Las 40

“Esta batalla ya la ganamos”

Las 40 de “Bigote” López, un revolucionario con los pies en la cancha

“En un grupo de WhatsApp de los planteles se habla de imagen, de derechos, de la violencia de género. Y antes no se hablaba”. Por Gerardo Tagliaferro
18.04.2017
2017-04-18T00:00:00

El 29 de octubre del año pasado, Santiago "Bigote" López -un casi desconocido delantero de Villa Española que volvió a terminar su carrera en el club de su vida después de un pasaje por Guatemala- difundió una carta en la que, con un estilo poco común entre los futbolistas, apoyaba la movilización de los jugadores de la selección en procura de reconquistar sus derechos de imagen.

"El silencio me aturde y me perturba", comenzaba diciendo la nota retuiteada enseguida por su "compadre" Agustín Lucas y luego por los referentes de la selección, y terminaba con un contundente: "Porque siempre creí que el que calla otorga, es hora de pronunciarnos". Fue como un volcán dormido que entró en erupción. En pocas semanas se gestó un movimiento tras la consigna "Más unidos que nunca", que ganó hasta las calles como nunca había sucedido en el ambiente del fútbol, y cobijó bajo una misma bandera a la mega estrella mundial Luis Suárez y a algún pibe que patea la pelota en las peladas canchas de la B.

López no asume la paternidad de la criatura pero, como en toda expresión social de ruptura, hay quienes lideran y quienes acompañan. Hoy es uno de los cinco referentes de "Más unidos" que fueron denunciados penalmente por dirigentes de la Mutual de Futbolistas, alegando una presunta falsificación ideológica en una carta que los rebeldes presentaron, con 590 firmas, pidiendo la renuncia de la directiva de la Mutual.

Villa Española, el club donde Bigote nació, creció y vino a morir como futbolista, no le renovó contrato este año, luego de iniciarse esta movida. Eso no le impide seguir vinculado a la institución de la que se declara "hincha enfermo": es ahora, junto a Agustín Lucas, responsable del Centro Cultural Villa Española, que funciona en la sede del club.

Hijo y hermano del barrio en el que sigue viviendo, fanático del Indio Solari y los Redonditos de Ricota, copropietario ahora de una pequeña empresa de alquiler de autos, centrodelantero goleador, hombre de izquierda que dice que Cuba "le partió la cabeza". Son algunas señas de identidad del Bigote. Pero más que ellas hablan sus actos cotidianos: se lo puede ver brocha en mano pintando los muros de la cancha del Villa, promoviendo vía WhatsApp una cinta con la consigna "Ni una menos" en los brazos de todos los futbolistas o gestionando la posibilidad de estudios para sus colegas.

"A nosotros, cuando jugamos al fútbol, nadie nos educa; nos dicen jueguen acá, pasen por acá y salven su vida", dice con esa expresión bien lejana de los casetes y los lugares comunes. Y dice otras, muchas cosas, como esta: "Lo mejor es hacer el intento, yo me quedo tranquilo con eso. Después, si lo lográs... Para mí esta batalla que estamos dando ya la ganamos".

Por Gerardo Tagliaferro
tagliaferro@montevideo.com.uy

 

1) La movilización de los futbolistas bajo la consigna "Más unidos que nunca", ¿empezó a partir del conflicto de los jugadores de la selección por los derechos de imagen o se venía gestando desde antes?
Yo digo que venía de antes. En el momento en que los seleccionados lo pusieron en el ámbito local creo que explotó. Pero nosotros el año pasado, con Agustín Lucas (N.deR.: futbolista que hasta el año pasado jugó en Miramar Misiones) hicimos suspender la cancha de Canadian, que era impresentable. Nos manifestábamos con pancartas o frente a la televisión sobre cosas que ya veíamos que no daban para más. Siempre el jugador de fútbol se manifestó como pudo. Ahora explotó por la dimensión que tienen estos tipos. Nosotros fuimos en busca de la Mutual para intentar cambiar esas cosas, planteamos lo de las pancartas, por ejemplo. La respuesta a veces no fue muy buena, pero igual le seguimos dando para adelante, igual salió. La primera pancarta que sacamos, que lo hicimos Agustín Lucas y yo, fue aquella "Respeten los sueldos mínimos". Fue en un Villa Española - Miramar y la sacamos consultando solamente a los compañeros de los dos clubes y la pagamos nosotros. Después sí, hubo una seguidilla de pancartas, fin de semana a fin de semana, que lo hicimos en conjunto con la Mutual.

