Cybertario
Mártires

Mártires

La Mesa Política del Frente Amplio emitió un comunicado sobre la grave situación política y social por la que atraviesa Venezuela, la que calificó como un “nuevo intento de desestabilización del gobierno constitucional”, promovido por “los sectores más conservadores de la oposición”.

19.02.2014

Lectura: 3'

2014-02-19T10:22:00-03:00
Compartir en

Para la juventud del Partido Nacional, en cambio, en Venezuela las movilizaciones estudiantiles fueron convocadas para reclamar por "derechos fundamentales como la seguridad y la libertad de expresión". Por eso expresaron su "indignación" ante la violencia desatada y su "máxima solidaridad" con las víctimas y los familiares de estudiantes y "demás manifestantes que fueron objeto de diversas formas de violencia".

¿Puede existir dos abordajes más desencontrados? ¿Cómo es posible que el primero soslaye toda referencia a los manifestantes muertos y el segundo toda mención a una presunta campaña de desestabilización institucional?

Nadie debería tener la ingenuidad de pensar que no hay grupos de poder capaces de apostar a la desestabilización institucional para apurar el proceso de deterioro que vive el país caribeño. Pero por respeto al sentido común, debería al menos explicitarse quiénes son los grupos capaces de dar un golpe de Estado con la mitad de la población en contra y con todas las fuerzas armadas que operan en el país integradas al gobierno. Lo que oculta la declaración del Frente es la responsabilidad directa del gobierno de Maduro (como antes Hugo Chávez) en el deterioro económico y político del país.

Si algo no se le puede al capitalismo imperialista es su fidelidad comercial con Venezuela, sustentada en una fructífera sociedad petrolera, que por lo visto nadie está dispuesto a sacrificar en el altar del socialismo, la democracia o los derechos humanos. Pero el chavismo se ha empecinado llevar a la práctica una larga serie de medidas desquiciadas, promovidas desde el voluntarismo, el mesianismo, la búsqueda del poder absoluto o la simple ignorancia. Con intento golpista o sin él, la política de Chávez y Maduro no tenía otro destino más que el enfrentamiento fratricida, la hiperinflación y el desabastecimiento.

Pero la declaración del Frente Amplio dice también que su histórica condena a los crímenes de las fuerzas represivas contra las manifestaciones estudiantiles no era fruto de un convencimiento sincero sino la expresión de un sentido utilitario de los derechos humanos. Tampoco en este caso cabe la ingenuidad sino la desazón ante el silencio de aquellos que, por razones tanto ideológicas cuanto éticas, deberían condenar la brutalidad del régimen de Maduro. La solitaria voz del diputado del Nuevo Espacio Horacio Yañes, aguijoneando a la izquierda por su antigua complicidad con los criminales soviéticos y el militarismo "peruanista", deja gusto a poco.

La declaración del Frente Amplio debería generar al menos estupor: la izquierda uruguaya se hace eco de las mismas falacias y esperpentos argumentales con los que, hace no tanto tiempo, se pretendía justificar el asesinato de sus propios mártires.

ESCRIBE

Gerardo Sotelo

Con más de treinta años de trabajo como periodista, se destaca como conductor e informativista de radio y televisión.

Ver todas las columnas