Luis Romero
Escribe Luis Romero

Opinión | El abuso sindical

"La oposición en este país no es el Frente Amplio, es el PIT-CNT".

16.06.2022 13:41

Lectura: 6'

2022-06-16T13:41:00
Compartir en

Quisiera referirme hoy al tema de la actividad sindical en nuestro país. Otra vez porque, en realidad, cualquier observador de la realidad económica y política del Uruguay se da cuenta, si no es ingenuo, o si no está con la cabecita chanfleada (ya sabemos para dónde) que la oposición en este país no es el Frente Amplio, es el PIT-CNT.

Si alguna duda cabía en cuanto a que el movimiento sindical se plantea como una fuerza política, pero política partidaria, no política ya de la gran política, peleando por el poder a nivel nacional, está claro. El Presidente del PIT-CNT pasó a ser Presidente del Frente Amplio y, además, cambió su discurso. De un hombre moderador y conciliador a un hombre que ataca todo, siempre, con voces destempladas, con una toxicidad y agresividad, a prueba de bala.

Entonces, cuando uno mira, ¿qué está pasando con los paros en este país? Este Gobierno recibió un Estado molido: 5% de déficit, deuda creciente, 10.5% de desempleo y suma, y sigue todo para el diablo. Entre medio, cayó la Pandemia, que molió las economías del mundo. El Gobierno piloteó bien la tormenta. Salió y tenemos 7.5% de desempleo, bajó el déficit fiscal. Entre medio, ayudó a los más necesitados, sostuvo empresas que se caían, pero no, hay que pegar y pegar y pegar. ¿Por qué? Porque lo que se busca ya es evidente. No podés tapar el sol con un dedo. Lo que se busca es desgastar al Gobierno con un plan libretado de paros, uno tras otro, vaya a saber por qué. El por qué no importa nada.

¿Por qué para la enseñanza? Nadie sabe. ¿Por qué para CONAPROLE? No tiene sentido lo que reclama. Ya se fue al diablo lo que es un reclamo razonable y así uno tras otro, tras otro, siempre reclamos, que obligan la atención del Gobierno, que desgastan, que le quitan foco de otros procesos más importantes que darían un éxito grande para el país, que lo transformarían para siempre y que le ayudarían a ganar las próximas elecciones. No, ¡no vaya a pasar eso! Tenés que tener al Gobierno metido de cabeza entero atendiendo una guerrilla de paros. Paro por acá, por allá, todo el tiempo. Eso resulta evidente que está pasando. Resulta evidente por qué esta pasando. No es casualidad. No es error. No es una cosa que sucede en beneficio de los trabajadores. No. Es algo que sucede, para atacar al Gobierno, porque no se soporta la idea de haber perdido el poder.

Todo eso es para recuperar el, poder, que es adictivo, porque al perder el poder perdían las organizaciones tipo ONG compañeras, los viajes, los viáticos, las horas sindicales que nunca existieron, pero que fueron utilizadas y cobradas, aunque los chiquilines se quedaran sin clase, y suma y sigue. Es muy lindo poder vivir en ese mundo donde otros ponen la plata y nosotros hacemos lo que se nos canta, en el marco de la Ley o fuera de ella, como sucedió y está resultando evidente que sucedió. Duele dejar el poder. Duele perder esa facilidad para manejar las cosas como uno quiere manejarlas.

Entonces, resulta que esta manera de actuar del sindicalismo uruguayo no beneficia a los trabajadores, porque no consigue nada para ellos. No va por ahí la cosa. No beneficia al país porque lo pone siempre en situación de conflicto. Le hace perder negocios a empresas en el contexto internacional afectando su credibilidad. Hay que ser creíble para poder vender en el mercado internacional. Si trancamos el puerto, trancamos las exportaciones de CONAPROLE, trancamos acá, trancamos allá, desde el otro lado nos dicen: "miren, muchachos, los líos con sus trabajadores son de ustedes, eh? Acá me cumplís o no me cumplís. Si no me cumplís, afuera y bailando. Mirá que oferta del producto tuyo hay bastante por muchos lados, no me vengas a decir que pobrecito vos, mirá lo que te hicieron. Eso no corre acá". Así es el mundo.

Están perjudicando a las empresas, pero también al país entero, sin beneficiar a los trabajadores. Lo están haciendo para ir a la reconquista del poder en una operación de acoso y derribo al Gobierno. Es clarísimo ya. Nadie más puede ser ingenuo porque sino "es la casualidad". Esto es así. A mi juicio, llegó el turno de las empresas. Las empresas que siempre han tratado de tolerar, de negociar, de aguantar, de tener paciencia, de negociar reculando. Bueno, a ver, bastó. Bastó. No más.

Las empresas tienen que ir a conflictos duros y largos, trancar las negociaciones y decir, "esto no es una negociación salarial, esto no es un reclamo por un tema de trabajadores, acá hay otra cosa atrás y nosotros no vamos a entrar en eso. Acá, este conflicto no se resuelve. Lo levantan limpio, cuando quieran, pero no se concede nada".

Así tienen que actuar las empresas y mientras no se levanta el conflicto tienen que ir echando trabajadores, lamentablemente, porque el conflicto largo, extendido y duro que ponen del otro lado altera su flujo de caja, altera su negocio concertado, le consigue multas, le baja la rentabilidad, le destruye la imagen de cumplidor internacional, etcétera, etcétera, a la empresa. Entonces, como todo eso daña el negocio, la consecuencia es que hay que despedir trabajadores. No puede ser que una actividad sindical abusiva, no tenga ningún costo para los que se abusan. "Ah, está todo bien probar, vamos a reventar todo y si ganamos bárbaro y si perdemos no nos pasó nada". No, no va más esa línea de acción.

Las empresas se tienen que poner firmes. Tienen que aceptar costos altos ahora. Conflictos duros y conflictos largos ahora, para que esto no siga así hasta el infinito. Porque ahí perdemos todos. Hoy van a perder los que acompañan esta línea sindical, y hacen este tipo de medidas que son absolutamente políticas. Para ir a atacar al Gobierno como si fuera una oposición política, que dicen que no lo son, pero en realidad lo son y actúan como que lo son. Porque lo son.

Me parece que llegó el tiempo de las empresas. Las empresas tienen que decir bastó, hasta acá llegamos. No se concede más nada. Levanten los conflictos completamente o seguimos con los líos hasta que las velas no ardan.

______________________________________________________________________________________

Esta columna es una transcripción del uno de los capítulos semanales del podcast La Batalla de las Ideas, conducido por Luis Romero. Se trata de un "espacio continuo de reflexión sobre los temas esenciales que nos convocan a todos en todas partes y tienen incidencia directa en nuestras posibilidades de vivir bien". 

______________________________________________________________________________________

ESCRIBE

Luis Romero

Ingeniero Agrónomo de Udelar; Master en Economía de Universidad de Chicago.

Ver todas las columnas