Navegaciones

El Congreso del Frente Amplio: lo peor

Se realizó el congreso y lo único novedoso fue una pareja de novios que fueron a festejar al Palacio Peñarol. Y casi nada más.
04.12.2018 13:48

Por Esteban Valenti

Se realizó el Congreso del Frente Amplio. Había, por cierto, pocas expectativas, el tema que desvela a analistas, prensa y al público - que todavía se ocupa de la política - estaba solucionado: los precandidatos. Y además no estaba Mujica. Pero el resultado fue bastante peor de lo esperado. Es cierto lo que reclaman algunos en las redes, debemos dejar de ocuparnos de este FA y ocuparnos de las ideas, los proyectos, las actitudes alternativas sobre el futuro.

Este último concepto se vio fuertemente reforzado al terminar el Congreso del FA, no pasó nada, no hubo ninguna novedad, se trata básicamente de más de lo mismo. Lo único novedoso fue una pareja de novios que fueron a festejar al Palacio Peñarol. Y casi nada más.

De lo que no podemos decir lo mismo - no ocuparnos - es del gobierno, porque es el gobierno de todos los uruguayos y lo tendremos hasta el 28 de febrero del 2020. Veremos si algunas de las bases programáticas aprobadas por el Congreso, son impulsadas durante los 14 meses que le faltan al actual gobierno, aunque haciendo la plancha estará cumpliendo el programa.

Si hubiera que sintetizar el congreso: sin novedad en el Frente. Nada nuevo.

Sin novedad en la economía, más que el amague siempre presto de aumentar en algo los impuestos y la absoluta seguridad que los gastos seguirán creciendo a cuatro manos y a cuatro patas. Con poca claridad y precisión, sobre los temas más complejos de la economía actual y del futuro. Todo queda para el cuarto gobierno.

Sin novedad en la seguridad, todo igual, con el gran cambio que se borrarán los antecedentes de los menores infractores, porque esa corriente, supuestamente liberal, en realidad es el mayor camuflaje de este conglomerado llamado de izquierda, para encubrir su absoluta incapacidad de atacar los problemas de fondo de la delincuencia. Blandos con los delincuentes, blandos con las causas y con el combate a la delincuencia. Gran victoria, gran, de esa visión dentro del FA. No porque todos están de acuerdo, sino porque no se animan a contradecirla, a enfrentarla y porque sobre ese tema no tienen ideas. O como sucede ahora, que el MPP se despertó del letargo y como está en su área, la de la seguridad, está en contra de la moción aprobada. ¿Qué harán, convocarán de nuevo al Congreso?

Sin novedad en la educación, que ni siquiera la resolvieron y porque las diferencias son irreconciliables. Ya sabemos, si gana el FA, todo, absolutamente todo seguirá peor que ahora. Porque en educación no cambiar, cuando los datos, las cifras, los resultados cambian para peor y el mundo cambia, es asegurarse el desastre. Eso sí, con mejores sueldos, más locales y sindicatos más potentes y mandones.

Sin novedad en las políticas sociales, porque para cambiar habría que hacer un profundo análisis crítico de lo que se ha hecho, de sus resultados y de las nuevas necesidades de acuerdo con la situación socio-geográfica del país, y eso brilla por su más absoluta ausencia. Sobre todo con una visión de izquierda, con una base de izquierda o al menos progresista.

Sin novedad en la política exterior, es decir seguirá habiendo dictadores amigos que no se deben tocar, porque pueden hablar y sacar documentos a la luz, y se concedió la gran movida inteligente de que el próximo gobierno, algo podrá hacer con acuerdos comerciales. Alguito.

Sin novedad en los derechos humanos, en verdad y justicia, porque no hay una coma de autocrítica, de reconocer la connivencia con el silencio. Al no incluirse el uso de la tortura para obtener informaciones, se seguirá por este mismo camino de amplios resultados en los últimos 10 años...

La lista de sin novedad, sería interminable, en la salud, en la vivienda, en el medio ambiente, etc etc etc. Pero, si tienen dudas, sumérjanse en las 200 páginas de literatura y compruébenlo.

Donde sí hubo novedades es en la correlación de fuerzas interna, la tripla MPP-MLN, PCU y Casa Grande, y con los comités de base alineados en su inmensa mayoría, forman la abrumadora mayoría del Frente Amplio. Y crece la mayoría. Pero sin gran novedad, es la tendencia "natural", y todavía faltan las elecciones del Partido Socialista del mes de marzo, no cambiará mucho, que le hace una mancha más al tigre.