2) ¿Qué dijeron los clubes, sus dirigentes, cuando salieron por primera vez con aquella pancarta?
No dijeron que no tampoco. Los clubes son bastante rehenes de este sistema. Muchos se dan cuenta de cómo funciona y cuando pasan estas cosas no te dicen: "no lo hagas porque es mi club". Más bien "hacelo a ver si me podés sacar de esta".

3) Pero hay clubes que son dependientes de Tenfield. ¿Con esos no ha habido problemas?
Por ahora no hemos tenido ninguna queja, de ningún dirigente. Por ahora. Hemos tenido consecuencias visibles, sí: nos hemos quedado sin equipo, nos han bajado de primer arquero a tercero. Agustín (Lucas) se ha quedado sin equipo. Yo me he quedado sin equipo.

4) ¿Atribuís a tu participación en esta movida que Villa Española no te haya renovado contrato?
No, yo no hago suspicacias con mi club porque soy enfermo del club, soy fanático. Siempre pongo mi puesto a disposición y este año decidieron que no siguiera, supuestamente porque no daba el presupuesto. No entro en esas discusiones... me las guardo para mí. En momentos de conflicto, todo se asocia con esto. Si mañana me atropella un auto van a decir que fueron los de Tenfield. Pero es raro, es raro que Etulain (arquero de Danubio), siendo golero titular pase a ser tercer arquero. Yo no digo que Tenfield haya operado para eso, pero se dio así. Él dice que no, que fue una decisión deportiva. En mi caso, acepto que pongo el cargo a disposición y ellos lo aceptan, pero en el de Agustín sí, el club es pro Tenfield y él ya ha manifestado que lo sacaron por eso.

5) Villa Española en los últimos años estuvo muy vinculado a Paco Casal.
Siempre, sí. El presidente que está ahora supuestamente no le debe ningún favor a Casal, pero el club sí. Lo que pasa es que el sistema es así, el monopolio es así. Si yo lo quiero cambiar tengo que cortarlo de raíz. Si mañana vengo y digo "yo no soy pro Tenfield" pero llego a un club que tiene una deuda de 7 millones de dólares, soy rehén de mi acreedor. Eso está claro.

“Cuando fueron las elecciones en la Mutual seguramente nosotros no estábamos preparados, no estaba gestada esta movida”

6) ¿Con quién está enfocado el conflicto en este momento: con la Mutual, con Tenfield, con la AUF
Con todo. El primer enemigo, por usar una palabra, son los directivos de la Mutual. No la Mutual sino sus directivos. Nosotros estamos de acuerdo con la institución Mutual, creemos que es la herramienta para cambiar la realidad de los jugadores, estamos en desacuerdo con la dirigencia, con su forma de manejarse, con depender de una empresa.

7) El año pasado hubo elecciones y ustedes no se presentaron. ¿Qué decís a esto?
Y sí... es como ver el árbol y no ver el bosque. En los contextos históricos de revolución o de cambios que hayan acontecido en el mundo no se pregunta por qué sucede ese día. Fidel Castro, cuando entró en La Habana, no se preguntó si era ese el día, fue. Y cuando fueron las elecciones en la Mutual, seguramente nosotros no estábamos preparados, no estaba gestada esta movida. Pero siempre hubo inquietudes, eso no lo pueden desmentir, siempre cuestionamos las cosas que nos parecía que estaban mal y siempre se lo dijimos de frente. Lo importante es que los jugadores se están manifestando, se están haciendo sujetos críticos, se está haciendo conciencia de que son trabajadores. El presidente de un gremio tiene que valorizar eso por más que lo quieran sacar a él. Si yo soy presidente de un gremio y los trabajadores de él se movilizan, a mí me parece estupendo.

8) ¿Hay posibilidades de acuerdo a esta altura?
Con ellos no. No por la forma de manejarse que tuvieron hasta el día de hoy. Capaz que a ellos no les gusta la forma que nosotros tenemos y a nosotros seguro no nos gusta la de ellos. Yo tengo una denuncia penal; que un presidente de mi gremio me denuncie penalmente... mirá que hay formas de sancionar a un afiliado... pero una denuncia penal. ¿Qué pretendés, meterme en cana? ¿Sos presidente de un gremio y querés meter en cana a otro trabajador? Es una locura.

