Cybertario
“El inmóvil bajo fondo que entorpece el camino de todo lo que avanza”

“El inmóvil bajo fondo que entorpece el camino de todo lo que avanza”

Respuesta a un email remitido por la Lista 4.

11.01.2016

Lectura: 6'

2016-01-11T11:53:00-03:00
Compartir en

Señores y señoras de la Lista 4

Acabo de leer un mail escrito por ustedes la semana pasada, inspirado en mi columna titulada "Olesker, el rey mago". No quisiera andar con vueltas: el mail me resultó una verdadera inmundicia. Una de esas que sólo pueden ser escritas por un imbécil o un fascista, si no es que le cabe al redactor ambas condiciones. Lo de fascista no está referido a cuestiones ideológicas (aunque podría estarlo) sino a la conducta de responder ideas con agravios y linchamiento. En todo caso, fue escrito con absoluta deshonestidad intelectual, lo que resulta particularmente preocupante si se considera que el brulote pudo ser avalado por un profesor de filosofía, un docente universitario y un diputado.

La inmundicia está presente desde el comienzo: el hecho de que haya sido publicado en El País, "el diario de la dictadura" (un día después lo publicó Montevideo Portal, de quien no puede decirse lo mismo) es un argumento que no refuta el contenido sino que busca desacreditar al autor. Es una falacia "ad hominem" que no debería cometer un estudiante de Filosofía del IPA de 1er. Año. Si alguien escribe "la Tierra gira alrededor del Sol" en El País, y otra persona afirma que "la Tierra es el centro del Universo" en algún pasquín del socialismo babieca, que ustedes representan, ¿cuál considerarían que tienen la razón? No, no... No es para que me respondan. Tengo claro que ustedes aprobarían el segundo, porque el primero seguramente sea parte de un plan de la derecha para desorientar a las fuerzas del cambio y el segundo expresa apenas una de las contradicciones propias de quien busca la liberación nacional y el socialismo.

La segunda inmundicia, que contradice lo que la columna claramente establece, es pretender que yo se la dedico al Partido Socialista. No vale la pena detenerse en este aspecto que ustedes saben falso. Son unos inmorales, dicho esto sin ánimo de ofender. Podría decir, si los ofende, que son un grupo de gramscianos profundos.

La tercera inmundicia es afirmar que tengo la intención de perjudicar a Daniel Olesker. Para seguir con las canalladas, utilizan la primera persona del plural pretendiendo incluirme en un presunto plan de "la derecha", de atacarlos. Si el plan existe lo desconozco y si supiera de su existencia, jamás formaría parte de él. Sin embargo, dudo mucho que alguien (de derecha o de izquierda) que tenga un poco de respeto por su tiempo, lo dedique a atacar a la Lista 4. Por eso mismo, y porque no suelo hacerlo en ningún caso, no pretendo "incidir en la interna del PS". Sólo un grupo de ortodoxos atolondrados, valga la redundancia, puede plantear semejante estupidez.

Pero como los canallas no pueden evitar actuar como canallas, continúan: "esta columna, que además hace referencia a compañeros que se fueron del Partido, involucrándolos ahora en una interna a la que renunciaron y que ya nos les pertenece". Hay que ser un imbécil recalcado para suponer que una correlación de hechos y protagonistas, hecha por un tercero, involucra o pretende involucrar a personas que decidieron dejar el Partido Socialista. Lo que pretende está claro en el artículo, lo saben y no les gusta; por eso reaccionaron de manera furibunda.

Finalmente, no soy quien para darles consejos. En primer lugar porque hace mucho tiempo que no pertenezco al Partido Socialista y en segundo porque no los recibirían de buen talante. Apenas me tomo el atrevimiento de sugerirles dos cosas: 1) consideren la posibilidad de que, fuera de la nube de gases tóxicos en la que viven, haya gente que piense y actúe en la vida con decencia y libertad intelectual, y 2) procuren actuar de igual modo.

No quiero despedirme de ustedes sin recordar al gran Emilio Frugoni en uno de sus versos: yo creo que ustedes son el "inmóvil bajo fondo que entorpece el camino de todo lo que avanza".

El email de la Lista 4

LA ÚNICA DISPUTA ES CON LA DERECHA

En el día de hoy Gerardo Sotelo nos dedicó su columna en el El País, el diario de la dictadura. Tiene todo el derecho a hacerlo y nosotros a dar nuestro punto de vista sobre lo que allí afirma.

Nos dedicó, decimos, porque se la dedicó al Partido Socialista, descalificando y tergiversando sus ideas y definiciones programáticas, y directamente a Propuesta Socialista Lista 4 y a nuestro candidato a Secretario General Daniel Olesker, afirmando que el triunfo de esta opción en la interna sería muy malo, o sea, muy malo para ellos, para la derecha que no para de atacarnos.

Esta columna, que además hace referencia a compañeros que se fueron del Partido, involucrándolos ahora en una interna a la que renunciaron y que ya nos les pertenece, nos reafirma en el camino que estamos transitando. Como decía el Polo - que al igual , que José Díaz y otros compañeros fue tantas veces atacado por los grandes medios desinformativos - deberíamos preocuparnos si la derecha nos alabara, que nos pegue es lo que corresponde.

¿Pretende Sotelo desde El País incidir en la interna del PS? Parece estéril. Hay que decirlo claro: lo que se debate en esta campaña no es la línea política que el Partido ya laudó y que tanto les duele, sino cuál es la mejor propuesta colectiva para llevarla adelante.

¿Por qué si salimos definidos a recuperar la iniciativa programática y política de la izquierda y a recomponer el vínculo con el movimiento social se molestan tanto? ¿No será que es exactamente eso lo que debemos hacer? ¿O habrán creído que la ofensiva de derecha que vive América Latina nos encontraría dormidos y no tendría respuesta aquí?

Para esta etapa se necesita valentía y liderazgo, capacidad de confrontación con los sectores que vienen desaforados por recuperar todo el poder, y mucha, mucha, capacidad de construcción y propuesta con la gente. Si tenemos eso la derecha se preocupa, y no es para menos.

El episodio de hoy no es el primero ni será el último: estos actores juegan en nuestra contra, y es razonable. Esta situación nos recuerda algo simple y claro que a veces se pierde de vista: la verdadera y única disputa que tenemos los socialistas y frenteamplistas es con la derecha y nuestra sensatez es la del pueblo, no la que ellos nos piden, o sea no la de hacerles concesiones y parecernos.

Los y las socialistas tenemos que estar claros: las propuestas que el Partido definió para estos tres años no se cambian por más ofensiva mediática que debamos soportar. El Partido decidió transitar un camino, el de su historia, el de aportarle ideas claras y trabajo colectivo a la izquierda uruguaya. Allá vamos.

 

ESCRIBE

Gerardo Sotelo

Con más de treinta años de trabajo como periodista, se destaca como conductor e informativista de radio y televisión.

Ver todas las columnas