Navegaciones
Escribe Esteban Valenti

Opinión | De la política a la realidad: recorrido por Marconi y Casavalle

La diferencia en los indicadores de la violencia entre los barrios de la costa y del norte y el oeste de Montevideo corresponden prácticamente a dos países diferentes.
05.03.2019 13:44
2019-03-05T13:44:00
Compartir en

Por Esteban Valenti | @ValentiEsteban

Visto el resultado que tuvo la columna anterior sobre un breve recorrido por el Cerro. Me refiero al número de lecturas tanto en Montevideo Portal como en Uypress, los comentarios a favor, los ‘Me gusta', pero también a los odios que desató en algunos porque se dicen ciertas cosas, voy a insistir. No desmienten las informaciones, simplemente prefieren cubrirlas, ocultarlas o insultar. Allá ellos, es su estilo.

En este caso voy a relatar un breve recorrido y conversación con algunos vecinos del barrio Marconi y Casavalle. De mis viejas épocas de militancia recuerdo una zona residencial humilde, pero de gente trabajadora, tranquila y donde los sectores populares y progresistas, siempre tuvieron una fuerte inserción. Las cosas han cambiado también allí y no para mejor.

En todos lados, con cada uno de los interlocutores encontramos un tema común, el temor por la falta de trabajo, especialmente en los barrios tomados por la delincuencia, tanto por la imagen que impacta en sus habitantes honestos, como por las condiciones para ir a trabajar todas las mañanas. Tomar el ómnibus, la motito o la bicicleta es una aventura diaria.

Otro de los temas en los que coincidieron es que lo que al principio parecía el inicio de una solución, ahora lo consideran una operación para la televisión y la publicidad y poco más. Se refieren a los operativos en los que desalojaron a algunos delincuentes de casas usurpadas. En particular en Casavalle, hoy casi todos los detenidos ya están libres y volvieron a las andanzas. En su viejo barrio o se trasladaron a otro barrio.

Llega un grupo de delincuentes armados y de pesados y te sacan a la calle con los chiquilines y con lo puesto y el impacto que eso tiene en esa familia es devastador, pero también en todas las familias vecinas. Se vive con ese miedo. Los Chingas están nuevamente en acción y por la escuela del barrio pasaron sus padres, sus tíos y sus niños. Y las maestras han sido amenazadas en varias oportunidades.

No hay hambre en la escuela, incluso hay una nutricionista, el servicio es tercerizado y es bueno, y al final del día se tiran bandejas llenas de comida, porque los pibes a veces no comen. El problema más grave y cotidiano es la violencia.

En la escuela les avisan cuando hay grupos que se están armando calle abajo y es claro que va a comenzar un tiroteo. Y se arman con pistolas, escopetas e incluso armas automáticas (subfusiles), una vez una de las bandas ocupó el techo de la escuela y desde allí tiroteó a la otra banda. Nos hicieron escuchar una grabación de esos intercambios de disparos y duran varios minutos y se intercambian cientos de disparos.

Incluso la entrega de las casas por parte del Estado es todo un problema, pues grupos armados interceptaban a las asistentes sociales, "unas guachitas" y las "apretaban" para favorecer la entrega de viviendas a los malandras.

Varios comentaron la indignación de los trabajadores de la construcción que trabajaban para construir esas casas y que luego no recibían nada a pesar de haber hecho grandes esfuerzos laborales y algunos que recibieron las viviendas no habían hecho absolutamente nada. Conversando con esa gente, uno percibe en la mentalidad básica del uruguayo lo importante que es tener una casita, algo para asegurar a la familia una vivienda.

Apareció en la prensa la información oficial del Ministerio del Interior de que desde el 2015 hasta la fecha se han desmantelado 2.385 bocas de pasta base. Lo que parece un éxito, es en realidad una enorme calesita del delito, se cierran y abren al poco tiempo en las proximidades, porque es notorio que son un circuito vicioso, alimentado por las bandas y el crimen organizado. Y eso se ve claramente en estos barrios. Hay bocas que se abren un día y esa misma noche la desmantelan los delincuentes y las desplazan.

Esta es una simple crónica de algunas conversaciones, pero hay que mirar la cara de la gente, la indignación y también la preocupación y porque no decirle el miedo, para percibir la pérdida de calidad de vida de la mayoría de la gente de esos barrios.

El objetivo de las bandas es muy claro, por un lado es transformar su accionar en algo cotidiano y normal en esas zonas y avanzar hasta convertirlas en una base de reclutamiento y de dependencia de las propias bandas. Por ello se disputan el territorio, es el negocio, pero es también la base de apoyo y de influencia geográfica y social. Se proponen con la acción delictiva y la violencia un profundo y constante cambio cultural. Eso impacta obviamente en los jóvenes en primerísimo lugar.

A todo nos acostumbramos los seres humanos, pero es duro convivir con ese clima de violencia, con la presión sobre los hijos, con los "modelos" que esas bandas quieren imponer, incluso afectando la vida de las escuelas y los centros de estudio.

Las políticas sociales, requieren hoy en día, en un país que tiene 65.000 viviendas precarias, distribuidas en 656 cantegriles - o más elegantemente llamados asentamientos -, un nivel de estudio, de planificación, de ejecución muy refinadas para aprovechar al máximo los recursos materiales y humanos, y una coordinación extrema de toda la estructura del Estado.

Para que haya esas 65 mil viviendas no solo tienen que haber ese número de problemas habitacionales, sino sobre todo también son necesarios graves problemas culturales y sociales que han extendido el fenómeno a estos niveles.

La diferencia en los indicadores del delito y la violencia entre los barrios de la costa y del norte y el oeste de Montevideo, corresponden prácticamente a dos países diferentes.

Pero la convivencia de esos dos países, es una tragedia para todos.

ESCRIBE

Esteban Valenti

Periodista y coordinador de la revista Bitácora.

Ver todas las columnas