Internacionales

Una luz de esperanza

Sobre Donald Trump, la retrotopía y las alternativas al capitalismo escribe Michael Meurer

En el 2016, los Estados Unidos de Trump se transformaron en un fantasma de la retrotopía. El analista Michael Meurer, sin embargo, abre una luz de esperanza.
24.03.2017 11:57
2017-03-24T11:57:00

El analista estadounidense Michael Meurer salió a la calle en busca de nuevos modelos políticos y cívicos esperanzadores... y los encontró. Una primera parte de sus reflexiones y análisis puede leerse aquí

Michael Meurer es presidente de Meurer Group & Associates, una consultora política ubicada en Colorado, California. Fue asesor del Partido Demócrata en ese estado y cofundador de Courage Campaign, una organización con más de 750.000 miembros que aboga por leyes más progresistas en su país. Sus artículos son republicados aquí por cortesía del autor y de Truthout.


A raíz de la campaña presidencial más retrospectiva en la historia moderna de los Estados Unidos, ahora está claro que vivimos en lo que el difunto sociólogo y filósofo Zygmunt Bauman describió como una "retrotopía", una sociedad en la que el miedo al futuro ha causado nostalgia masiva de un pasado que nunca existió. El momento retrotópico actual es una reacción a una política institucional, tanto de izquierda como de derecha, que durante casi cuatro décadas ha postulado el futuro como una continuación inevitable del capitalismo neoliberal globalizado.

A pesar de estar empaquetada bajo el disfraz de una modernidad conectada las 24 horas los siete días de la semana, esta visión del futuro es horripilante para los votantes porque es una formulación en la que ellos no importan. Tayyab Mahmud, director del Centro para la Justicia Global en la Facultad de Derecho de la Universidad de Seattle, señala que mientras la "mano de hierro del Estado trabaja en concierto con la mano oculta del mercado" para maximizar los beneficios en todo el mundo, la gente se siente cada vez más como peones a merced de fuerzas globales profundamente impersonales sobre las cuales no tienen control. Casi mil millones de personas, según Mahmud, ya se consideran una forma de "excedente de humanidad" para quienes el capitalismo moderno no tiene utilidad. Incluso para aquellos que no se sienten inmediatamente amenazados, guerras incesantes por los recursos, la amenaza aparentemente omnipresente del terrorismo y la degradación ambiental apocalíptica crear un sentido de temor subliminal sobre el futuro.

Donald Trump fue la primera figura política importante de los Estados Unidos que habló de manera consistente en el lenguaje hiper-nostálgico de la retrotopía, y lo hizo a través de llamamientos abiertamente racistas, sexistas y xenófobos que pintaban una visión de una sociedad en la que el poder de los hombres blancos resurgiría nuevamente Esta estrategia, aunque no suficiente para asegurar el voto popular, resonó en decenas de millones de votantes ansiosos que escucharon en las fantasías retrotopistas de Trump un rechazo a la idea de que la única opción política era una extensión sofocante del presente neoliberal en un futuro indefinido. En lugar de aceptar esta versión del futuro, incluso si se endulzaba con tímidas reformas incrementales, muchos de ellos decidieron invertir sus esperanzas en las glorias imaginarias de un pasado idealizado, convenientemente depurado de los derechos civiles y el activismo ambiental.

Desgraciadamente para sus delirios, Trump es el último globalista. Simplemente quiere que el mundo regrese al orden colonial estadounidense del capitalismo de la era Eisenhower de los años cincuenta, aunque bajo un culto fascista a la personalidad, más que con un general paternalista retirado y héroe de guerra como líder nacional. Es una fantasía que será disuelta por la ácida realidad con consecuencias impredecibles.

En el camino de la esperanza de un futuro auténtico

Al darse cuenta de que no era posible que la elección terminara bien, empecé a viajar por el mundo en agosto de 2016, después de meses de planificación en un viaje de descubrimiento educativo que, además de los EE.UU., me ha llevado a 12 naciones de Europa y América Latina hasta ahora. Con un ojo en el futuro, quería aprender sobre proyectos que están reimaginando lo que es políticamente posible, así que fui a buscar nuevas ideas e historias de éxito.

