Contenido creado por Santiago Magni
Ciencia

Lo que vendrá

Mombrú: Instituto de Vacunas busca que el país aporte “desde la creación del conocimiento”

El decano de la Facultad de Química dijo a Montevideo Portal que con este proyecto se prevé producir vacunas prexistentes y propias en Uruguay.

20.09.2021 09:15

Lectura: 8'

2021-09-20T09:15:00
Compartir en

Por Santiago Magni

La Universidad de la República (UdelaR) avanzó en retomar la investigación y fabricación de vacunas para humanos y animales en Uruguay. La Cámara de Diputados aprobó en el mes de agosto redireccionar $ 7 millones para la creación de un Instituto Nacional de Investigación en Vacunas, que permita producir y encargarse de habilitar vacunas que vengan del exterior. En un contexto de avances científicos y fabricación de la vacuna contra la covid-19 en “tiempo pandémico”, Uruguay apuesta a la “producción de conocimiento” mediante un “proyecto movilizador”. En diálogo con Montevideo Portal, el decano de la Facultad de Química, Álvaro Mombrú, contó cuáles son los objetivos del proyecto y por qué “invertir en ciencia y tecnología es muy importante”.

MP: ¿Cómo surgió la posibilidad de presentar este proyecto?

AM: La idea de la presentación por parte de la UdelaR dentro del planteo presupuestal para la Rendición de Cuentas para el año que viene del Instituto Nacional de Vacunas surgió por el rector Rodrigo Arim. Él planteó ese camino para trabajar y se formó un grupo de trabajo, del que formé parte, que tenía que ver con la propuesta presupuestal. Me encargué de la coordinación del equipo de trabajo que iba a delinear la propuesta que fue la que finalmente se presentó. Es una propuesta preliminar que viene respaldada por varias facultades de la UdelaR, dentro de ese grupo había integrantes de Facultad de Ciencias, Medicina, Ingeniería, Veterinaria, Química. La intención era no solamente que fuera una propuesta exclusivamente universitaria, sino que invitamos, y participaron, investigadores del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), del Institut Pasteur Montevideo y del Instituto de Investigaciones Biológicas Clemente Estable (IIBCE), todos quienes tuvieran incumbencia en el tema vacunas, humano y del punto de vista veterinario. Por ello decimos que es una propuesta que la universidad la presenta, pero se trata de un instituto nacional porque es una idea que trasciende lo universitario y plantea trascender el entramado científico-tecnológico del país con incumbencia en la temática. La idea es que el primer año, 2022, tengamos la preparación de un proyecto ejecutivo en donde estudiemos bien cómo va a ser el futuro instituto. Ese estudio tiene que ser con todas las aristas, con conocimiento de institutos semejantes que existan a nivel mundial. A nivel regional ya existen, los tenemos identificados y estamos en comunicación con ellos. Esta temática, con lo que ha ocurrido con la pandemia y la emergencia sanitaria a nivel global, es de relevancia y ha cobrado notoriedad pública. Es nuestra intención aprovechar las experiencias que existen en otros lados adaptándolas a lo que Uruguay quiere de su propio instituto, esas son todas las definiciones que vamos a tener que tomar el año que viene, como qué tecnologías vamos a usar, qué equipamientos vamos a tener, hacia dónde vamos a apuntar, la sostenibilidad futura del instituto. Todo ese trabajo arduo nos espera para 2022.

MP: ¿Tuvo importancia el contexto de pandemia y los avances de la ciencia para presentar la idea?

AM: Sin ningún lugar a dudas tuvo que ver. Demostró sobre todo a la población y la comunidad en general, la importancia de disponer de recursos científico-tecnológicos de calidad que permitieran a un país poder trabajar de forma autónoma en un montón de aspectos que tenían que ver con la pandemia. Fue una demostración muy grande de que invertir en ciencia y tecnología es muy importante. Yo pido que la sociedad piense qué era lo que pasaba por la mente de cada uno de nosotros en marzo o en abril de 2020, la incertidumbre, el desconocimiento, las dudas, el temor que en general tenía la población y cómo a través de nuestros científicos fue teniendo respuestas, certidumbre, claridad sobre qué era lo que había que hacer y lo que no había que hacer. Esto ahora lo conocemos a través de la vacunación importante que ha tenido nuestra población y tenemos otro tipo de vida, pero sabemos cuáles son las actividades de riesgo que pueden implicar que una persona pueda eventualmente contagiarse. Lo global no nos es ajeno, disponer de recursos propios, humanos, infraestructura, devolvió al país la posibilidad de seguir funcionando, viviendo, trabajando, y eso demostró la importancia de la ciencia.

Foto: Javier Noceti/Montevideo Portal

Foto: Javier Noceti/Montevideo Portal

MP: ¿Hay conformidad con el monto acordado para este proyecto?

