Contenido creado por
Ciencia

Por The New York Times

Cómo afecta el ‘bamboleo’ de la Luna el aumento en las mareas

A veces, la Luna parece moverse de manera misteriosa.

19.07.2021 20:23

Lectura: 6'

2021-07-19T20:23:00
Compartir en

Por The New York Times | Jacey Fortin

A veces, la Luna parece moverse de manera misteriosa.

En general, lo hace en círculos y óvalos, según la perspectiva. Sin embargo, hay algo más —un denominado bamboleo— que anima esas rotaciones y revoluciones. De acuerdo con un estudio publicado la semana pasada, se espera que el fenómeno provoque más inundaciones en la Tierra a mediados de la próxima década.

Aunque esto puede sonar alarmante, el bamboleo no es nada nuevo. Es una oscilación regular de la cual los humanos han sabido durante siglos y es uno de muchos factores que pueden exacerbar o contrarrestar el aumento en los niveles del mar, además de otras variables como el clima y la geografía.

Los autores del estudio, publicado en la revista científica arbitrada Nature Climate Change, buscaron desenmarañar todas esas variables en un esfuerzo por mejorar las predicciones sobre el futuro de las inundaciones. Sus resultados enfatizaron una realidad básica que no está relacionada con el movimiento de la Luna: nuestros océanos están subiendo a causa del cambio climático.

“Las comunidades costeras están casi hasta el tope debido a las décadas de aumento en los niveles del mar”, comentó William V. Sweet, oceanógrafo de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica y uno de los principales autores del artículo.

El aumento de las temperaturas debido a las emisiones de gases de efecto invernadero no es la única causa de que haya un mayor riesgo de inundaciones, y el trabajo exploró la interacción de muchas variables que empujan y jalan los niveles oceánicos.

“Es de una gran ayuda para diagnosticar y desenredar la predictibilidad de la marea y sus potenciales impactos a lo largo de la costa”, agregó Sweet.

No obstante, en la información divulgada por los medios sobre el estudio, pareciera que una variable particular captó casi toda la atención: la Luna se bambolea. El estudio advirtió que debemos esperar que este bamboleo aumente las mareas altas a mediados de la década de 2030, pero también mostró que esta predicción no impacta de manera uniforme a las líneas costeras en todas partes.

En un comunicado de prensa de la NASA presentado la semana pasada se señaló lo siguiente: “El bamboleo no tiene nada de nuevo ni peligroso; se le mencionó por primera vez en 1728. Lo novedoso es cómo uno de los efectos de bamboleo de la fuerza gravitacional de la Luna —la principal causa de las mareas de la Tierra— se combinará con el aumento de los niveles del mar debido al calentamiento del planeta”.

Entonces, ¿de dónde proviene, con exactitud, este bamboleo?

Primero que nada, un poco de antecedentes: la fuerza de gravedad de la Luna sobre una Tierra giratoria en esencia es la causa de las mareas altas en este planeta. En la mayoría de las playas, se ven dos mareas altas cada 24 horas.

La Luna también gira alrededor de la Tierra más o menos una vez al mes y esa órbita es un poco inclinada. Para ser más precisos, el plano orbital de la Luna alrededor de la Tierra está en una inclinación aproximada de 5 grados en comparación con el plano orbital de la Tierra alrededor del Sol.

Por eso, la trayectoria de la órbita lunar parece fluctuar con el tiempo, de esta manera completa un ciclo entero —al cual a veces se le llama ciclo nodal— cada 18,6 años. “Esto sucede a una escala muy lenta”, comentó Benjamin D. Hamlington, coautor del artículo que dirige el Equipo Científico del Cambio del Nivel del Mar de la NASA. “Creo que ‘precesión’ es una palabra más específica que ‘bamboleo’”.

En ciertos puntos a lo largo del ciclo, la fuerza gravitatoria de la Luna proviene de un ángulo tal que provoca que una de los dos mareas altas del día sea un poco más alta, a costa de la otra. Eso no quiere decir que la Luna misma se esté bamboleando ni tampoco que su gravedad esté jalando necesariamente nuestros océanos más o menos de lo usual.

“El énfasis en el ciclo nodal es un poco distinto del mensaje que queremos comunicar”, mencionó Hamlington. Sin embargo, agregó que valía la pena prestar atención al fenómeno.

Se espera que durante la próxima década sea cada vez más frecuente ver inundaciones récord a causa de las mareas altas relacionadas con el cambio climático y la gente que quiere pronosticar con precisión ese riesgo debe trabajar con mucho ruido en los datos, entre ellos los patrones climáticos, los fenómenos astronómicos y las variaciones regionales de las mareas.

El bamboleo de la Luna es parte de ese ruido, pero siempre ha mantenido su propio ritmo lento y constante.

“Simplemente actúa en el fondo cuando aumentan los niveles del mar”, comentó Brian McNoldy, investigador sénior asociado de la Escuela de Ciencias Marinas y Atmosféricas Rosenstiel de la Universidad de Miami.

“Durante su fase ascendente más veloz, actúa para mejorar el nivel real del mar y, durante su fase descendente más rápida, como ahora, actúa para contener el nivel real del mar”, dijo McNoldy, quien ha escrito sobre el ciclo nodal lunar, pero no fue parte del estudio de Nature. “No es parte de las proyecciones del aumento del nivel del mar porque no es un aumento del nivel del mar; tan solo es una oscilación”.

Al margen de otras variables —y hablando de manera muy general; pues, cada región es distinta—, el efecto del bamboleo podría provocar que los niveles de las mareas altas en una playa oscilen entre 2,5 y 5 centímetros durante el curso de su ciclo largo.

Puede ser que suene a poco. No obstante, en ciertas situaciones, puede tener un impacto importante.

“Es como si elevara la línea de base”, opinó Philip R. Thompson, primer autor del estudio y director del Centro del Nivel del Mar en la Universidad de Hawái. “Además, a mayor elevación de la línea de base, será menor el fenómeno climático que se necesite para provocar una inundación”.

Comprender esa línea de base es importante incluso cuando estemos en las fases del ciclo nodal que pudieran contrarrestar el aumento de los niveles del mar, lo cual está ocurriendo ahora.

“Si sabemos qué está pasando, entonces no deberíamos ser autocomplacientes”, opinó Thompson. “Es importante darnos cuenta de que en el punto a mediados de la década de 2030, en el que cambia la situación y el ciclo natural parece amplificar la tasa del aumento del nivel del mar, entonces veremos un cambio veloz”.