Rumiando la vida
El techo es el cielo

"No importa dónde pasemos si estamos juntitos": Fausto, 11 años, tras el temporal

El Gordo Verde cuenta la historia de una mujer que puso un merendero y perdió casi todo por la reciente tormenta.
31.12.2018 10:11
2018-12-31T10:11:00

Fausto vive con su mamá Águeda (madre soltera,) seis gatos, dos perros y un hámster en el departamento de San José (Barrio Autódromo). Pero la familia no termina ahí. Hace tres años y 25 días que viendo las carencias del barrio, Águeda se decidió por abrir un merendero frente a su hogar.

Comenzó con una carpa donada muy generosamente por una señora feriante. Hoy cuenta con dos contenedores prontos pa' acondicionar, ya que sigue recibiendo casi 50 niños por día para merendar. Resulta que en su casita venía haciendo arreglos en el techo... y debido al temporal del sábado, terminó perdiendo las pocas chapas que le quedaban. Perdió todo el techo y algunos electrodomésticos por el agua. (Abajo dejo fotos).

"Los bomberos tan amables, me ayudaron esta mañana con todo... (me contaba Águeda) y ya dijeron que si el temporal vuelve, llame a la Policía que nos evacúan para un CAIF...". Se le quebró la voz y continuó: "Padre... hoy cuando vi cómo estaba todo, me senté al borde del contenedor y habré llorado fácil media hora sin parar.. hasta que llegó mi hijo con sus palabras: ‘No importa dónde pasemos mamá... si estamos juntitos'".

Gracias a Dios, con los papás de los jóvenes de la parroquia, logramos juntar lo necesario para su techo. Cuando le conté esta tarde, Águeda se emocionó mucho: "¡Gracias, Padre! Me doy cuenta que Dios nunca nos abandona. Cuando pensé que estaba tocando fondo, casi en situación de calle, fue que descubrí que en realidad no perdí el techo... ¡sino que mi techo, pasó a ser el mismo Cielo!".

Se nos termina un nuevo año. No sé cómo nos habrá agarrado a cada uno. Sólo te deseo que nos encuentre "bien juntitos" (dijera Fausto) con los nuestros. Aunque sea, unidos de corazón a la distancia. Pero unidos. Que podamos comenzar el nuevo año, valorando y agradeciendo lo mucho que hemos recibido, vivido y generado en este 2018... Y sea cual sea la circunstancia en la que estés: ojalá que en este 2019... en todo lo que te propongas, puedas descubrir que ¡nuestro techo es el Cielo!

De corazón: ¡muy feliz 2019!
Gordo Verde

ESCRIBE

Juan Andrés ''Gordo'' Verde

Ex rugbista -llegó a jugar en Los Teros juveniles-, autor del libro "Entre amigos" y conferencista, hoy ordenado sacerdote por la Iglesia Católica. Activo en las redes sociales, en sus mensajes suele reflexionar sobre los valores y las pequeñas grandes cosas de la vida cotidiana.

Ver todas las columnas