Daniel Martínez
escribe daniel martinez

Opinión | Un gran acuerdo social para Montevideo y su gente

No debemos olvidar la necesaria complementariedad y cooperación entre el gobierno nacional y el departamental. En los últimos años, esta cooperación permitió alcanzar importantes logros.

20.05.2020

Lectura: 7'

2020-05-20T11:16:00
Compartir en

El encare de los problemas y desafíos actuales debe abordarse desde la capacidad de resiliencia de nuestra ciudad y de su gente.

La situación derivada de la pandemia, tras la crisis sanitaria, genera una compleja crisis económica y social. Tres crisis en una, con consecuencias duraderas y múltiples impactos en amplios sectores de la población. Un informe reciente de la CEPAL señala en todos los escenarios un aumento de la pobreza y de la pobreza extrema para nuestra América Latina. Le tenemos que sumar que para países como Uruguay proyecta también un pronunciado aumento de la desigualdad, la que se expresa duramente en la trama urbana. La salida que imaginamos con mi equipo requiere de inteligencia y creatividad, pero también tenacidad y voluntad política para la toma de decisiones. Será un esfuerzo prolongado, que nos encuentra fuertes sobre las bases construidas como ciudad pero que nos exigirá esfuerzos adicionales poniendo más que nunca el centro en la gente.

Es central repensar las políticas sociales desde la Intendencia a partir tres bloques, para la contención y el fortalecimiento del entramado social: una ciudad más habitable y sustentable, el empleo y el trabajo como una forma de integración social, la salud y la alimentación como derechos.

Es necesario continuar con la inversión en mejora urbana, de barrios populares y asentamientos precarios: apertura de nuevas calles o mejoras de las existentes; drenajes y canalizaciones; adecuada iluminación y sendas peatonales, acondicionamiento de pequeños espacios. Eso ya lo estamos haciendo, ahora mismo, en este gobierno. Y es imprescindible darle continuidad a este proceso de mejora urbana y ambiental como forma de dignificar la vida en esos lugares en donde las condiciones socio habitacionales son menos adecuadas para enfrentar el confinamiento o las necesarias distancias físicas.

Implementaremos un programa y acciones de mejora y adaptación de las propias viviendas y de nuevas viviendas, recurriendo a acuerdos y complementaciones con los programas del gobierno nacional y también con las organizaciones sociales y sindicales que han mostrado conocimiento de esta materia y voluntad solidaria para dar una mano.

Para muchos, la prioridad es y será poder tener un trabajo y un ingreso digno. Es necesario avanzar en la creación de empleo y de ingresos. Por medio de las iniciativas locales y de la economía social; acciones en las que la Intendencia tiene buenos antecedentes y resultados y de las que sabe aprender y replicar. Es el caso de las iniciativas desarrolladas en el Parque Tecnológico Industrial del Cerro vinculadas a diferentes emprendimientos productivos; la acción territorial de los Centros de Desarrollo Local (CEDEL); el cowork Enlace; la puesta en operación de la nueva Unidad Alimentaria con su estímulo a la logística y la producción hortifrutícola, diferentes programas como Espacio Ganado o Fortalecidas (dirigidos a las poblaciones históricamente vulneradas) y varias iniciativas que la Intendencia desarrolla a lo largo de todo el Departamento.

También habrá que trabajar y mucho para encontrar caminos de estímulo a la inversión pública y privada, de manera de alentar la reactivación económica y con ella la generación de empleo genuino. El gobierno departamental tiene un amplio campo de acción en esta materia y tiene experiencia para aportar en todo lo que tiene que ver con la mejora en vialidad, nuevos espacios públicos, desarrollo de la logística y la inversión en vivienda coordinada con la planificación urbana.

Proponemos también relanzar programas de trabajo con perspectiva socio educativa, inclusiva y perspectiva de género, al estilo del Barrido Inclusivo, para generar oportunidades laborales genuinas para los desocupados y los cuentapropistas y trabajadores independientes que vieron afectadas sus fuentes de ingresos.