9) La directiva de la Mutual argumenta que algunos de los 590 futbolistas que firmaron la carta cuestionándola lo hicieron engañados. ¿Pueden garantizar que eso no es así?
¡Sí! Cien por ciento. Nosotros siempre nos manejamos de la misma manera y estamos más que tranquilos con esa forma de proceder, de bajar las cosas a los planteles y votar, siempre, en democracia dentro de los planteles. Creemos que la clave está ahí, no está en la institución, está en los vestuarios donde convivimos, tomamos mate, hablamos. Lo que dijimos fue clarito y el que quiso firmar firmó, y el que no, no. En mi plantel, por ejemplo, firmaron 14 y somos 25. Yo no obligué a nadie. El que no quiere firmar no firma, lo que sí está es informado de lo que acontece, y eso es lo importante.

10) La sensación es que en un grupo humano de gente con poca o nula información, en el que hay uno o más líderes fuertes que empujan en un sentido, el que no está de acuerdo es difícil que lo exprese.
Claro, pasa en todos los ámbitos de la vida, es inevitable, por algo hay líderes, hay capitán y hay marineros. Es así y en el fútbol pasa también. Pero nunca se obligó a nadie, a la prueba está que hay un equipo entero que no ha firmado. No lo vamos a decir porque nosotros no actuamos como equipos sino como trabajadores, no importa si jugás en Torque o en Nacional. Pero hay un equipo entero que no firmó, así que no obligamos a nadie. Y nosotros sabemos por qué no firmó. Y no fue porque no quisieran.

“Que un presidente de mi gremio me denuncie penalmente… mirá que hay formas de sancionar a un afiliado… pero una denuncia penal”

11) ¿Fueron presionados?
Puede ser sí.

12) ¿Hay un contacto fluido con los jugadores de la selección?
Todo el tiempo, por suerte. Ellos están bastante pendientes de lo que pasa, porque también les incumbe. Ellos están peleando por la imagen de la selección y eso les incumbe a ellos y también a las nuevas generaciones que vienen. Es pelear por los derechos y cuando uno pelea por sus derechos no mira dónde juega.

13) ¿Es fácil congeniar los intereses de alguien como Suárez, por ejemplo, que juega en Barcelona y gana fortunas, con los de un jugador de la B en Uruguay, que se baña con agua fría y va a practicar en ómnibus?
No, es dificilísimo. No me imagino a Neymar bajando en Brasil de su avión privado y yendo a juntarse con el 7 del Bahía. Llega, se pone en la burbuja de la selección, juega y se va. Es muy difícil... pero acá no pasa eso: están todo el tiempo "¿qué pasa?" "¿qué precisan?". Eso está increíble, al nivel que juegan.

14) Algunos creen que acá hay un conflicto político o de grandes intereses económicos, en el cual los jugadores de la selección quieren sacarle a Tenfield el poder que tiene dentro del fútbol uruguayo porque lo quieren ellos.
Y... capaz que sí. Yo no lo tengo muy claro, pero no interesa: es mejor que lo tengan ellos que Tenfield. Eso sí está clarísimo. Igual, yo creo que intereses económicos esas personas no pueden tener (se refiere a los jugadores de la selección). Si Suárez tiene intereses económicos en esto... debe ser una de las personas más ricas del Uruguay, no puede pensar en plata. Puede pensar en otras cosas, pero pensar en ganar plata en el fútbol uruguayo... Si me dan a elegir, yo les doy el mando a ellos.

