Medioambiente
Genes al rescate

Proponen usar ingeniería genética en especies para combatir cambio climático

Organismos sintéticos podrían detener cambios catastróficos o restablecer condiciones adecuadas para mantener ecosistemas.
11.07.2018 15:51
2018-07-11T15:51:00

Usar ingeniería genética para modificar organismos y ayudar con ello a contrarrestar el impacto del cambio climático es la propuesta de investigadores de centros españoles, publicada hoy en la revista Royal Society Open Science.

El trabajo ha sido liderado por el investigador Ricard Solé, que propone utilizar la ingeniería genética y la biología sintética en especies como posible actuación futura para modificar los ecosistemas en peligro por el cambio climático.

Según Solé, "los organismos sintéticos tienen un gran potencial, podrían detener cambios catastróficos o restablecer condiciones adecuadas para mantener ecosistemas diversos".

"Un primer paso en esta dirección es el desarrollo de modelos matemáticos que nos permitan decidir las mejores estrategias de bioingeniería de la biosfera", señaló el responsable de un estudio realizado por el Laboratorio de Sistemas Complejos del Instituto de Biología Evolutiva y el Centro de Investigación Matemática (CRM).

Los investigadores plantean modificar genéticamente una especie de microorganismo determinada, que ya se encuentra presente en el contexto ecológico y, como habría riesgo de que se expandiera y se convirtiera en invasora, proponen hacerla dependiente de la interacción con otros seres vivos.

Los autores han estudiado la situación de los ecosistemas semidesérticos, donde el aumento de temperatura provocará una transición brusca hacia el estado desértico y han visto que un componente clave de este ecosistema es la capa llamada corteza del suelo, donde viven varios organismos, entre los que se encuentran las cianobacterias.

Así, plantean la posibilidad de modificarlas genéticamente para que mejoren la retención de agua en la corteza, lo que permitiría expandir la cubierta vegetal.

También han explorado una estrategia para afrontar la acumulación de residuos plásticos en los ecosistemas acuáticos y creen que un microorganismo modificado utilizaría los restos de plástico en los océanos como sustrato y las destruiría.

Según Solé, el sistema sería autolimitado, por lo que una vez hubiera hecho su función y no quedara plástico, el organismo ya no podría sobrevivir.

EFE