Alejandro 'Pacha' Sánchez
Escribe Alejandro Sánchez

Opinión | En defensa de la producción nacional

Propuesta para limitar la concentración del mercado minorista: "defender el trabajo de los uruguayos y el bolsillo de nuestra ciudadanía".

02.06.2022 12:59

Lectura: 6'

2022-06-02T12:59:00
Compartir en

Desde la bancada del Frente Amplio nos encontramos promoviendo un proyecto de ley (1) que limita la concentración de las grandes superficies y define plazos razonables para el pago a proveedores. Tomar medidas en pos de la promoción de la competencia y limitar la posición dominante de las grandes superficies, así como promover un trato justo en el pago a los productores nacionales, no es ni más ni menos que defender el trabajo de los uruguayos y el bolsillo de nuestra ciudadanía.

La concentración del mercado del comercio minorista, en nuestro país, ha generado un impacto negativo en el pequeño comercio, en la producción nacional y en la ciudadanía en general. Vale recordar que el comercio minorista es aquel que comercializa los productos al consumidor final.

En ese marco podemos separar los principales actores, en relación a su tamaño: por un lado, las grandes cadenas de supermercados (cinco); por otro, el resto, que incluye almacenes, pequeños supermercados, autoservices, etc., que no son propiedad de dichas cadenas.

En el último tiempo hemos asistido a un proceso de concentración del mercado en manos de las grandes cadenas de supermercados. Dicho proceso se viene dando a través de la compra de pequeños supermercados de barrios, así como el arrendamiento de los mismos. A su vez, este cambio viene aparejado de una creciente extranjerización de la propiedad, es decir, pequeños supermercados de propietarios nacionales pasan a manos de grupos extranjeros.

Para tener una idea de dicho fenómeno, nos remitiremos a un informe de la Comisión de la Promoción y Defensa de la Competencia, sobre el Mercado de Distribución Minorista, de enero de 2022 (2). Si bien el informe recopila información relativa al año 2020, da cuenta de algunos datos importantes en relación a la concentración de dicho mercado. El 54% se encuentra concentrado en las cinco grandes cadenas de supermercados, pero lo más llamativo es el nivel de concentración en el interior del país. En 7 departamentos representan más del 80% del mercado minorista, son virtualmente un monopolio privado. Este proceso de concentración así como los cambios en la cultura empresarial, de la nacional a la extranjera, ha impactado de manera considerable en los productores nacionales y en los comercios de cercanía.

La posición dominante de dichas cadenas sobre los proveedores nacionales tiene como consecuencias: la imposición de plazos extremadamente largos en el pago de mercaderías; el traslado de descuentos por promociones definidas unilateralmente por las grandes cadenas; así como, en algunos casos, la obligación del productor nacional de volcar dinero a la firma, con el argumento de pérdidas inesperadas, y a riesgo de no seguir siendo su proveedor. Así de injusta es la relación comercial entre los productores nacionales con las grandes superficies. Lo sabemos a través de testimonios anónimos de varios de ellos.

El impacto no recae solo en la producción nacional, sino también sobre el pequeño comercio de barrio, el cual ha sufrido un proceso de disminución en cantidad y de volumen de mercado. La gran mayoría de los pequeños comercios son familiares, por lo tanto, proteger el pequeño comercio es proteger el trabajo nacional. Recordemos que las PYMES de nuestro país ocupan el 67% de los trabajadores privados.

Segundo, proteger el pequeño comercio nacional es proteger el ahorro y el consumo en nuestro país, en tanto todos los comerciantes nacionales vuelcan por entero a la economía nacional, ya sea destinado al consumo, inversión o ahorro.

Tercero y no menor, tener un mercado lo más competitivo posible con la cantidad mayor de oferentes beneficia a toda la población, en tanto impacta en los precios finales de nuestro productos.

Por otra parte, no solo el comercio minorista sufre un proceso de concentración. Los proveedores de una cantidad importante de productos también se encuentran concentrados en pocas manos. Según el informe de Comisión de la Defensa y Promoción de la Competencia previamente citado, dice: “Vinculado a los proveedores, se realizó una evaluación somera respecto a la categoría de productos más demandados y se encontró una gran concentración en la producción de algunos productos seleccionados: más del 80% de la producción (en promedio) en mano de uno o dos productores por categoría de producto. A su vez, categorías con productos de origen principalmente importados presentan un alto grado de concentración y un nivel de precios por encima de los valores de la región”

A su vez otro informe de la consultora CPA Ferrere, “Estudio Sobre Formación de Precios en el Uruguay” (3), de Diciembre 2020, confirma las afirmación anterior y nos brinda más información. Dice dicho informe en su página 2: “El presente trabajo presenta evidencia que permite afirmar que en un conjunto de bienes de consumo masivo Uruguay es relativamente más caro que Argentina, Brasil y Chile. En particular, al comparar precios entre supermercados de esos países para artículos de la canasta de consumo (tocador, higiene personal, productos de limpieza, ropa, alimentos y bebidas), las diferencias de precios son significativas. Este fenómeno parece ser más evidente en bienes producidos en el resto del mundo, es decir importados desde Uruguay. En contraste, al analizar diferencias de precios entre bienes para los cuales hay producción nacional no se encontraron diferencias significativas.”

En nuestro país, pagamos mucho más caros iguales artículos que en el resto de los países, pero estos artículos son importados y no nacionales. Es decir cae una de las tantas falsedades que hemos escuchado decir, por algunos detractores de la producción nacional, que los productos nacionales son caros con relación a los extranjeros. Dicha afirmación es falsa, como el informe desmiente.

El proyecto de ley que estamos promoviendo busca defender la producción nacional. No hay un solo ejemplo de país desarrollado que no haya protegido a su producción nacional y, por lo tanto, a sus productores. Si no construimos herramientas para su cuidado y desarrollo, estaremos perdiendo soberanía, trabajo nacional y la posibilidad de contar con un proyecto distinto de país.

(1) https://legislativo.parlamento.gub.uy/temporales/981608.PDF

(2) https://www.gub.uy/ministerio-economia-finanzas/sites/ministerio-economia-finanzas/files/documentos/publicaciones/Informe%2023 -22%20Mercado%20de%20Distribuci%C3%B3n%20Minorista-%20Medida%20Preparatoria.pdf

(3) https://www.cpaferrere.com/es/novedades/estudio-sobre-formacion-de-precios-al-consumo-en-u/

ESCRIBE

Alejandro "Pacha" Sánchez

Militante político y social, Senador frenteamplista por el MPP- 609. Ex Presidente de la Cámara de Representantes. Padre de Maite y Emma. Compañero de Flavia.

Ver todas las columnas