15) El año pasado, en un reportaje de El Observador, dijiste algo que puede ser interpretado como un palo a Suárez: "Messi y Suárez son unos infelices, porque si no podés ir a comprarle un chocolate a tu hija al almacén sos un infeliz".
Sí, lo maté sí (se ríe). No, pero yo no lo ataco como persona a Suárez. A mí me parece un loco divino, ahí mismo digo que me parece un loco increíble y que si vos podés darle felicidad a otros ya sos una gran persona. Lo que criticaba era al sistema: si Suárez no puede ser Suárez, tiene que ser el que todos queramos, para mí es un infeliz. El sistema me lleva a ser lo que quiere el sistema y no lo que quiero yo. Pero no digo un infeliz en su vida, creo que disfruta lo que hace aunque a mí me das esa vida y yo no la agarro ni dos minutos. Yo cuestiono desde mi posición, pero Suárez es un divino, yo qué sé... un hombre que llora en cámaras... rompe con todos los estereotipos. ¿Los hombres no lloran? Si, los hombres lloran también. Y Suárez es un número uno y también llora.

"Lo de los seleccionados es increíble. No me imagino a Neymar bajando en Brasil de su jet privado y yendo a juntarse con el 7 del Bahía"

16) Has dicho que es mentira que el fútbol uruguayo es pobre, que mueve mucha plata. ¿Cuánta plata?
Ah, no tenemos mucha idea. En lo que nos basamos es en la medición que hace una empresa internacional que dice que (Tenfield) factura 45 millones de dólares por año. Lo que se puede sacar no lo sabemos hasta que no saquemos lo que vale en el mercado (el fútbol uruguayo). Lo que hizo la selección ahora: agarró el producto, se lo dio a dos empresas y una le dijo: esto (un producto) vale tanto si se lo pone Suárez. Si no se lo pone Suárez no vale eso. Por ejemplo, Pepsi quiere hacer una propaganda usando la imagen de Suárez, ya vale eso. No es "yo oferto tanto". No, vale eso. Y nosotros no sabemos lo que vale el fútbol uruguayo, si siempre lo manejaron los mismos. Yo no sé cuánto le paga Yumbo a Tenfield por hacer "el jugador Yumbo del partido". Pero sé que lo vendés conmigo, si yo agarro el premio. Entonces quiero saber: ¿cuánto vale? Entonces quiero tanto, porque si yo no lo agarro queda tirado ahí. ¿Tiene el mismo valor si lo agarra (el arquero de Nacional, Esteban) Conde o solo aparece en una propaganda? Eso es un valor de mercado, que es lo que queremos saber nosotros.

17) ¿Has sufrido alguna agresión o amenaza?
No. Por ahora... después de esta nota veremos (se ríe). Bueno, tengo una denuncia penal... A nosotros todavía no nos notificaron, fueron sí los abogados. Creo que el 2 de junio se tienen que presentar los que denunciaron, porque no lo hicieron como comisión directiva sino como personas y tienen que ratificar la denuncia. Si la ratifican, nos empiezan a citar. Supuestamente nosotros hicimos firmar por una cosa distinta a la que los jugadores creían, y ellos tienen testigos. Supuestamente yo engañé para que firmaran: les puse un papel en blanco y después lo rellené con una cosa distinta a la que dije. Eso es lo que dicen ellos.

18) Has elogiado más de una vez a Maradona por su defensa del futbolista. ¿Es un ejemplo Maradona?
Y... según desde dónde se lo mire. Futbolísticamente es un ejemplo, en su forma de vivir no. Pero me parece que vive feliz... después la felicidad para cada uno... yo puedo vivir en la calle y ser feliz, tal vez no sea ejemplo para nadie, pero si soy feliz... Después, me parece que él fue uno de los pioneros de la revolución en el fútbol. Después de Sócrates, eso está claro. Maradona con sus locuras, terminaba un partido y se iba a La Habana o se iba con Chávez a Venezuela y demostraba tremendo compromiso social. Pero después terminaba abrazado con Menem... por eso te digo, cada uno tiene sus contradicciones. Pero para mí es un loco lindo que tiene que ser respetado, porque no es fácil salir de esa burbuja en la que vivió Maradona, con todo el mundo atrás de él y el loco preocupado por algunas problemáticas que están buenas, que indican compromiso social. No lo veo a Messi viajando a su país para participar de una marcha. A Maradona lo vi. ¿Se equivocó? Sí, todos nos equivocamos, pero las ganas de cambiar algo las tenía.

