Invitados
Escribe Bernardo Borkenztain

Opinión | Peligros del consumo irónico de Graciela Bianchi

Es grave que una senadora desconozca la importancia de separar los cargos interventores de la dictadura de los legítimos.

12.02.2021 10:18

Lectura: 5'

2021-02-12T10:18:00
Compartir en

Por Q.F. Bernardo Borkenztain

borky@montevideo.com.uy

Situación

Ayer la senadora Graciela Bianchi denunció (por Twitter, que es donde se sabe al menos lo que hace) que la página web de la Facultad de Química incurrió en un error al informar que la primera decana mujer fue electa en 2014, la Dra. María H. Torre, porque una supuesta conocida suya nacida en 1929 fue decana "en democracia".
La única persona a la que puede referirse es la Dra. Raquel Lombardo de De Betolaza, ministra de educación y decana INTERVENTORA durante la dictadura.

Yo no sé si Bianchi (que es profesora) pisó la UDELAR en algún momento, pero los interventores de la dictadura no cuentan claramente porque no los eligió nadie.

Las consecuencias


Obviamente la repercusión, incluyendo el llamado "consumo irónico", la convirtió en "trending topic" o tema principal en esa red social, incluso desplazando al capitán de Peñarol, Walter Gargano, en un momento en que empataba contra nueve jugadores de Deportivo Maldonado en su cancha; así de intenso fue.

Aparte de la circulación de numerosos chistes y comentarios respecto a las pruebas sobre la muerte de Nisman que (Bianchi) jamás mostró, la Facultad de Química emitió en sus redes el siguiente comunicado:

"Ante versiones que circularon en el día de la fecha, el Consejo de Facultad de Química en su sesión del 11 de febrero de 2021, declara:

1) Que tal como lo indica su página web la única Decana electa en democracia fue la Dra. María H. Torre que ejerció durante el período 2014-2018.

2) Que reivindica el hecho de que se necesita aún hacer mucho por la igualdad de la mujer en varios ámbitos en nuestra sociedad, y en particular en el estímulo de vocaciones científicas, confrontando discriminaciones que disuaden a niñas y jóvenes a seguir carreras con énfasis científico tecnológico, como es el espíritu de la fecha 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, declarado por la Asamblea General de las Naciones Unidas."

La moto

Por supuesto que como toda persona que es puesta en evidencia en las redes, Bianchi, lejos de asumir que se equivocó (lo que en las redes de todos modos no garantiza nada, porque son un nido de buitres que huelen carroña desde lejos) redobló la apuesta con supuestos méritos de la señora que no nombró (¿ser decano es un delito, que hay que proteger a los involucrados?) y se ganó una nueva tanda de chistes al respecto.

Es que el problema es que las redes son el ámbito de endiosamiento del ego y las opiniones, pero cuando la obstinada realidad interfiere, sostener una opinión errónea se vuelve difícil, salvo que uno pertenezca a la secta de los negacionistas de la pandemia y se dedique a recolectar pseudo datos que confirmen su sesgo de verificación.

Es importante recordar que para que una afirmación constituya verdadero conocimiento debe ser, para quien la detenta, "creencia verdadera justificada", es decir que debe creerla (Bianchi obviamente lo hacía), debe ser justificada esta actitud (vaya uno a saber) pero lo más importante es que debe ser VERDADERA, y los datos de registro de la Facultad son objetivos, no es posible saber una mentira, por más que uno realice un tour de force con los pulgares y se vuelva Trending Topic.

Aquí es bueno recordar que la senadora saltó a la fama porque un diputado del Frente Amplio viralizó un video en el que se la veía maltratar alumnos (verbalmente) mientras era filmada con un celular y, de frenteamplista pasó a herrerista cuando Luis Lacalle Pou, con el que se podrá disentir pero no negar que es un gran estratega, la sumó a sus filas y la llevó al Parlamento en dos oportunidades.

A partir de ahí la senadora, al igual que tantos otros, solo se ha destacado por apariciones en los medios (el canal de Youtube irónico Zin TV debería pagarle cachet) donde asume posturas sensacionalistas imitando a la argentina Elisa Carrió, con quien se la compara, una vez más, irónicamente.

Seguramente esto no sería material para una nota, si no fuera por algo importante: es grave que una senadora desconozca la importancia de separar los cargos interventores de la dictadura de los legítimos generados por elección en cogobierno, y mucho más grave es que cualquier parlamentario (llámese Sartori, Bianchi, Topolanski o quien sea) esté presente en la agenda pública solamente por su avatar en las redes o personaje en los medios (1) y no por la capacidad de trabajo en cámara.

En este sentido, vaya que el Parlamento va a extrañar legisladores como el Dr. Pedro Bordaberry, con el que, insistimos, se podrá estar o no de acuerdo, pero cuya ética y capacidad de trabajo son legendarias. Basta ver sus números en los registros.

Lo único a destacar es la habilidad del presidente para encontrar estas raras avis que sirven, por ejemplo, para que la agenda se olvide por un rato de que Perú empezó a vacunar contra COVID-19 y nosotros no tenemos nada cierto salvo promesas vagas.

De momento, le podemos pedir a los Hércules que viajan a la Antártida que si pueden traigan la moto...

Q.F. Bernardo Borkenztain

(1) - Aquí tanto da si es el título de Sendic o la primera mujer decana de la facultad; una mentira es una mentira.

Por Q.F. Bernardo Borkenztain

borky@montevideo.com.uy