Navegaciones
Escribe Esteban Valenti

Opinión | Medio ambiente, a toda marcha, atrás…

Uruguay genera más de 1,3 millones de toneladas de basura por año, lo que provoca grandes daños ambientales. Sin embargo, no se ve en el horizonte ninguna política seria y planificada en este sector de la contaminación

30.09.2021 10:21

Lectura: 6'

2021-09-30T10:21:00
Compartir en

El cuidado del medio ambiente es una prioridad mundial, por encima de cualquier otro tema. Los impactos negativos – como el calentamiento global, el plástico en los mares – necesitan décadas o más para revertirse. Lentamente el mundo lo está asumiendo, a los golpes: inundaciones, más huracanes, cambios de temperatura media y muchas otras manifestaciones terribles.

Cuidar el medio ambiente exige dos cosas fundamentales: plata, mucha plata y una visión estratégica, porque el tiempo es un factor fundamental.

En Uruguay con el nuevo gobierno se dieron al inicio algunas buenas señales, la creación del Ministerio de Medio Ambiente. Y punto, de allí para adelante vamos rápidamente cuesta abajo y por lo tanto hacia atrás. No es solo un problema de inacciones, sino al contrario expresa de manera muy directa una visión de las prioridades, de una ideología, en la que la macro economía, el déficit fiscal, está por encima de todo. A corto plazo, porque lo que no gastemos ahora, lo vamos a pagar diez veces más, con costos humanos, económicos y sociales multiplicados por muchas veces. Y hacia allí nos dirigimos a toda máquina.

Se va a anular la incorporación de bio combustible en los productos que vende ANCAP, en especial en el diésel, para abaratar el proceso industrial. Y pasa, nadie dice nada, el ministerio de Medio Ambiente brilla por su más absoluta ausencia e inconsciencia. Incluyo a la oposición, aunque la responsabilidad es directa e inexorablemente del gobierno.

Por ahorrar uno o dos pesos por litro, en combustibles que cuestan, la nafta Súper: $70.81, la nafta Premium: $72.75. el gasoil 10-S: $67.87. gasoil 50-S: $50.7. Es decir a valores dólar los precios más altos que ha conocido el país y de toda la región, los quieren limar sacándole 0.35 centavos de dólar por una tasa al control del transporte de combustibles peligrosos (a favor de la Intendencia y que es del año 1965) y ahora eliminando los bio combustibles en la mezcla. Un retroceso de muchos años y de pésimas consecuencias.

El Ministerio de Medio Ambiente, si se observa el presupuesto o la rendición de cuentas es un nombre, una cáscara casi vacía y prácticamente ningún recurso y capacidad. Es un saludo a la bandera sin ningún compromiso serio, al contrario.

En el discurso oficial, el medio ambiente, en los ámbitos internacionales o dentro del país brilla por su ausencia. Al menos no son hipócritas, asumen que no está ni lejanamente en sus prioridades.

Pero lo más grave es que vamos hacia atrás. Desde hace unos meses se habla que por problemas de gestión del MTOP y otras dependencias del gobierno, el Ferrocarril Central se retrasaría de manera importante y la conclusión de las obras y puesta en funcionamiento de los trenes no coincidiría en absoluto con el fin de la construcción y puesta en producción de la planta de UPM2 en Paso de los Toros.

¿Qué dice y que hace el gobierno? No adopta medidas para darle mayor impulso a esa obra, que además implica que una parte importante de las cargas desde el centro del país hasta el puerto de Montevideo, pasarán a realizarse en ferrocarril, con dos  consecuencias: primero, mucho menor contaminación ambiental por tonelada-kilómetro transportada y, naturalmente una reducción muy sensible de los costos.

La “solución” que proponen y manejan es transportar la celulosa de Paso de los Toros a Montevideo y las cargas químicas y otros insumos, en el sentido inverso, por camión. Eso implica aproximadamente 200 camiones diarios, siete días por semana, que movidos por gas oil empobrecido, porque se le sacará el biocombustible y además los camiones consumen en relación al ferrocarril una cantidad de combustible varias veces superior, decena de veces superior por tonelada transportada, el grado de contaminación, de los campos circundantes, de las ciudades que son atravesadas por la ruta 5 y del ingreso a Montevideo, será un verdadero desastre ambiental y retrocederemos muchos años, en el peor momento.

¿Durante cuantos meses? Nadie lo dice ni si quiera lo sabe.

Con que consecuencias sobre el tráfico y en especial sobre la cantidad de accidentes que en estos meses alcanzaron niveles muy graves y que empeorará notoriamente. Usar la ruta 5 será parte del turismo aventura…

Está claro que el Ministerio de Turismo deberá borrar rápidamente el lema Uruguay Natural, será una mentira inocultable.

En estos días todos recibimos con alegría la información que luego del enorme aumento de los combustibles y a pesar del aumento internacional del crudo, que llegó luego de muchos meses a alcanzar el precio de U$ 80 dólares el barril, los combustibles no subirán en Uruguay por este mes.

Primero, el sistema de la transparencia se fue nuevamente a freír espárragos, fue sobre la base de una decisión de neto corte político; segundo la explicación del Ministerio de Industria es que ANCAP está obteniendo ganancias extras. ¿De dónde provienen? De la venta extraordinaria de gas oil a UTE porque la empresa de generación eléctrica prendió sus centrales térmicas, las que funcionan con combustibles fósiles, por la gran venta de energía a Brasil, afectado por una terrible sequía (cambio climático mediante…) que redujo la producción de sus centrales hidroeléctricas.

Por lo tanto no nos alcanza con la generación hidroeléctrica, la que utiliza los biocombustibles y la eólica o solar, tenemos que contaminarnos bien contaminados encendiendo las centrales térmicas y a puro gas oil sin biocombustibles, darle duro al medio ambiente, sin que el Ministerio del ramo y casi nadie diga una sola palabra. Cuesta abajo en la rodada medio ambiental a toda máquina.

¿Las organizaciones ambientalistas, las organizaciones sociales, la oposición e incluso los sectores del gobierno que no intentan tener una mirada más de medio y largo plazo y no ser falderos sordo mudos no tienen absolutamente nada que decir, sobre esta rodada?

Uruguay genera una cifra superior a 1,3 millones de toneladas de basura por año, según una estimación realizada en base a datos municipales, lo que provoca grandes daños ambientales y obliga a las autoridades a pensar en emprendimientos para la transformación de los desechos en energía. No se ven en el horizonte ninguna política seria y planificada en este sector de la contaminación.

Tengamos en cuenta que a nivel mundial, incluso los países que hace poco eran totalmente refractarios a incluir las políticas ambientales como una prioridad han ido cambiando de posición y que Uruguay para llegar a equilibrar su generación de CO2 por su producción ganadera, industrial y de transporte debería llegar al año 2030 haciendo que todos sus vehículos fueran eléctricos. Estamos retrocediendo y lo vamos a pagar mucho más caro.

ESCRIBE

Esteban Valenti

Periodista y coordinador de la revista Bitácora.

Ver todas las columnas