19) Es un ambiente difícil el de los futbolistas para plantearse luchas reivindicativas ¿no?
Sí, es muy difícil. Lo que pasa es que no nos enseñan a nosotros eso. Nos enseñan a patear la pelota, nosotros llevamos ese arte. No cualquiera puede patear la pelota, eso está claro, por algo somos tres millones de técnicos. Los que tenemos la suerte de tener el arte, podemos ser criticados, pero lo tenemos. Yo puedo ser futbolista, pero después de futbolista puedo ser abogado, escribano, puedo ser lo que quiera. Pero el escribano no puede ser futbolista, el dirigente no puede ser futbolista. Y a nosotros, cuando jugamos al fútbol, nadie nos educa; nos dicen jueguen acá, pasen por acá y salven su vida. Y salvar la vida no es hacer plata. Si nosotros tuviéramos esa educación y esa conciencia que nos faltan, sería más fácil. Es complicado el fútbol: cuando no te enseña y no tenés constancia, no tenés militancia, perseverancia... es difícil.

20) ¿Vos traés de la cuna esa inquietud?
No, de la calle. Siempre me preocupé por cosas que pasaban, me crié en Villa Española, con mis amigos. Nunca viví en un barrio rico.

“No sé cuánto le paga Yumbo a Tenfield por ‘el jugador Yumbo’. Pero sé que lo vende conmigo. Entonces quiero tanto, porque si yo no lo agarro queda tirado ahí”

21) ¿Trabajaste en otras cosas?
Casi no hice inferiores, a los 13 o 14 años dejé de jugar y arranqué a laburar. Me pintó el rocanrol y laburar, hasta los 18 que debuté en Primera. Laburé en una fábrica de helados, una fábrica de barquillos, en una camioneta repartiendo, vendí mates artesanales, hacía feria a las ocho de la mañana. Lo que pasa es que debuté en Primera y cobraba 700 pesos... año 2000 o 2001. Iba en bicicleta a la AUF a cobrar mi sueldo y dejaba la bicicleta en el estacionamiento. Me llevaba los 700 pesos y me tomaba un par de cervezas.

22) Dejabas la bicicleta en el lugar que tenía reservado el auto de Figueredo.
Le arranqué el cartel, todo (se ríe). Un día nos habíamos tomado un par de cervezas y fuimos a cobrar el sueldo... 700 pesos me partían el alma, no me daban para nada, era imposible vivir. Y el portero estaba siempre de vivo, no te dejaba pasar. Entonces llegamos un día y yo pensaba: nosotros somos los actores de este juego y estos giles, tremendas naves y todavía no me dejan dejar la bicicleta. Apoyé la bicicleta y el portero no sé qué dijo... agarré el cartel de Figueredo y lo dejé sabés dónde... Le quisimos pegar al portero, cualquiera. Éramos unos locos sueltos. No nos entraba nada, con 18 años.

23) ¿Hasta dónde llegaste con los estudios?
Ahora estoy para terminar el liceo. Hice hasta quinto, lo que pasa es que salí al exterior y en realidad también tenía como una controversia con el tema educativo, con secundaria. No va de la mano con el fútbol, no motiva, no seduce. Yo fui uno de los que le pasó eso, y ahora estoy para terminar.

24) Se habla mucho ahora del proceso de selecciones, en el que a los más chicos se les motiva a seguir estudiando. ¿Cómo lo ves?
Lo veo notable. Creo que Tabárez es el ideólogo de todo eso, la tiene clarísima, es maestro. Si no es él, no es nadie. Está demostrado que al fútbol de hoy el que no piensa no puede jugar. Ya no existe más el fútbol de solo meter y eso, hay que pensar, hay que abrir la cabeza. El sistema se está dando cuenta que hay que apuntar ahí. Los jugadores que tienen más estudio, son más rápidos de mente, juegan mejor. Yo apoyo a la Fundación Celeste, apoyo a Daniel Baldi para reclutar jugadores para que hagan los cursos de INEFOP, con un convenio que hay. Que hagan los cursos y terminen el liceo. Ya llevamos casi 50 jugadores anotados.

