Navegaciones
Escribe Esteban Valenti

Opinión | La economía, el peor fracaso de este gobierno del Frente Amplio

De tan concentrado que estamos en hacer la plancha a toda costa, se ha perdido la sensibilidad de proponer caminos de solución.
15.05.2019 14:29
2019-05-15T14:29:00
Compartir en

Por Esteban Valenti | @ValentiEsteban

Si algo mantuvo el prestigio y el apoyo a los gobiernos del Frente Amplio fue, sin duda alguna, la economía. El punto débil de casi todos los gobiernos de izquierda y progresistas en el mundo, y en particular en América Latina, fue precisamente, el manejo de la economía. Uruguay era una excepción. Era.

Una de las pocas consignas repetidas hasta el cansancio por todos los voceros, precandidatos, programas del Frente Amplio, es "hay que incorporarle valor agregado a la producción nacional". ¿Si alguien conoce algún sistema de incorporar valor agregado que no sea fundamentalmente a través de la industria, sería bueno que lo patentara a nivel planetario?

La última información disponible es que el núcleo industrial acumula una caída de. 4.7% en el primer trimestre de este año, y este es el cuarto trimestre de caída del PBI industrial.

Un dato que impacta a nivel del crecimiento del PBI, obviamente, de la caída del empleo, de la inversión y de cualquier proyecto de país productivo y con futuro. A esto llegamos en los últimos 12 meses del gobierno del FA. Que alguno de los fanáticos me explique que este es el "modelo" progresista y que esto no tiene nada que ver, por ejemplo, con el 4.5% de déficit fiscal que nos amarga a todos.

La economista Florencia Carriquiry de Deloitte declaraba esta semana: "La verdad es que en los últimos meses las cifras del sector manufacturero están mostrando un desempeño muy pobre y estos datos de marzo volvieron a ser realmente malos, la producción de la industria se contrajo 5,5% frente a marzo de 2018. Es una caída importante y que se da incluso pese a un efecto positivo de la semana de turismo, que este año cayó en abril y el año pasado había caído en marzo".

"La verdad es que el ‘núcleo' industrial viene mostrando un desempeño pobre desde mediados de 2017 y ha tenido un deterioro adicional al inicio de este año. Concretamente, este indicador de ‘núcleo' de la industria cayó 4,7% en enero-marzo en la comparación interanual y en términos tendenciales se está operando con niveles de actividad tan bajos como los que teníamos en 2010. O sea que en estos últimos nueve años el ‘núcleo' industrial no acumuló ningún crecimiento".

Si nos centramos en las ramas de mayor peso relativo, estamos viendo caídas interanuales en varios rubros exportadores, como las curtiembres o la industria láctea, donde la producción cayó 8% y 5% respectivamente en la comparación interanual. También la industria frigorífica tuvo una leve retracción en el acumulado a marzo (de 2%), aunque tendió a estabilizarse en el último mes. También vimos descensos muy fuertes en otras ramas más volcadas al mercado doméstico. Por ejemplo, la producción de bebidas sin alcohol cayó 13% en el primer trimestre del año, la producción de las cervecerías y malterías acumuló una baja de 9% y otras ramas como la fabricación de cemento o algunas ramas de producción de productos metálicos o de maquinaria tuvieron retrocesos de entre 15% y 30% frente a los niveles de un año atrás.

Y agrega: "Y luego, estamos viendo descensos muy marcadas en varias ramas que exportan esencialmente a la región y que compiten en el mercado doméstico con productos importados (muchas veces desde la misma región). Por mencionar algunos de los casos más relevantes, la industria de la vestimenta se retrajo 20% en este primer trimestre del año, la industria automotriz está cayendo 16%, la fabricación de sustancias químicas 20% y en las pinturas el descenso ha sido incluso mayor (de casi 30% en enero-marzo)".

"En marzo puntualmente el Índice de Personal Ocupado cayó 4,1% frente a los niveles de marzo de 2018 y en el acumulado anual promedió una baja de 5,1% frente a enero-marzo de 2018. Y en términos de horas trabajadas en el sector la caída es algo mayor, alcanza a casi 6% en el trimestre. Con lo cual, los últimos datos siguen confirmando un descenso del empleo en el sector, continuando con la tendencia que venimos viendo desde hace varios año. Como comentamos otras veces, el sector industrial viene reduciendo puestos de trabajo en forma ininterrumpida desde 2011 y hoy opera con los niveles de empleo que tenía el sector en 2003 (en plena crisis económica)".

Creo que no habría que agregar nada más en cuanto a la gravedad y complejidad de la situación, que este último dato, aportado por la economista Carriquity en una entrevista En Perspectiva.

Claro además de hacer silencio y no hablar del tema, ni el gobierno, ni los precandidatos del FA, algunos porque del tema no tienen la menor idea y preparación y otros porque la tienen y ocultan o ignoran estos datos, se pueden hacer discursos sobre banalidades o ignorar que este es el fracaso en el núcleo duro de cualquier proyecto progresista, porque impacta en la sostenibilidad del crecimiento económico, del empleo y de un país productivo y de la justicia social.

De tan concentrado que estamos en el grado inversor, de manosear el tema de la pérdida de 60 mil puestos de trabajo y de hacer la plancha a toda costa, aunque los datos abrumen, se ha perdido la sensibilidad de explicar, de buscar, de proponer caminos de solución.

También se puede mirar hacia la Argentina que está mucho, pero mucho peor y hacia Brasil que además de estar mal, camina hacia la destrucción de todas las conquistas sociales y de un mínimo de sentido de civilización, atacando la universidad pública, la filosofía y las ciencias sociales y de esa manera conformarnos o como hizo hace poco un candidato oficial, dedicar el centro de su discurso a la computadora de su abuela.

¿Esa es la actitud de la izquierda, esperar que los demás sean peores y apostar al olvido de los uruguayos? En la industria estamos a los niveles del 2003. Claro, esperamos la salvación de San UPM2.

Y si tienen algo que decir, que contradecir, que polemizar o lo que sea, háganlo, es una obligación con el país.

ESCRIBE

Esteban Valenti

Periodista y coordinador de la revista Bitácora.

Ver todas las columnas