.

10- Optimizaremos los trámites requeridos para apertura de comercios e industrias a los efectos de agilitar los procesos aún más. Las habilitaciones y permisos para incentivar la construcción serán una prioridad en esta etapa como un factor clave de reactivación de la economía y el empleo.

Estamos convencidos que plantear la cuestión del empleo en clave de reactivación requiere convocar desde el gobierno departamental a un Gran Diálogo por el Empleo en el departamento, en donde participe el sector público, trabajadores, cooperativistas, empresarios. Es posible lograr acuerdos y compromisos en la convergencia de intereses que pongan a la gente en el centro.
Mi convicción más profunda es que todo lo anterior debe estar atrvesado por la mirada intersectorial, procurando, en palabras de Bernardo Kliksberg: el desarrollo económico con rostro humano.

ESCRIBE

Daniel Martínez

Padre de 3 hermosas hijas y orgulloso abuelo de 7 nietos. Candidato a la IM por el Frente Amplio.

Ver todas las columnas