Contenido creado por Santiago Magni
Fauna uruguaya

Nuestra fauna

Lagartija verde de cuatro dedos: durante apareamiento el macho exhibe un llamativo color

Esta lagartija de hábitos diurnos se alimenta principalmente de artrópodos y sus larvas, entre los que incluye escarabajos, grillos, arañas, termitas y cucarachas. Construye cuevas profundas bajo

01.07.2021 13:04

Lectura: 2'

2021-07-01T13:04:00
Compartir en

Lagartija verde de cuatro dedos (Teius oculatus)

Otros nombres: lagartija verde, teyu oriental o teyú-í.

Identificación: cuerpo alargado que alcanza los 12 cm sin contar la larga cola que duplica esa longitud. Patas posteriores con 4 dedos, anteriores con 5. Presenta colores verdes y pardos, con dos líneas blancas a ambos lados del cuerpo acompañadas por un patrón de manchas negras irregulares. Vientre blanco.

Distribución: sur de Brasil (Paraná, Rio Grande do Sul), Paraguay, Argentina (Chaco, Corrientes, Formosa, Santa Fe, Entre Ríos, San Luis, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires) y Uruguay. Se infiere presencia en todo el territorio nacional.

Hábitat: zonas rocosas, matorrales, arenales, pradera abierta, pastizal húmedo y riberas de arroyos encon-trándose incluso en zonas urbanizadas.

Comportamiento: esta lagartija de hábitos diurnos se alimenta principalmente de artrópodos y sus larvas, entre los que incluye escarabajos, grillos, arañas, termitas y cucarachas. Construye cuevas profundas bajo piedras o troncos.

Reproducción: el apareamiento ocurre en primavera. Durante esta época el macho exhibe un llamativo color turquesa a los lados del cuerpo. La puesta es de 2 a 8 huevos blancos; estos son depositados bajo rocas o dentro de hormigueros para aprovechar las condiciones de alta humedad y temperatura.

Situación poblacional: Preocupación Menor (LC-UICN) a escala global y nacional.

Curiosidades: entre sus depredadores se encuentra el chimango y varias especies de culebras como la pare-jera y la culebra de Peñarol. Ante una amenaza huye velozmente, pudiendo llegar a desplazarse sobre sus patas posteriores. En suelos sueltos cava a gran velocidad, enterrándose para refugiarse. Otro mecanismo de defensa que utiliza (al igual que otros reptiles) es recurrir a la autotomía caudal, es decir, a la autoamputación de la cola para así distraer a los depredadores y poder huir.

Dónde la puedo ver: La Charqueada, Solymar, Portezuelo, entre otros.

Compiladora: Natalia Villar - Coendu.

Revisor: Santiago Carreira - Laboratorio de Sistemática e Historia Natural de Vertebrados, Instituto de Ecología y Ciencias Ambientales, Facultad de Ciencias (UdelaR). Sección Herpetología, Museo Nacional de Historia Natural.