25) ¿Te costó entrarle con la prédica reivindicativa a tus compañeros de Villa Española?
No, yo soy bastante raro en eso, ya me conocen: "este rompebolas". No estoy para mandar videítos porno por WhatsApp, no estoy para esas boludeces. En los grupos de WhatsApp, cada vez que mandan boludeces los corto y les mando información de algo. Y después, lo que intenté hacer el año pasado fue incentivar a que estudiaran. No tuve mucha suerte, solo algunos se anotaron, aunque ya que uno se anote está bien. Y después, tener compromisos sociales, ver otras realidades. Estuvimos con la Fundación Oportunidad, que son unos pibes que juegan al fútbol en silla de ruedas y yo los contacté, hicimos un partido con ellos en silla de ruedas y estuvo increíble. Eso también es alimentar el alma y abrir un poco la cabeza. También estoy en unos centros educativos acá en el barrio, que están bastante marginados, los llevé a la cancha, estuvieron un par de días con nosotros. Eso también forma parte del aprendizaje, no solo es abrir un libro y leer.

Suárez es un divino… un hombre que llora en cámaras… rompe con todos los estereotipos. ¿Los hombres no lloran? Si, los hombres lloran también”

26) ¿Prende fácil esa prédica?
No, no prende. El jugador de fútbol todo el tiempo está ocupado: "ah, yo no puedo". Nunca puede y no hace. Las novias son un gran problema, no los dejan salir (se ríe). Siempre están ocupados, pero es como para decirles: "ocúpense de verdad, hagan algo, empiecen a estudiar y van a ver lo que es estar ocupado". Hay que saber convivir con el sistema, porque yo tampoco puedo cambiarlo. El jugador de fútbol es eso que está ahí, lo que vemos, podés tener uno más inteligente, otro menos, pero es eso. Es el que se viste bien, es el lindo... ese es el jugador de fútbol. Lo mejor es hacer el intento, yo me quedo tranquilo con eso. Después, si lo lográs... Para mí esta batalla que estamos dando ahora ya la ganamos.

27) Por lo menos parece que van bien.
No importa, igual. Hoy vamos bien porque en un grupo de WhatsApp en el que están los planteles se habla de esto, cuando antes no se hablaba. No se hablaba de imagen, de derechos, de la violencia de género, y hoy se habla. Eso lo implantamos, después si ganás o perdés... lo ideal es ganar, claro, y poder cambiar realmente y que las nuevas generaciones la pasen mejor. Pero algo ya cambiamos, ahora hay un sujeto crítico, la gente se cuestiona, por algo vos me hacés una nota. Si no, no me conocerías.

28) Jugaste en Guatemala. ¿Se hace buena plata ahí?
Se hace sí. En cualquier parte se hace más plata que en Uruguay, a no ser en los equipos grandes de acá. Es muy loco, porque Guatemala es uno de los países más marginados. La respuesta es que el fútbol mueve plata. Los guatemaltecos no, son los extranjeros los que la hacen. Pero acá también: un extranjero en Nacional o Peñarol gana más que el jugador de acá. En Guatemala no te hacés multimillonario pero hacés plata, podés venir y poner un negocio. Yo ya tenía comprada mi casa, la reformé... y ahora no tengo un peso pero soy feliz. Con mi hija soy feliz.

29) ¿No vas a volver a jugar?
No, creo que no. Me han ofrecido equipos, de acá y de afuera, pero se me hace difícil a esta altura ponerme otra camiseta que no sea la de mi club (Villa Española). Entendí que mi lugar en el mundo era ese y no me motiva ponerme otra camiseta, pero nunca se sabe. Yo hubiese querido que algún equipo me diera refugio político porque sin equipo me quedé sin voto y sin peso en el fútbol, te sacan del sistema. Igual, yo sigo entreverado, pero no es lo mismo estar delante de un plantel que estar afuera.

30) ¿Te dolió quedar fuera de Villa Española?
No. No porque el fútbol era mi laburo y sabía que algún día se iba a terminar. Ahora estoy armando un centro cultural ahí en la sede, Villa Española para mí es el fútbol pero también todo lo demás. Sigo amando al club de la misma manera y sigo metiendo la misma fuerza, seguramente no tengo el mismo peso ni las mismas herramientas que si siguiera adentro. Pero lo mejor que me queda del club es el reconocimiento de los niños.

