Contenido creado por
Vida en la red

Por The New York Times

BeReal es el tipo adecuado de aburrimiento

Si es posible hablar de los buenos viejos tiempos que tuvieron las redes sociales, eso fue cuando las personas todavía creaban cuentas para ver si sus amigos estaban ahí y para descubrir por qué (esos primeros momentos cuando su potencial se podía percibir, pero aún no se podía describir).

13.05.2022 06:48

Lectura: 6'

2022-05-13T06:48:00
Compartir en

Por The New York Times | John Herrman

so es lo que está ocurriendo ahora en BeReal, una nueva plataforma en la que la gente publica fotografías para sus amigos, con algunos giros cruciales.

Una vez al día, a una hora impredecible, BeReal notifica a sus usuarios que tienen dos minutos para publicar un par de imágenes, una con la cámara frontal y otra con la cámara trasera del teléfono, tomadas de manera simultánea. La única manera de ver lo que las otras personas han publicado ese día es compartir las tuyas. Puedes publicar después de que se termine el lapso de dos minutos, pero todos tus amigos serán notificados de que lo hiciste tarde; puedes volver a tomar tu foto del día, pero tus amigos también lo sabrán. Tus amistades pueden responder a tus publicaciones con un “RealMoji”, que es en esencia una reacción con un “selfie” que pueden ver todos tus contactos. Todas las fotografías desaparecen al día siguiente.

Otras plataformas experimentan con la ludificación manipulativa. BeReal es un juego. Aunque sus reglas son sencillas —publica algo, ahora—, el mensaje es variado. Sugiere que no seas demasiado exigente contigo mismo, solo publica lo que sea, el reloj está corriendo. Además, te susurra: No seas como los que se esfuerzan demasiado. (BeReal no respondió a las solicitudes para ofrecer comentarios que se enviaron a través de correo electrónico y Twitter).

Como resultado, el tradicional “feed” de BeReal contiene fotografías tomadas en clase, en el trabajo, mientras las personas conducen o se preparan para ir a dormir. Muchas personas hacen caras divertidas o de aburrimiento mientras hacen actividades divertidas o aburridas. ¡Es bonito! O al menos no es terrible, lo cual es muy valioso en estos días.

En este momento, BeReal se siente más como una actividad grupal que como una red social completamente desarrollada, una fuente de diversión de bajo riesgo que, a pesar de sus exigencias directas, no pide mucho. Es una pausa social programada al azar para descansar de tu día, pero también de tus otros “feeds”, en los que el acto de desplazarte por la pantalla y publicar algo ha pasado de ser una diversión a un trabajo o algo peor, como The Wall Street Journal reportó el año pasado en un artículo sobre el estrago que ha causado Instagram en la salud mental de las adolescentes.

Uno de los fundadores de BeReal es un exempleado de GoPro y la compañía promueve su experiencia como un regreso a lo natural y auténtico, pero, al menos para este usuario, se puede sentir más transparente y nostálgico, como una reproducción de la experiencia de unirse a una de las redes sociales dominantes cuando todas todavía se sentían como juguetes. Mira, ahí están mis amigos, esto es algo divertido, estamos haciendo esta cosa específica juntos. ¿Qué podría salir mal?

Publicar como si no hubiera un mañana

BeReal, con sede en París, se fundó en 2020 y, hasta abril de este año, su aplicación se ha instalado un estimado de 7,41 millones de veces, según Apptopia, una firma de análisis. En los últimos meses, se han publicado artículos sobre la aplicación en periódicos estudiantiles, los cuales han señalado el uso intensivo de embajadores pagados en los campus; en marzo, Bloomberg reportó que la aplicación era “tendencia en las universidades”.

La compañía reunió alrededor de 30 millones de dólares en financiamiento a través de capital de riesgo el año pasado, según Pitchbook, y un informe reciente de Insider aseguró que se prevé que la siguiente ronda de financiamiento sea mucho más grande. “En la actualidad, publicar en Instagram conlleva todo un proceso”, comentó Brenden Koo, un estudiante en la Universidad de Stanford. Sus padres lo siguen en Snapchat, que según indicó ha “alcanzado su punto máximo”. Se unió a BeReal en diciembre tras escuchar sobre la aplicación a través de un amigo. Valora el hecho de que es temporal, requiere poco esfuerzo y es “situacional”. No es tanto un remplazo para una de las redes sociales, sino una plataforma adicional a las básicas.

“Incluso los estudiantes universitarios consideran que es un poco pretenciosa y de mal gusto”, opinó Koo, de 21 años.

Su compañera de clase Oriana Riley, de 19 años, estuvo de acuerdo en que la aplicación le exige menos que otras.

“Creo que la característica de una vez al día de BeReal hace que se sienta mucho más saludable que el uso de otras redes sociales. Se siente menos atrapante que otras plataformas”, mencionó Riley.

La comodidad de los amigos cercanos

BeReal no es desde luego un proyecto contra las redes sociales (es una aplicación comercial y social para compartir fotografías que intenta ganar muchos usuarios dentro de un paradigma en gran parte familiar). La mayoría de las aplicaciones esperan que los usuarios generen ganancias a la larga, a través de publicidad, comercio y otras formas de vinculación.

BeReal no tiene anuncios hasta el momento y sus términos de uso prohíben que los usuarios publiquen los suyos. Sin embargo, es una empresa emergente y una que ha recaudado capital de algunas de las mismas firmas que invirtieron hace más de una década en Facebook e Instagram (otra aplicación que conectó con la nostalgia, con solo darles a los usuarios filtros fotográficos que se asemejaban a las cámaras antiguas en lugar de quitárselos).

Lo que BeReal ofrece ahora es una nueva versión de una experiencia que ha sido corrompida o desgastada en todos lados. Sin embargo, la mayoría de las aplicaciones de redes sociales quieren ser el siguiente gran éxito, no un homenaje al anterior. La nueva aplicación agradable que Riley afirma que la ayuda a sentirse “cerca de sus amistades” es la próxima esperanza que los inversionistas de BeReal tienen de obtener una gran ganancia futura. La aplicación de BeReal en Brooklyn, Nueva York, el 4 de mayo de 2022. (Calla Kessler/The New York Times)