Pablo Mieres
Escribe Pablo Mieres

Inseguridad y convivencia social es hora de unir esfuerzos

Hace tiempo que estamos viviendo una crisis muy profunda de nuestra convivencia social.

26.03.2016 12:04

Lectura: 4'

2016-03-26T12:04:00
Compartir en
El fenómeno incluye, aunque trasciende, estrictamente a la cuestión de la delincuencia. Se trata esencialmente de una escalada de la violencia en nuestras reglas de convivencia social.

Los horrendos hechos de estos últimos días no hacen otra cosa que ponernos nuevamente frente a esta realidad profunda. Hay una crisis de normas y valores que ha afectado a una parte creciente de nuestro tejido social.

La delincuencia ya no es vista, en muchas familias y barrios, como un fenómeno repudiable que causa vergüenza y debe ser sancionado. Por el contrario, cada vez son más las familias y zonas del país en los que el delincuente es valorado porque aporta los recursos o porque brinda protección a los suyos, o porque es admirado por su supuesta “valentía” para desafiar al orden establecido. Es muy grave lo que nos está pasando.

La apología del a violencia se expresa en los cantos de las hinchadas de los dos principales cuadros de fútbol. Fue muy deprimente saber que, ante la horrenda muerte de un hincha la semana pasada, en el fin de semana las dos hinchadas, una el sábado y otra el domingo, incitaron a reproducir y agravar la violencia e hicieron apología del delito. Demasiada barbarie se va apoderando lentamente de todos nosotros. Entonces, es hora de los liderazgos. De todos los liderazgos.

Tenemos que tener, TODOS, la grandeza de dejar a un costado la disputa política para buscar nuevos entendimientos que vayan más allá de las políticas de seguridad, aunque las incluya.

Tenemos que abordar un menú de iniciativas conjuntas, entre gobierno y partidos, que se oriente a la recreación de un clima de tolerancia, paz y convivencia social. Son muchas las cosas que hay que hacer y que se pueden hacer.

Hay medidas legislativas para tomar, hay decisiones administrativas, pero también hay gestos públicos que ayudan a la construcción de una defensa cerrada de nuestro modo de convivencia social. Hay que enfrentar la violencia que se va convirtiendo en una escalada sin freno.

Para ello es fundamental que, nosotros, los actores políticos seamos capaces de salir de la lógica de confrontación. Está claro que la política de seguridad ha sido uno de los puntos de mayor fricción entre el gobierno y los partidos de oposición. Desde hace años, blancos y colorados reclaman la renuncia del Ministro Bonomi; pero está claro que el gobierno no está pensando en sustituirlo. Entonces, salgamos de ese brete y vayamos a los asuntos sustantivos.

Necesitamos recrear un espacio de diálogo y búsqueda de acuerdos entre todos. Sobre política de seguridad y de enfrentamiento a la delincuencia, pero también sobre cuestiones vinculadas a la reconstrucción de la convivencia social que trascienden por lejos estas cosas.

El debate sobre la seguridad se ha convertido, desde hace años, en tema de campaña. Sin embargo, corremos el riesgo, si no logramos postergar ese debate para la campaña de 2019, de que lleguemos a esa fecha con una sociedad cada vez más violenta. Se necesitan gestos de grandeza de parte de todos. Se necesita, también, la voluntad del gobierno para convocar a un espacio de consensos básicos.

La gente necesita ver y sentir a todos los representantes del pueblo, sus representantes políticos, unidos en la lucha contra la violencia. Si cada cual queda encerrado en su casillero: el gobierno sin reconocer ni aceptar los aportes de los que somos oposición y los partidos empeñados en centrar la cuestión en la renuncia del ministro; estamos fritos.

Es el tiempo de intentar un espacio de entendimientos. Obviamente, esto no implica dejar de reconocer la existencia de diferencias políticas sobre lo que hay que hacer; seguirá habiendo diferencias y enfoques distintos, por algo somos representantes de partidos diferentes.

Pero, el país necesita señales de unidad, antes de que sea demasiado tarde.

ESCRIBE

Pablo Mieres

Doctor en Derecho y Ciencias Sociales. Sociólogo. Presidente del Partido Independiente. Senador por ese partido para el período 2015-2020.

Ver todas las columnas