Los proyectos inspiradores que encontré superaron mis expectativas más optimistas. Su enfoque es siempre responder a las condiciones locales con soluciones que tienen un potencial de escala para conectarse con movimientos más grandes. Entre estas iniciativas, destaca el VIC (Vivero de Iniciativas Ciudadanas) en Madrid, España, y un movimiento nacional para preservar las semillas del patrimonio de los campesinos mexicanos con un enorme potencial global. Si bien estos dos proyectos fueron el foco de un informe de Truthout que se puede leer aquí, me encontré con micro-iniciativas inspiradoras en todas partes a las que he viajado, especialmente en México, donde se siente con fuerza el impacto de las políticas de EE.UU.

En Chiapas, México, por ejemplo, Antonio de Jesús Anaya Hernández dirige un proyecto llamado Hacking Diem que está creando una red global de hackers que educa a los estudiantes universitarios sobre innovaciones tecnológicas verdaderamente disruptivas para abordar la inequidad económica. Antonio se ha comprometido a ejecutar el proyecto sin fondos durante los primeros 18 meses, para asegurar el crecimiento de una cultura interna basada en valores distintos a los de los beneficios.

En la Ciudad de México, el arquitecto Jesús López fundó la ATEA, una plataforma colaborativa sin fines de lucro y espacio de trabajo para la experimentación de arquitectos, artistas y urbanistas para practicar lo que ellos llaman "acupuntura urbana". Jesús me presentó a miembros que eran pintores, constructores de bicicletas, diseñadores urbanos, arquitectos y artistas de porcelana, entre muchos otros, todos enfocados en la innovación y experimentación urbana provocativa.

En Guadalajara, la abogada de derechos humanos Ana Paula Barragan Gutiérrez está ejecutando un proyecto piloto sin fines de lucro a través de su organización Aurora Global en uno de los barrios más pobres de la ciudad, en donde los residentes se asocian con expertos en tecnología para resolver problemas específicos de su barrio, con tecnología apropiada a nivel local. Se está documentando la metodología para asegurar que este tipo de transferencia tecnológica localizada pueda replicarse en otros barrios de América Latina.

En Argentina, el abogado e historiador Sergio Carciofi inició un proyecto llamado Pasos Previos Casares, en su ciudad natal Carlos Casares, para enseñar responsabilidad cívica a los jóvenes. Carlos Casares es una ciudad única con una población dividida en forma pareja entre los residentes de la herencia católica italiana y los judíos. La religión cívica común que siempre los ha atado es el peronismo, por lo que el proyecto de Sergio utiliza el peronismo como vehículo de compromiso cívico. En poco más de 18 meses, los activistas de Pasos Previos han logrado aprobar la prohibición de uso de bolsas de plástico en toda la ciudad y la prohibición del uso de fuegos artificiales peligrosos, todo con amplia aprobación pública. Ahora la ciudad de Buenos Aires está consultando con Sergio y sus jóvenes cohortes para implementar medidas similares en la ciudad más grande del país.

En Medellín, Colombia, la maestra de idiomas Milena Palacio inició un programa de voluntariado sin fondos llamado Stairway to English en Comuna 13, enseñando inglés, arte y danza gratis a los residentes cuatro veces por semana. Comuna 13 fue unos de los barrios más violentos y plagados de drogas de América Latina en el pasado, pero tres años después de su inicio, el proyecto de Milena ha permitido a los residentes iniciar su propio pequeño festival de cine, realizar espectáculos públicos de danza y dar tours guiados de la Comuna en inglés para turistas con conciencia social.

De Diego Pizarro Martínez, activista en Chile que vivió entre los mapuches nativos durante tres años, aprendí sobre el resurgimiento entre tribus de un antiguo concepto llamado "trafkintu", que refleja los intercambios de semillas que encontré en México. En la cultura pre-moderna mapuche hubo trafkintu regular para permitir que las diferentes ramas tribales compartieran conocimientos y bienes, incluidos los alimentos y las semillas. En este modelo económico nativo, las semillas se consideraban regalos, y el intercambio era una expresión de amistad para construir vínculos comunales entre las tribus. No había quid pro quo, y el dinero era desconocido. Esta tradición nativa-social-económica está siendo revivida a través de los Andes como un contrapeso de facto al ethos corrosivo de la cultura de consumo moderna.

