Contenido creado por Gerardo Carrasco
Medioambiente

Me arde, me está quemando

"Casi el 100% de la deforestación en Brasil es criminal", afirma científico brasileño

Bajo el gobierno de Bolsonaro, "el mundo de los delitos ambientales se siente mucho más empoderado", lamenta.

08.10.2020 15:38

Lectura: 7'

2020-10-08T15:38:00
Compartir en

El Instituto Nacional de Meteorología de Brasil (INMET) advirtió el pasado martes del riesgo de muerte por hipertermia en el país: en seis estados y el Distrito Federal hay un récord de temperaturas de cinco grados - en algunos casos superando los 46º - por encima del promedio durante al menos cinco días. Millones de brasileños, después de meses de temer por el covid-19, ahora corren el riesgo de morir literalmente de calor.

Según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE), los incendios en el Pantanal, una sabana de 250.000 kilómetros cuadrados en la región centro-oeste de Brasil, aumentaron un 210% en 2020 en comparación con 2019. La llanura aluvial más grande del planeta, la región ha perdió tres millones de hectáreas en los incendios, según el Centro Nacional de Prevención y Combate de Incendios Forestales. El río Paraguay, que baña la región, sufre la peor sequía en 60 años, con precipitaciones promedio 40% por debajo de lo normal.

El INPE también dice que la deforestación en la Amazonía aumentó un 34% en 2020, después de que 2019 ya fuera un año de altas: se talaron más de 9.2 km2 de bosque.

De las (al menos) diez mentiras detectadas por las dos principales agencias brasileñas de verificación de datos que analizaron el reciente discurso de Jair Bolsonaro en la Asamblea General de la ONU, cuatro están relacionadas con la política ambiental.

Razones suficientes para escuchar al científico Carlos Nobre, de 69 años, especializado en medio ambiente y en temas relacionados con el calentamiento global, investigador del Instituto de Estudios Avanzados de la Universidad de São Paulo (USP), presidente del Panel Brasileño de Cambio Climático y doctor en Meteorología por el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

"Punto sin retorno en el Amazonas"

Según él, "la Amazonía puede estar cerca de un punto sin retorno si la deforestación supera el 20% al 25%". "Si esto sucede, una gran parte de la selva desaparecerá irreversiblemente. Hoy, el nivel está en el 17%", dijo en una entrevista concedida a la Asociación de Corresponsales Internacionales del estado de São Paulo, y publicada por el periódico lisboeta Diário de Notícias.

En otro pasaje de la conversación, recordó que "una buena parte de la Amazonía debe convertirse en un Cerrado degradado [otro bioma brasileño, también llamado sabana, mucho más seco que la Amazonía]. Si el área total deforestada supera el 20%, el 25%, sin agua, estará haciéndose sabana cada vez más hacia el norte. Y en 30 a 50 años estará sabanizado en un 70% ".

Nobre defiende una especie de Pacto Verde de Brasil después de la pandemia. "Se necesita un nuevo paradigma de desarrollo para la Amazonía", dijo el científico, quien actualmente se encuentra al frente del Proyecto Amazonia 4.0, una idea que apunta al "desarrollo sostenible de la Amazonía basado en la introducción de una bioeconomía innovadora, uniendo el sociobiodiversidad con tecnologías modernas ", es decir, ser una tercera vía en el debate, desde hace décadas, entre la visión de reservar extensiones del bosque para la conservación de la biodiversidad y la del desarrollo basado en la explotación intensiva de los recursos naturales, a través de la agricultura, la energía y la minería. .

Explica que el área total para la agricultura ha ido disminuyendo en Estados Unidos, Europa, Japón e incluso China, el mayor productor de alimentos del mundo. Con una agricultura moderna, más vertical y localizada alrededor de las ciudades, Brasil crecería incluso económicamente. "Produciremos y exportaremos mucho más en un área mucho más pequeña ... La mayor riqueza es la biodiversidad. Este potencial existe y podemos avanzar en esa dirección si lo deseamos".

