Contenido creado por
Tecnología

Por The New York Times

La búsqueda de un cargador común para todos los teléfonos de la UE es un revés para Apple

El jueves, la Unión Europea anunció sus planes para convertir a los conectores USB-C en el puerto de carga estándar para todos los teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos electrónicos vendidos en el bloque, una iniciativa que buscará reducir el desperdicio ambiental, pero que quizás afectará más a Apple.

24.09.2021 19:17

Lectura: 5'

2021-09-24T19:17:00
Compartir en

Por The New York Times | Elian Peltier

El jueves, la Unión Europea anunció sus planes para convertir a los conectores USB-C en el puerto de carga estándar para todos los teléfonos inteligentes, tabletas y otros dispositivos electrónicos vendidos en el bloque, una iniciativa que buscará reducir el desperdicio ambiental, pero que quizás afectará más a Apple.

Aunque es una estrategia agresiva, esto representaría un mandato muy esperado en la toma de decisiones de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo del bloque, respecto a la fabricación de productos. Apple, cuyos iPhone están equipados con un puerto de carga diferente, se ha opuesto durante mucho tiempo al plan, argumentando que reprimiría la innovación y generaría más desechos electrónicos porque todos los cargadores actuales que no son USB-C se volverían obsoletos.

Es probable que la nueva legislación entre en vigor en 2024 porque primero debe ser aprobada por el Parlamento Europeo y luego sería implementada por los fabricantes. Además de los teléfonos, se aplicaría a cámaras, auriculares, altavoces portátiles y consolas de videojuegos.

Los cargadores inalámbricos no se verían afectados, pero el cambio principal sería para los iPhone, que actualmente tienen un puerto de carga Lightning exclusivo.

“¿Qué estamos ofreciendo? Más libertad, menos costos” y menos desechos electrónicos, dijo el jueves Thierry Breton, el comisionado europeo de Comercio, en una conferencia de prensa.

Muchos legisladores del Parlamento Europeo aplaudieron la medida.

“Es completamente absurdo pedir a los europeos que paguen por un cargador nuevo cada vez, mientras nuestros cajones están llenos de estos”, dijo Saskia Bricmont, una legisladora ecológica.

Algunos analistas de la industria tecnológica criticaron la decisión.

“Esta es una manera muy estúpida de abordar el diseño y la estandarización de productos”, dijo en Twitter, Benedict Evans, un analista de tecnología. “¿Qué sucederá en 5 años cuando alguien quiera usar un conector mejor?”.

Aun así, si la legislación se promulga según lo propuesto por la Comisión Europea, se volverá ilegal vender un dispositivo electrónico sin un puerto de carga USB-C. Apple tendría que instalar un puerto USB-C en sus productos vendidos en todo el bloque, dijo un funcionario de la comisión y señaló que la compañía ya vende sus nuevos iPad con esos puertos de carga.

La propuesta legislativa es el último revés en Europa para Apple, que los reguladores de la UE han acusado de mantener tarifas injustas en servicios rivales de emisión en directo de música como Spotify, que dependen de la App Store para llegar a los clientes. También enfrenta una investigación sobre su servicio Apple Pay, que es el único servicio de pago disponible para los productos Apple y que funcionarios de la UE han dicho que podría violar las reglas de competencia del bloque.

Daniel Ives, director general de investigación de acciones de Wedbush Securities, calificó la propuesta de la UE como un “puñetazo en el estómago para Apple” que obligaría a la empresa a adaptar su diseño y cadena de suministro y costaría hasta 1000 millones de dólares.

“Esto lleva la batalla entre Apple y la Unión Europea al siguiente nivel”, dijo Ives. “Es como obligar a Netflix a ofrecer la proyección a través de videograbadoras junto con la emisión en directo”.

Los funcionarios de la UE y los legisladores en el Parlamento Europeo han estado abogando por un cargador común desde 2009, cuando había más de 30 opciones de carga en el mercado, y que ahora se han reducido a tres. Los funcionarios y legisladores han argumentado que menos cables sería más conveniente para los usuarios y mejor para el medioambiente, ya que los cargadores de teléfonos móviles son responsables de 11.000 toneladas de desechos electrónicos al año en todo el bloque, según estimaciones de la Comisión Europea.

Pero Apple también ha argumentado que, si la Unión Europea hubiera impuesto un cargador común en 2009, habría restringido la innovación que llevó a los conectores USB-C y Lightning. En un comunicado, Apple dijo que, si bien acogió con satisfacción el compromiso de la Comisión Europea de proteger el medioambiente, favoreció una solución que abandonó el lado de la interfaz de carga del dispositivo abierto a la innovación. La Comisión Europea dijo que también exigirá a los fabricantes que vendan dispositivos sin cargadores: si una opción que incluye el cargador está disponible, se tendría que ofrecer una opción del mismo producto que no lo incluya. Un iPhone de Apple, conectado a un cable Lightning, es usado para transmitir un servicio religioso en Chapel Hill, Carolina del Norte, el 15 de marzo de 2020. (Eamon Queeney / The New York Times)