Contenido creado por Santiago Magni
Medioambiente

Nuestra fauna

Piden que se reglamente kitesurf en área protegida Laguna Garzón porque afecta a las aves

Organizaciones y especialistas en aves explicaron a Montevideo Portal que “se han hecho denuncias” y aún “no hay reglamentación” al respecto.

23.10.2020 15:06

Lectura: 4'

2020-10-23T15:06:00
Compartir en

La Laguna Garzón es una de las 16 áreas protegidas del Uruguay.

La fauna de la zona se caracteriza por la presencia de aves, como cisnes de cuello negro, gansos blancos, flamencos, teros reales, garzas blancas, chorlos, ostreros, gallaretas, gaviotas y gaviotines. Entre los peces, se encuentran el bagre negro, la lisa, la corvina blanca, la lacha y el lenguado. También se puede hallar guazuvirás y carpinchos.

Sin embargo, desde hace unos años, las aves se ven afectadas por la actividad deportiva del kitesurfing que se desarrolla en varias partes de la laguna costera sin una regulación.

En diálogo con Montevideo Portal, Victoria Pereira, integrante de la Fundación de las Lagunas Costeras, explicó que "el tema del kite surf no está reglamentado en la Laguna Garzón".

"No hay zonas o momentos de exclusión para ese deporte náutico. Es importante que eso exista porque es un territorio donde hay un ecosistema muy rico en cuanto a su diversidad, donde hay peces, aves, y se genera un impacto por una actividad del hombre sin control", agregó.

Pereira dijo que desde la fundación solicitaron a las autoridades "en varias ocasiones" que se "haga un mapa del territorio donde se estipule en qué zonas no y en qué zonas sí y bajo qué condiciones puede hacerse este deporte".

"La principal característica de la laguna costera es su comunicación con el mar. En la Laguna Garzón eso es de forma irregular, solo cuando está la barra abierta. Uno de los lugares donde se realiza mayormente esta actividad, los días de viento, es en ese sitio donde más presencia hay de peces u otras especies, cuando la barra está abierta", añadió.

Un tema de larga data

Thierry Rabau, especialista belga en aves que advirtió sobre el tema en un informe que publicó en el año 2016, dijo a Montevideo Portal que "hay que pensar en compartir el espacio" y que "las autoridades trabajan en un plan de contingencia, pero puede llevar más tiempo de lo que uno desea".

Varias especies acuáticas utilizan el área como sitio de forrajeo y descanso durante el periodo no reproductivo.

Rabau sostuvo que el kitesurf "implica movimiento" y se puede molestar en algunos "sitios donde hay bancos de arena donde hay muchas aves, que son un lugar privilegiado para ellas, donde reposan".

"Hay que ver qué lugares se pueden autorizar para tener control. Esperemos que las medidas que se tomen ayuden a la conservación de las especies, ya que hasta ahora en Uruguay no hay una legislación al respecto. Todo está por hacer", añadió.

Rabau señalaba en su informe que "los desplazamientos bruscos de los kitesurfistas, y de sus velas provocan un ahuyentamiento de la avifauna y hace aumentar fuertemente la distancia mínima de alejamiento correspondiendo a su zona de confort".

Cartas en el asunto

Lourdes Casas, médica veterinaria y encargada de la Sociedad para la Conservación de la Biodiversidad de Maldonado (Socobioma), dijo a Montevideo Portal que hace más de un año presentaron, junto a la Conservación de Especies Nativas del Uruguay (Coendú) "una denuncia por ese problema".

"El tema es tratado cuando se reúne la Comisión Asesora de la Laguna Garzón. Se han reunido y todavía no hay un pronunciamiento hacia ninguna forma, de si se permite o no. Por lo que van a seguir practicando ese deporte", aseguró.

Casas señaló que presentaron la denuncia a la Dirección Nacional del Medio Ambiente ya que "las aves ven a quienes practican kitesurf como un depredador grande y por eso se van".

"Como estamos hablando de un área protegida no se debería practicar ningún tipo de deporte, menos de ese estilo", señaló Casas.

En la denuncia presentada por Coendú y Socobioma advertían que las desembocaduras de la Laguna Garzón "son sitios críticos principalmente en primavera y verano ya que a partir de setiembre suelen encontrarse grandes bandadas de gaviotines sudamericanos que si bien no nidifican en nuestras costas pueden verse perjudicados en sus sitios de parada en la migración y en diciembre comienza la nidificación de gaviotín chico (Sternula superciliaris) en esas áreas".

"Dentro de las lagunas tampoco es recomendable el desarrollo de esta actividad por la importancia que tienen las lagunas para las aves y además son sitios de invernada y muda de muchas de ellas que es cuando están particularmente vulnerables a los disturbios", aseguran las organizaciones.

Montevideo Portal