"Casi el 100% de la deforestación es de origen humano y casi el 100% de esa deforestación de origen humano es criminal", agregó. "Los incendios que ocurren naturalmente suceden normalmente en la transición de la estación seca a la estación lluviosa, que en el Pantanal es entre octubre y noviembre y en la Amazonía es entre setiembre y octubre. Entonces, todo lo que hemos visto desde julio son prácticamente incendios provocados por el hombre".

"Los que deforestan son los terratenientes"

El meteorólogo señala que "la cartografía muy rigurosa, realizada en 2020, tanto por el INPE como por la [agencia espacial estadounidense] NASA, muestra que más del 50% del área quemada en la Amazonía es bosque talado. Es el famoso y tradicional proceso de expansión del área agrícola. Y casi todo, por encima del 80% de esta expansión, lo hacen las grandes propiedades, no es el campesino, el indio o el caboclo ", resalta, contradiciendo una de las frases más emblemáticas del discurso de Bolsonaro al final de Septiembre en la ONU.

"Las frases de Bolsonaro no van acompañadas de conocimiento científico, imágenes de satélite, estudios de campo", prosiguió el científico antes de desmentir el relato presidencial de que hay una campaña internacional de desinformación contra Brasil. "No existe tal campaña. Los satélites no mienten. Ven fuego en California, en el Pantanal, el verano pasado vieron el mayor incendio de la historia de Australia. No es una campaña, no".

"Brasil tomó una acción positiva entre 2005 y 2014 contra la deforestación en la Amazonía gracias a una acción muy efectiva de la policía, el IBAMA [Instituto Brasileño del Medio Ambiente] y las agencias estatales que aumentó en gran medida el riesgo de delincuentes ambientales. Durante este período, la deforestación bajó de más de 20 000 km2 a menos de 5000 km2 por año", señala Nobre.

"Ahora Bolsonaro habla de tolerancia cero frente a los delitos ambientales, pero eso no puede ser solo una frase, un rol, es algo que implica una acción nacional, incluso internacional, contra quienes financian los delitos ambientales. Y quienes los financian no andan con motosierra en mano. derribando árboles o fósforo en la mano generando incendios ... ", explica

"Entonces, ahora el mundo de los delitos ambientales se siente muy empoderado ... Si habla de tolerancia cero para los delitos ambientales y los delitos ambientales representan casi el 100% de la deforestación y los incendios, hay que cobrarle por ello", sostiene Nobre.

"Muchos delincuentes prendieron fuego a áreas protegidas, en los bosques, para abrir esas áreas al" acaparamiento de tierras "[para apoderarse ilegalmente] de tierras o para utilizarlas en prácticas agrícolas atrasadas", continúa.

"El calentamiento global es demasiado rápido"

El ministro del área, el criticado Ricardo Salles, es para Nobre y otros científicos ambientales un outsider (en el peor sentido) en la historia ambiental del país. "Incluso durante la dictadura militar, el ministro de Medio Ambiente siempre ha sido alguien vinculado al área del medio ambiente, entonces tuvimos gobiernos de las más diversas tendencias ideológicas y lo mismo pasó, como hay ambientalistas que apoyan a Bolsonaro, si buscaba a estos partidarios seguro que encontraría a alguien que defender la mejora medioambiental", señala.

La relación entre incendios y deforestación con la sofocante ola de calor en Brasil existe, y existirá principalmente en el mediano y largo plazo. Carlos Nobre, sin embargo, atribuye el calor "a lo que en la jerga de los meteorólogos se llama ‘bloqueo atmosférico', que es lo que impide la llegada de frentes fríos".

En cuanto al calentamiento global, una de las áreas a las que más se dedica el científico, "todo está pasando demasiado rápido". "Hace unos 20 años, si nos preguntaran cuándo veríamos el Atlántico Norte más cálido, sequías más frecuentes, temporadas de lluvias más cortas y otros factores, responderíamos para 2030, 2040 ... Estamos en 2020 y los efectos ya se están notando".