“Yo hubiese querido que algún equipo me diera refugio político porque sin equipo me quedé sin voto y sin peso en el fútbol, te sacan del sistema”

31) Leí que renunciaste a 100 mil dólares de un pase porque el representante se llevaba más. ¿Es así?Cuando salí goleador de la B vino uno y me propuso ir a México y era una fortuna, era un contrato a cinco años, progresivo. Era un platal, a mí me daban 50 mil y se repartían 200 entre ellos. Dije que no, que me daban la mitad de la plata o no iba. "¿Te vas a perder esa plata?" "Y sí, me la pierdo". No fui, me agarré a las piñas... todo, completo. El contratista es un intermediario, lo que nosotros cuestionamos es el manejo que a veces hacen, porque si vos vendés algo a 5 pesos y yo te lo compro, si después lo vendo a 100 es asunto mío; ahora, si yo te pijoteo para sacártelo por 3, ahí estoy mal. Eso es lo que está pasando: juegan con la miseria del fútbol uruguayo y se llevan todos los jugadores por 4 pesos, pero después los venden en millones.

32) Has dicho que un viaje a Cuba te "partió la cabeza". ¿Qué fue lo que viste y viviste para que eso pasara?
El socialismo. Fui en 2011, siempre quisimos ir con (mi esposa) Natalia, terminó un campeonato en Guatemala, habíamos perdido una final y nos fuimos. Estuvimos como 20 días, recorrimos La Habana, todo, y realmente confirmamos muchas cosas. Uno ve Cuba y lo primero que ve es que está todo roto, pero la felicidad por dentro que ves en los cubanos está increíble. ¿Cómo pueden ser tan felices con todo tan roto y tan difícil? La amabilidad de la gente, la seguridad, la sociedad culta que tienen... nosotros veníamos de Guatemala donde no sabían dónde estaba Uruguay pero sabían dónde estaba Messi. Se los comió la tele. En Cuba no, ahí saben dónde está Uruguay, quién es el presidente y sabían todo. Todo el mundo, el tachero... todos. Ahí uno se cuestiona: jugás al fútbol y te vas a un país donde hay tremenda pobreza a hacer plata. Eso no iba con mis ideales, volvimos de Cuba y nos vinimos a Uruguay. Acá teníamos la felicidad que queríamos así que, todo lo demás...

33) ¿Cómo es esa historia con los Redondos y el Indio Solari?
Es una locura, mi enfermedad, y no tiene cura. Tengo más fundamentos para hablar de los Redondos que de fútbol. Eso digo yo (se ríe).

34) Te has ido a algún recital de los Redondos o del Indio Solari dejando de lado tus obligaciones profesionales.
Sí, tengo mil, desde elecciones hasta faltar a entrenar o decirle a un técnico que no me citara porque tocaban los Redondos en Montevideo. La anécdota es que ahora el loco escucha a los Redondos, a partir de eso. "Mañana no me cites porque me voy a ver a los Redondos". "¿Los Redondos? ¿Qué son los Redondos?" "Una banda que toca en el Estadio Centenario. Yo te aviso que no vengo". Me suspendieron algunos días, pero todo pasa, el tiempo calma todo, hacés un par de goles y es todo mucho más fácil. Yo saco ómnibus (para los recitales del Indio Solari) desde hace algunos años. Este año (para ir al recital de Olavarría) sacamos desde la sede (de Villa Española), que era algo que también queríamos y no habíamos podido concretar. Estuvo increíble, desde que nos encontramos en la sede, nos tomamos la primera cerveza, hasta que volvemos es como que entramos en otro mundo en el que el teléfono se queda de lado, hablamos otro idioma. Desde el año 2008 o 2009 no veo un hecho de violencia cada vez que voy a ver al Indio, eso me llama poderosamente la atención. No veo que le toquen el culo a una mujer, se cae alguien y lo levantan, vi gente en silla de ruedas que la subían a caballito cuando había mucha gente, veo cosas que no veo en otros lados. No me enteré que en este había fallecido uno hasta que prendí el teléfono en Fray Bentos.

