Letras Saladas

Desmintiendo mitos y destacando verdades del surf: Julián Schweizer da su opinión

Cuando alguien me conoce y agarra un poco de confianza, la primera pregunta que me hace es si me tiño el pelo. Y sobre mil mitos más.
25.10.2018 16:51

En esta nueva #LetrasSaladas voy a hablar sobre los mitos que se tienen de los surfistas. Como cualquier deporte, el surf está rodeado de mitos y verdades.

Siempre, la clásica imagen que se le viene a la mente a las personas cuando se enteran de que soy surfista, es que pasamos todo el día en la playa, tirados en una hamaca paraguaya "patas pa´arriba". Pero no esto no es así, los surfistas somos personas "normales" que compartimos una misma pasión poco entendida por los que no practican el deporte. Algunos trabajan, otros estudian y otros tenemos la suerte que el deporte sea nuestro "trabajo". El ser surfista no es sinónimo de vago, en mi caso, por ejemplo, tengo preparador físico, psicólogo, nutricionista y entrenador táctico-técnico.

La mayoría de las personas y, sobre todo, las mayores piensan que por practicar surf, te drogás, lo dan por hecho. Es cierto que muchos de las personas que lo practican lo hacen, pero no pasa por ser surfista o no el hecho de que fumes o tomes. Es más, la mayor parte somos personas sanas, que nos cuidamos y cuidamos el entorno.

Cuando alguien me conoce y agarra un poco de confianza, la primera pregunta que me hace es si me tiño el pelo. El tener el pelo claro es debido a la cantidad de horas que estamos expuestos al agua salada y al sol. Y los que tenemos pelo largo no es solo por la "facha", sino que también es una protección natural ante los rayos del sol.

Otro mito muy común es que el surf es "fácil" y no es peligroso. Es todo lo contrario, es fácil si lo practicas siempre y con disciplina o para algún talentoso que nace con condiciones naturales. Y es un deporte extremo: por más que no siempre pase, hay veces que corrés grandes riesgos dentro del agua, y más si sos alguien nuevo en el deporte y no tenés mucha noción del mar.

Por otro lado, considerar al surf un deporte elitista es en mi opinión errado también. Lo único que se necesita hoy en día para surfear es una tabla y el mar. Si lo comparás con otros deportes, no creo que el surf sea mucho más caro. Lo que juega en contra es que no se puede practicar en cualquier lugar, se necesita el mar para hacerlo. Hoy en día por el mismo precio que te comprás unos championes de futbol profesional, te comprás una tabla. Y si no fuera así no se estaría masificando como viene sucediendo. No es un deporte ni de clase media, alta o baja: es un deporte como cualquier otro.

Por otra parte, es cierto que la mayoría de los surfistas desarrollamos cierta conciencia con la naturaleza y el entorno. Al ser un deporte que estamos continuamente en contacto con la naturaleza hace que la queramos cuidar. Para nosotros es esencial ayudar a conservar de la mejor forma el medio ambiente, debemos ser de los deportistas que mas se preocupan por ello. Al estar en el agua nos damos cuenta rápidamente cuando hay residuos o líquidos que no deberían estar en el océano. Este deporte me enseñó muchas cosas y una de ellas fue a cuidar el entorno donde vivo.

Por último, muchas veces se dice que el surf es un estilo de vida. Esto a mi parece que es cierto, es un estilo de vida. El "estilo" de vida del surfista es llevar una vida saludable, sana, en contacto con la naturaleza y consciente de lo que pasa en su entorno. Eso es el que intento llevar día a día, es el que me hace feliz y el que quiero transmitir diariamente.

Por Julián Schweizer

ESCRIBE

Julián Schweizer

Joven surfista uruguayo radicado en Costa Rica desde hace tres años. Además de ser campeón nacional de Longboard por partida doble, logró una Plata en un Panamericano y está clasificado para el LQS (Longboard Qualifying Series). Letras Saladas es un espacio donde relata sus peripecias mientras busca cumplir su sueño: conquistar el mundo del longboard.

Ver todas las columnas