Reimaginar el trabajo y redescubrir la alegría

El agricultor y organizador mexicano Alan Carmona Gutiérrez, cofundador de una organización cívica llamada Un Salto de Vida, describe la manera en que la modernidad cínica capitalista a la moda ha convertido a la palabra "campesino" en un término arcaico de oprobio y atraso, pero concluye su pensamiento con la declaración de que es mejor aspirar a ser campesino que obrero, porque el primero sugiere una forma de habitar la Tierra que no implica su destrucción "para el beneficio de un pocos."

El trabajador es parte de la economía monetizada. El campesino moderno forma parte de la sociedad cívica. Él o ella no está alienado de su propia historia, sino conectado con el futuro a través del prisma de un pasado vivido.

Esta es una distinción importante que la izquierda moderna debe entender si quiere crecer. La fijación casi marxista, sin alegría y que lleva ya varias décadas, en el lenguaje del trabajo de fábrica, trabajadores y empleos está desactualizada. Es su propio tipo de retrotopismo.

En esta era de mano de obra distribuida y movilidad digital, los servicios representan más de la mitad de la producción económica mundial. Incluso en China, la manufactura representa menos del 15 por ciento del empleo, y el porcentaje del PIB de la la manufactura global ha venido disminuyendo durante décadas.

El pensamiento anticuado de la era industrial, que insiste en usar los modelos de fábrica de la línea de montaje como el punto de referencia principal, no hace nada para inspirar o iluminar los tipos de acciones cívicas de pequeña escala, a menudo alegres y de mentalidad creativa, que son necesarias para promover la causa de la humanidad. En este sentido, los anarquistas, que insisten en que la vida es lúdica, constituyen un punto valioso. Jugar es crear, y más gente necesita ser empoderada para pensar y actuar creativamente. Este elemento crucial y fundamental de la vida humana no puede ser simplemente cedido al mercado, donde inevitablemente se transforma en un espectáculo de consumo destituido de poder.

A menos que la izquierda moderna pueda entender el deseo humano y la imaginación de maneras nuevas, no puede tener éxito en energizar e inspirar a la gente en una dirección diferente a la corriente interminable de emociones efímeras que ofrece el avanzado capitalismo de última etapa. Como dice el filósofo lacaniano y analista de cine Todd McGowan...

El capitalismo se inscribe en la parte superior de la lógica del deseo, que es la razón por la que ha tenido tanto éxito como sistema socioeconómico y por la que parece eterno. Pero al mismo tiempo, el capitalismo nos oculta el trauma inherente a nuestro deseo ... La satisfacción que produce el capitalismo proviene del incesante fracaso del deseo de realizarse ....

La escasez de nuevas ideas de la izquierda sobre el trabajo y el juego ya está en un punto de crisis. El capital global ha superado la anquilosada teoría política izquierdista al inventar una llamada "economía compartida" en la que la propia subjetividad humana se ha convertido en el producto. Bajo este nuevo "capitalismo cognoscitivo", incluso las interacciones de amistad y hospitalidad han sido monetizadas como mercancías.

En claro contraste con esta "financiarización" de la vida subjetiva, la emergente sensibilidad cívica colaborativa, simbolizada por muchos de los proyectos sobre los que aprendí en toda Europa y las Américas, y la campaña nacional para proteger las semillas del patrimonio y la sagrada Madre Tierra entre los campesinos mexicanos, predican un auténtico deseo de compartir y un vibrante apego comunal a la vida en la elaboración de una causa común con los demás. También son lo contrario del retrotopismo.

Como señaló con elocuencia Alan Carmona Gutíerrez en un reciente boletín de su organización, el objetivo no es abandonar ni idealizar nuestra historia, sino "escuchar, observar y comprender el pasado para construir un futuro lleno de vida y dignidad".

Estoy con él.

 

Te puede interesar ¿Hay alternativas a la filosofía económica neoliberal y monolítica? Por Michael Meurer