35) ¿Qué decís de las críticas al Indio Solari por la forma como vive y que llegue al recital en un avión privado?
Y yo qué sé... lo que digo es que el Indio Solari hoy vive otra vida, está veterano y no me parece mal, me parece que él tiene que tener los recaudos para ser feliz. Y me parece que lo que le pasa es que no puede salir a ningún lado, no puede subirse a un avión, no puede llevar a su hijo a la escuela. Él fue preso del Indio Solari; no es Carlos Alberto, es el Indio Solari. Cuando el personaje se come a la persona, como él mismo dice... no tenés chance. Si es millonario... y sí, yo leí que cuando no tenía un peso Marcelo Tinelli le ofreció 2 millones de dólares por tocar en Videomatch dos temas y el loco dijo que no. Yo contestaría con eso. Y va a morir de parkinson, todos lo sabemos. Es fácil cuestionar todo lo que hacen los demás, a veces habría que detenerse a mirar otras cosas: cómo le llegó a una sociedad, cómo se le plantó a una dictadura, cómo generó conciencia revolucionaria en Argentina... después, si se toma un champagne o una cerveza puertas adentro... él no anda en lugares ostentosos comiendo. Yo qué sé...

“Hay que educar mucho más, a los niños, a los futbolistas como personas y ahí modificar la sociedad. En el fútbol no hay ninguna política que nos eduque para algo”

36) ¿Los jugadores no pueden hacer nada más contra la violencia en el fútbol? No han hecho demasiado hasta ahora.
(Piensa) No sé por qué... yo creo que se puede hacer mucho más fuera del fútbol, como sociedad, como personas, como padres, hijos, abuelos. En el fútbol se podrían cortar más los lazos de los barras con los cuadros grandes, que creo que se está haciendo, pero en los cuadros chicos no nos pasa eso. De mi parte siempre intenté ir contra la violencia y he tenido miles de acciones. En el último partido Villa Española - Defensor, cuando los hinchas de Villa Española les quisieron pegar a los de Defensor, yo agarré a todos los jugadores de Defensor, bajé a todos los de Villa Española del muro y les dije "arranquen pa allá". Y esa es una acción: "no, no, no hay que pegarle a nadie acá".

37) Las hinchadas cantan que mataron a uno, cosa que efectivamente sucedió, y que van a matar a otro. Y los jugadores después los aplauden y les ofrendan los goles.
Sí... vos me querés enjuiciar que los jugadores incentivamos la violencia.

38) No, digo que podrían hacer más de lo que hacen
Sí, podemos hacer otras cosas. Lo que pasa es que yo, jugador de cuadro grande, me cantan eso y después hago un gol y no se los grito... el único que hacía eso era Sócrates cuando le metió la pesada a la hinchada del Corintians. Hay que tener espalda para pararse frente a la hinchada, porque el hincha no piensa, quiere ganar. El ganar es todo en el fútbol.

39) No debería ser así.
Sí, pero es. Ganar es sacar técnicos, tener fama, morir o no, es todo. El ganar modifica el fútbol, el ganar permite hacer una revolución porque si la selección no ganaba hoy nadie les daría pelota. Lamentablemente... Yo creo que hay que educar mucho más, a los niños, a los futbolistas como personas y ahí modificar la sociedad, más que gritar o no un gol. Me parece que las políticas están ahí, y no hay ninguna en el fútbol, ninguna política que nos eduque para algo. Es la primera vez en la historia que los jugadores se manifiestan con un brazalete contra la violencia de género: "Ni una menos".

40) ¿Y por qué no ponerse mañana un brazalete que diga "ni un lío más" por ejemplo?
Sí... viste que la otra vez se sacaron una foto los jugadores de los grandes... son cosas que a veces parecen débiles, pero siempre que se haga algo, se está más cerca. Si yo hago algo el objetivo está más cerca. Igual, te digo: el jugador de fútbol es objeto de crítica porque tiene que participar en todo. Pero es un trabajo. ¿Por qué yo tengo que hacer todo? Es mi trabajo, yo voy, juego, gano y capaz que ahí se termina mi obligación, si yo no soy violento. El jugador de fútbol tiene que ir a todos lados, tiene que ir a la Teletón... ¿y por qué? ¿Alguien se cuestiona si tiene ganas de ir? El jugador de fútbol es tremendo objeto de críticas por todo, desde patear la pelota afuera hasta lo que hace o no hace en su vida. Messi insulta y parece que fuera un caníbal... pará. No hay que ejemplarizar con los jugadores, si podemos ayudar ayudamos, pero no somos ejemplo de todo, nos equivocamos, engañamos a nuestras novias, le erramos como cualquiera. Es como que el futbolista tiene que ser perfecto y me parece que no. 

Montevideo Portal | Gerardo Tagliaferro
Fotos: Gerardo Carrasco