AM: Aunque el monto que solicitamos originalmente, y que fue votado, puede parecer bajo trae el respaldo que como política de Estado interpretamos nosotros se le da a este instituto. Eso tiene un valor inconmensurable para nosotros como científicos para redoblar nuestro esfuerzo y para poder saber que el país valora la importancia de la actividad científica en este tipo de cosas. También es importante a nivel internacional, de inversores, organismos de financiamiento. El hecho de que el país haya dado un sí es una gran señal de confianza en que vamos a tener una actividad que va a ser continuada, que va a culminar con la construcción y el funcionamiento del instituto, y por lo tanto, al país se lo mira de otra manera.

MP: ¿Cómo será la distribución de los recursos asignados?

AM: Eso lo hemos discutido. Va a tratar de cubrir todo, desde la investigación básica hasta la producción en escala piloto. Sabemos que hay que cubrir todas las áreas que unen estos dos puntos que en principio están un poco distantes, después la forma en cómo lo vamos a ir desarrollando, los mecanismos a los cuales vamos a apelar se analizarán, como un posible llamado internacional. Contamos con una comunidad científica de gran fortaleza y de gran reputación, con contactos a nivel internacional. Puede haber algún área donde necesitemos reforzar, ya que es algo nuevo la producción de vacunas, lo iremos viendo a medida que delineemos el proyecto ejecutivo y después que empecemos a funcionar.

Foto: Javier Noceti/Montevideo Portal

Foto: Javier Noceti/Montevideo Portal

MP: ¿Estará la posibilidad de producir vacunas nuevas y ya existentes?

AM: Eso lo hemos contemplado, nos va a movilizar otro tipo de cosas, que tienen que ver con reglamentaciones, propiedad intelectual y su protección. Es muy movilizador este proyecto porque quiere poner al país en condiciones de empezar a aportar desde la propia creación del conocimiento. En ese marco se prevé desde llevar adelante trabajo, producción, evaluación de vacunas prexistentes, hasta la producción propia. Estamos hablando a nivel humano y veterinario, donde existen un montón de patologías que pueden ser mejorables a ser atendidas. Somos muy optimistas, esto nos permite la entrada desde conocimiento propio o externo en lo humano o veterinario.

MP: ¿Cuáles son los objetivos del proyecto y qué impacto tendrá en la sociedad?

AM: El objetivo directo es que el país tenga un papel importante a la hora de tener respuestas ante patologías como las que hemos vivido en este último año y medio, u otras que surjan en el futuro. Que el país sea un atractor de inversiones para la producción masiva a nivel de país y para exportación de productos de estas características. Vimos en el grupo de trabajo que un efecto muy importante sería que el país pueda incursionar en medicamentos biológicos de alto costo, algo en lo que el país está ajeno y es una problemática que muchos uruguayos han vivido. Vamos a empezar a dar respuestas con tecnologías de alto valor agregado, entonces son muchísimos los beneficios que Uruguay va a tener con la instalación de este instituto.

Foto: Javier Noceti/Montevideo Portal

Foto: Javier Noceti/Montevideo Portal

MP: ¿Están definiendo en qué predio se va a instalar el instituto?

AM: Se está por definir, es algo que no lo hemos discutido. En principio estamos pensando que sería preferible que tenga cercanía con instituciones científicas ya existentes, que tenga predio suficiente como para construir y esté en región metropolitana. Hay varios lugares posibles, Malvín Norte es una posibilidad, Pando otra, las cercanías con la nueva Facultad de Veterinaria es otra. Estas características se cumplen en varios lugares y es una discusión muy interesante que vamos a tener que dar.

MP: ¿Cómo visualiza la participación y el rol de la Facultad de Química en este proyecto?

AM: La Facultad de Química tiene participación por varios aspectos en este proyecto, en todas las áreas de tecnología farmacéutica sin dudas la facultad tiene una incumbencia y misión concreta dentro del funcionamiento de este instituto. Afortunadamente y por lo transversal que es el área científica nuestros investigadores tienen trabajo conjunto, colaborativo, con investigadores del Institut Pasteur, de Facultad de Ciencias y Veterinaria, por lo que dentro de áreas interdisciplinarias la Facultad de Química puede hacer aportes a través de sus egresados, investigadores actuales, futuros, y estudiantes a través de este instituto que va a poder llevar adelante, por ejemplo, trabajos de posgrados y formación en áreas químicas y relacionadas. También habrá formación en áreas biológicas, de ingeniería, tecnología, va a ser una experiencia muy rica en todo sentido y creemos que realmente la apuesta que está haciendo el país va a redundar en muy buenos beneficios para los años futuros.

Por Santiago Magni


Te puede interesar BID “sumamente interesado” en creación de un Instituto Nacional de Vacunación en Uruguay