Cybertario
Confianza

Confianza

La confianza es uno de los motores de la prosperidad y su ausencia el germen de la decadencia económica y social.

13.08.2014

Lectura: 3'

2014-08-13T12:23:00-03:00
Compartir en

La confianza es uno de los motores de la prosperidad y su ausencia el germen de la decadencia económica y social. Por eso es relevante saber cuánto confía la ciudadanía en los diversos actores sociales. ¿Cuánta confianza despierta, por ejemplo, el discurso político electoral? Por ahora, se ha centrado en la acumulación de propuestas que nadie lee, la exhibición de destrezas de diversa índole y judicialización de la contienda con acusaciones sobre hechos actuales o pretéritos. Con la denuncia de los ediles frentistas de Salto contra Germán Coutinho por presuntas irregularidades, los tres partidos mayores quedan bajo sospecha.

El camino es peligroso porque puede generar en la ciudadanía una percepción distorsionada sobre los excesos de sus gobernantes. Esto no quiere decir que los hechos con apariencia delictiva no deban ser denunciados ante la Justicia por estar en año electoral. El problema aparece cuando la acusación se utiliza como invectiva contra el adversario y no como un sano ejercicio de contralor cívico.

Los ciudadanos pueden sospechar que la acción no está inspirada en una genuina preocupación por el manejo de la cosa pública sino en un mero interés electoral. Pero además, el fuego cruzado abona la vieja tesis de que "los políticos son todos iguales", en la que se cebaron a su tiempo los dictadores. En cualquier caso, el resultado es devastador.

Ante este escenario de confrontación, no es de extrañar que la gente busque un ancla de confianza en los medios de comunicación. No porque estén exentos de contradicciones y miserias sino porque su diversidad y, en términos generales, sus reglas y procedimientos, se erigen como garantías de acceso a la verdad.

Según datos que surgen de una investigación realizada por destacados académicos de la Universidad de la República, los medios de comunicación gozan de la confianza del 56 por ciento de los encuestados. En segundo lugar aparece el Poder Legislativo con el 41 por ciento pero su valoración positiva trepa al 52 por ciento cuando los encuestados lo visualizan como un ámbito que representa a "los uruguayos en su conjunto". Por debajo aparecen otros actores e instituciones relevantes como el Poder Ejecutivo (38%), el Poder Judicial (33%), empresarios (31%), sindicatos (26%) y partidos políticos (21%).

Es probable que la baja popularidad de los partidos no tenga que ver con los debates y discusiones, en las que se enfrascan como consecuencia de sus distintas concepciones, sino con la imagen que tiene la ciudadanía sobre el proceder de los políticos. En cambio, la diversidad de voces que expresan tanto el Parlamento como los medios puede generar la sensación de que las diferencias se exponen públicamente y se someten al escrutinio del público.

Para los periodistas, esta confianza debe ser recibida con más responsabilidad que algarabía. Quizás no sea la consecuencia de la calidad de nuestro trabajo como de la necesidad del público de contar con este foro en el que se debate y difunden los asuntos relevantes y que conocemos con el nombre de periodismo.

ESCRIBE

Gerardo Sotelo

Con más de treinta años de trabajo como periodista, se destaca como conductor e informativista de radio y televisión.

Ver todas las columnas