En materia de prevención y atención a la salud, desde la Intendencia se está haciendo muchísimo y se deberá seguir en esa línea. Tanto en lo que hace a aspectos regulatorios y normativos que contemplen las necesarias precauciones y sobre todo la contribución a informar e instruir a las personas en relación a conductas y procedimientos adecuados, así como en prevención y en la red de atención primaria con que contamos, profundamente arraigada en los barrios.

Un terreno particularmente crítico, en el que también se debe intervenir, es asegurar la alimentación básica de muchas personas. La Intendencia debe poner a disposición de la población, fundamentalmente de aquella que se ha autoorganizado para asegurar por diferentes caminos la alimentación básica, su capacidad institucional, los conocimientos y desarrollos tecnológicos y la experticia que posee para que la ciudadanía cuente con información en tiempo real y acceso a recursos. Esa solidaridad que se ha expresado en ollas populares, merenderos, comedores y en otra cantidad de iniciativas similares gestadas desde los barrios y la sociedad civil debe ser apoyada desde nuestro gobierno, ayudando a canalizar las energías sociales y lograr mejores resultados.

En esa dirección también habrá que dinamizar todo lo que promueva la producción y autoproducción de alimentos, y apoyar, entre otras iniciativas, un programa de huertas familiares y/o barriales, como una forma de mejorar la alimentación con el estímulo de buenas prácticas y el fomento a la autoproducción. De esta forma, no solamente responderemos a las necesidades inmediatas sino además lograremos avanzar en el tema de seguridad alimentaria y en la oportunidad de sostenibilidad, al estimular las producciones ecológicas. De la mano de estas iniciativas, también podremos avanzar en otras cuestiones estructurales como el fomento a una producción y un consumo responsables, a la reducción y la eliminación de los plásticos de un solo uso, y a la economía circular.

No debemos olvidar la necesaria complementariedad y cooperación entre el gobierno nacional y el departamental. En los últimos años, esta cooperación permitió alcanzar importantes logros. En esta emergencia, es imprescindible. La mano tendida para fortalecer la solidaridad y la respuesta del Estado, sobre todo ante la angustia y la necesidad de los más vulnerables. Creemos firmemente que el Frente Amplio seguirá gobernando en Montevideo, lo vamos a lograr con el apoyo de la gente. Es por ello que propongo un gran acuerdo para la integración social entre el gobierno nacional, la Intendencia de Montevideo, gobiernos departamentales, municipios y organizaciones sociales, que nos permita cooperar activamente en la atención a las demandas y necesidades más urgentes, previniendo o mitigando los efectos más nocivos de esta pandemia y sus secuelas.

Hace apenas algunos meses levantamos la propuesta de intervenciones urbanas integrales con el nombre de "Más Barrio", complementando la mejora en infraestructuras y equipamientos sociales con acciones de empleo, de cultura, de inclusión social. Esas mismas ideas se pueden aplicar al contexto emergente de la pandemia, en el que el riesgo de profundizar la brecha social y la fragmentación urbana es muy real. Con nuestro equipo, pensamos que se puede y se debe transitar este camino en conjunto entre la Intendencia de Montevideo y el gobierno nacional, proponiéndonos la meta de realizar 20 intervenciones integrales de ese tipo. Desde ya anunciamos nuestra voluntad y nuestra disposición de colaborar para encontrar caminos de salida que no reconozcan ni admitan fronteras partidarias o sectoriales, sino prioridades sociales.

Cualquier salida pasa por generar acuerdos, canales y formas participativas que permitan recoger y potenciar la iniciativa de la gente. Los montevideanos y montevideanas sabremos y podremos encarar estos desafíos, con más involucramiento ciudadano y más y mejor participación.

ESCRIBE

Daniel Martínez

Padre de 3 hermosas hijas y orgulloso abuelo de 7 nietos. Candidato a la IM por el Frente Amplio.

Ver todas las columnas