Eso sí, no vayan a preguntar cuántos comités realmente funcionan, cuantos se crearon para este Congreso y cuantos militantes participaron de las asambleas y cuantos les fueron a juntar las firmas a la casa. Eso no está en el menú. En total 1.200 delegados, eso no se puede ocultar, el más bajo número de la historia del FA.

Sobre los cinco discursos, de los cuatro precandidatos y del presidente del FA, solo puedo invitarlos a que los escuchen o los leen, por las novedades, las ideas, la fuerza, los nuevos impulsos, la profundidad de razonamiento que transmiten. Yo tuve esa suerte de escucharlos casi completos.

También tuve la suerte de escuchar los cuatro discursos que pronunciaron en Pocitos Nuevo (barrio La Mondiola) hace algunos días y les puedo asegurar que si alguno de ellos va a gobernar como habla, estamos en el horno. El único que se salva en el entusiasmo es Oscar Andrade, hasta que llega a los contenidos y a la parte sindical del discurso y allí lo que se precipita es la seguridad de que Venezuela será un vergel, comparando con nuestro futuro.

Eso sí, en el Congreso casi todos los candidatos se acordaron de la moral, de la ética, a pesar de que los máximos organismos del FA a más de un año de haber apoyado con entusiasmo la gestión de los dos imputados no se ha pronunciado, y que incluso estuvieron presentes y activos en el Congreso y que nadie se ruborizó. Es la hipocresía llevada a la más alta expresión.

Los cuatro precandidatos apretaditos en el centro, con Andrade que en algún momento se le escapa algo de izquierda. Esa es la figura geométrica dominante. Y vamo' arriba.

Lo peor de todo, no es el aparato, ese, como todo aparato cumple su función, y hay que decirlo que lo hace bien, ni tampoco son los funcionarios, varios miles que cuidan sus puestos, ni los otros cientos o miles que esperan sustituir a los actuales funcionarios, esos tienen sus razones. No son muy respetables para la izquierda, pero en fin, razones tienen. Lo peor de todos es la gente honesta, seria, con trayectoria militante en serio, que acepta, que sabe o sospecha muchas cosas, pero acepta y la decora.

Prometo de aquí en adelante no utilizar más el concepto "foca", es inútil, cuando se alcanza esa condición de aceptar cualquier cosa, bajo protesta, incluso sin aplaudir, pero siendo útiles a un mecanismo de poder, cuya ideología es el poder y un poquito más, que ha demostrado con acciones que desmienten las ideas y los principios que ha perdido su condición de izquierda, pero mucho peor, ha perdido su posibilidad de cambiar un gobierno, el segundo casi todo y el tercero que es solo la continuidad de la plancha y el ruido de los engranajes herrumbrados del poder, me dan bronca y lástima. No son focas, son peor.

Y si esto lastima algún amigo o compañero, mala suerte, no voy a terminar mi vida, resignándome a que "es lo que hay valor".

No acepto a los blancos y colorados coaligados, que son la otra tropa que espera para avanzar sobre el poder, con ideas de centro derecha, no voy a aceptar a los que dejaron paso a paso la izquierda para mantener la apariencia de izquierda, por descarte, por abulia, por no animarse a formular las preguntas básicas.

Faltaron demasiadas mociones en ese congreso, incluso de los que siguen siendo de izquierda y creen que algo se puede salvar. ¿Por qué no presentaron mociones contra Maduro, contra Ortega, contra el presidente usurpador de Honduras, y perdieron, pero perdieron con dignidad?

¿Por qué no presentaron una moción, en el máximo organismo del FA, exigiendo al Plenario que aleje, que expulse a Raul Sendic y a Leonardo de León, y perdieron con dignidad?
¿Por qué no presentaron una moción reclamando contra las barbaridades sumadas del Ministerio del Interior en una sola semana: en el departamento de Artigas, en la cárcel de Libertad y las agresiones y desbordes de todo tipo en el centro de Montevideo, y perdieron con la misma dignidad?

Ese no es el Frente Amplio, es otra cosa. Duerman tranquilos, no se formulen preguntas demasiado incómodas. Que eso hace peligrar a la izquierda.

ESCRIBE

Esteban Valenti

Periodista y coordinador de la revista Bitácora.

Ver todas las columnas