Esteban García Lorenzo
Esteban García Lorenzo

Creatividad en (una) crisis

La crisis despierta nuestro lado creativo, tanto como la inspiración, la presión y la motivación.

03.05.2021 09:36

Lectura: 2'

2021-05-03T09:36:00
Compartir en

No es la primera vez que una crisis económica, y/o sanitaria, funciona como detonante para ejecutar nuestro lado creativo. Al igual que en 2001 y 2008, hoy podemos ver innumerables emprendimientos comerciales y artísticos nacidos de la crisis.

Estos proyectos tienen dos factores en común: necesidad y creatividad. Como el niño que llama la atención de los padres para obtener una galleta, la canción de amor que se escribe post ruptura, o el nuevo emprendimiento comercial. Es común ver que la creatividad se despierte en busca de soluciones.

Mucho se habla de la necesidad, con razones de sobra, pero poco sobre la creatividad. Vamos a centrarnos en este punto. Porque es un buen momento para entender, que si dominamos nuestra creatividad, quizás no tengamos que esperar otra crisis para poder vivir de lo que nos gusta.

La clave está en cómo nos relacionamos con la creatividad y cómo la definimos. Recuerdo a Dolina reírse de aquella interpretación, casi absurda, que presentaba a la creatividad como un adjetivo. Nos acostumbramos a explicaciones como "soy creativo", "mi hija es muy creativa", y otras por el estilo. Incluso peor, en el ámbito profesional otorgamos cargos "creativos" a personas que aún no saben lo que van a hacer mañana.

Vengo de ese rubro. Tengo algunas cosas aprendidas como para afirmar que la creatividad no es un don, sino un verbo. O más bien, un mix de los verbos crear y construir.

La creación es el resultado. La construcción es el proceso. A medida que nos dedicamos a la creatividad, comprendemos la importancia de ese proceso constructivo. Los aprendizajes, los cambios, los errores y los hallazgos, suceden siempre cuando el motor está encendido. La perfección no existe. Lo que hay es una mejora constante entre lo que hacemos hoy y lo que haremos mañana. Todo es proceso.

Ejecutar la creatividad, y monetizarla, es una forma de vida que seguramente todas las personas quieren alcanzar. Eventualmente veremos distintas herramientas y consejos para mejorar el proceso.
El primer paso es sacudir y despertar nuestro creativo. Con o sin crisis.

ESCRIBE

Esteban García Lorenzo

En 2012 fundó CARNE, Escuela de Arte & Creatividad, la cual extendió luego a otros países de América. Formó parte de importantes agencias publicitarias con las que obtuvo premios en festivales internacionales. Es Licenciado en Comunicación por la UM, fue docente de Creatividad en la UM e Instituto Bios. También es músico con su banda UFA.

Ver todas las columnas