Medioambiente

Alas para mi país

Registran una nueva especie en Uruguay: el yacutoro

El fotógrafo Santiago Carvalho explicó a Montevideo que el hallazgo genera "una sensación contradictoria", porque demuestra que "algo está pasando" a nivel global.
30.05.2017 12:55
2017-05-30T12:55:00

El fotógrafo Santiago Carvalho, en conjunto con su colega Marcelo Casacuberta y las investigadoras Mariana Trillo y Anita Aisenberg, inauguró recientemente la fotogalería del Prado "Patrimonio salvaje", una estupenda muestra de imágenes de la fauna nacional.

Este viernes pasado, Santiago sacó una nueva fotografía que también vale la pena compartir, aunque sea una alegría que obliga a repensar algunas cosas.

Cuando se encontraba en la casa de sus amigos Francisco Giudice y Laura Magallanes en Paso Centurión, en Cerro Largo (uno de los sitios con más alta biodiversidad del país), Santiago vio un ave cuya presencia se rumoreaba en el país pero no se había confirmado: el yacutoro (Pyroderus scutatus) un ave de plumaje negro y de color rojo o naranja en la garganta. Tomó su cámara y logró el primer registro de este animal en el Uruguay, aunque, como señaló bajando el perfil personal al hallazgo, "le pudo tocar a otro".

Es una de las mayores aves paseriformes de América del Sur (los machos llegan a una longitud de 45 centímetros), que habita en las selvas de tierras bajas y en las selvas en las montañas. Según la Unión para la Conservación de la Naturaleza, suele vérsela en Argentina, Paraguay, Colombia, Brasil, Perú, Ecuador y Venezuela. Si bien su población está disminuyendo, todavía no se la considera vulnerable a nivel global, aunque sí tiene problemas locales (por ejemplo, en Brasil).

Carvalho explicó a Montevideo Portal que se rumoreaba que se la había visto en Bella Unión, Artigas, pero que encontrársela en Paso del Centurión fue una sorpresa y una alegría.

"Los observadores de aves estábamos expectantes de que apareciera, pero por el lado de Artigas. Por eso la sorpresa fue mayor", dijo el fotógrafo, que tomó la imagen en un monte de cañada en el que se encuentra la casa de sus amigos.

Esta alegría de registrar una nueva especie en el país, sin embargo, tiene su contraparte negativa. "Si bien es una alegría y es un orgullo, es una muestra de que algo está pasando, ligado al cambio climático o la deforestación de la mata atlántica. Lo demuestran esta especie y otras que han ido apareciendo en los últimos tiempos", dijo Carvalho. Por ejemplo, "especies espectaculares" como el sucuruá, el tucán o el batará pintado, de los que había pocos registros históricos (o no había) y ahora se están viendo con más frecuencia.

"No tenemos datos de lo que pasaba hace 300 años, pero en Centuirión, que es una zona muy visitada por observadores de aves, hay algunas muy vistosas que antes no estaban. Ahora uno va y con un poco de suerte y esfuerzo las ve", explicó, al contar que como observador vive "esa contradicción, lo lindo del hallazgo, de saber lo que tenemos en nuestra fauna, y lo que eso significa a nivel global".

Uruguay es un buen país para los observadores de aves, ya que ofrece oportunidades de ver una gran cantidad de especies en una sola salida de campo. Como dice Carvalho, "el viernes estaba en Centurión, fotografiando lo que venía de la mata atlántica y al otro día en la costa viendo la paloma antártica". "En un rato pasamos de un extremo al otro", contó.