Contenido creado por Martín Otheguy
Tecnología

App, una aventura de altura

"Cómo lanzar una app de coronavirus en una semana": el Financial Times mira a Uruguay

La historia de la app Coronavirus UY despertó admiración por la rapidez con la que se desarrolló y el trabajo voluntario de muchos uruguayos.

15.12.2020 10:37

Lectura: 4'

2020-12-15T10:37:00
Compartir en

El lanzamiento en tiempo récord de la app Coronavirus UY, para ayudar en la lucha contra la pandemia en Uruguay, mereció la admiración del Financial Times, que dedicó una nota a contar cómo fue su gestación.

"Cuando Nicolás Jodal co-fundó su compañía de software GeneXus en 1988, solía estar al tanto de tendencias tecnológicas leyendo PCWeek. Las revistas llegaban a Uruguay en barco, cuatro meses después de su publicación. El plazo para el desafío más grande de su carrera fue mucho más corto: una semana", cuenta el Financial Times.

En la nota, el ingeniero Jodal narra que el 13 de marzo se registraron los primeros cuatro casos en Uruguay. "Un grupo de la sociedad civil comenzamos a pensar cómo podíamos ayudar al Gobierno en esta lucha", agrega. Llegaron a la idea de desarrollar una app que pudiera dar aviso a los pacientes preocupados por la posibilidad de tener coronavirus.

"Dos días después, las autoridades de la salud dieron la luz verde. Jodal se encontró entonces coordinando un equipo de 150 personas de 12 empresas privadas, un tercio de ellas de GeneXus, que diseña herramientas para que los desarrolladores sean más productivos", prosigue el artículo.

"Fue una locura", dice Jodal. "Trabajamos como equipo las 24 horas los siete días de la semana. El 13 de marzo no teníamos nada y para el 20 de marzo la app estaba lista", agrega.

Luego, llegó la conferencia de prensa para revelar la app, algo que Jodal jamás había hecho. El foco inicial de la app era prevenir que se colapsaran los servicios de salud por las consultas de la gente preocupada por síntomas.

"La solución a la que arribaron Jodal y compañía fue conectar el sistema nacional de salud con pacientes ansiosos que podían describir sus síntomas en detalle a través de la app", narra el Financial Times. En los primeros días, cuenta Jodal, se atendió a 50.000 personas. "No había más de 300 con coronavirus, pero había 50.000 que creyeron que podían tenerlo", explica.

A medida que crecían las infecciones, se desarrolló una función de videoconferencia, que permitía que pacientes diagnosticados con Covid-19 tuvieran consultas online con doctores sin abandonar sus casas.

"El siguiente gran paso fue el rastreo de contactos. Google y Apple estaban desarrollando un código que usa la tecnología Bluetooth en los celulares, para detectar si los usuarios estuvieron cerca de una persona potencialmente infecciosa. Debido al suceso inicial de su app, Uruguay fue una de las cuatro naciones elegidas para probar la tecnología", narra el artículo.

Jodal cuenta que Uruguay fue el tercer país del mundo en implementarlo, luego de Italia y Suiza.

Uno de los momentos de más orgullo para el ingeniero fue cuando los responsables de Apple y Google escribieron al presidente Luis Lacalle Pou para felicitarlo por la app, una misiva en la que anunciaban que por su enfoque innovador en usar la tecnología para el bien social, Uruguay sería el primer país de Latinoamérica en probar el sistema.

"Para nosotros, fue como un pequeño premio Nobel", dijo Jodal. El Financial Times recuerda que muchos países, incluyendo el Reino Unido, se sorprendieron de los altos costos de las app de coronavirus. En Uruguay, sin embargo, la realidad fue muy distinta.

"Fue todo sin costo, no cobramos nada por el trabajo de las 150 personas", afirmó Jodal, que aclaró que todo fue trabajo voluntario, algo considerado como "un ejercicio de civismo". Pablo Orefice, de Agesic, explicó que la app se descargó 640.000 veces en Uruguay.

Ahora, que las infecciones en Uruguay aumentan exponencialmente, llega la hora de que la app pueda probar todo su valor, ya que al comienzo la baja cantidad de casos hizo que irónicamente algunos cuestionaran su utilidad, cuenta el medio.

Jodal destacó el trabajo coordinado de muchísima gente que se mantuvo en consulta y el trabajo en paralelo de varios grupos para buscar soluciones a los desafíos planteados.

"Prueba algo que siempre hemos dicho: la velocidad con la que hacés las cosas importa mucho más que la capacidad de predecir. No me interesa predecir el futuro, me interesa mucho adaptarme rápido a los eventos que ocurren", concluyó.