Noticias

La conexión uruguaya

Korzeniak habló de Gabriel García Márquez

El ex senador socialista José Korzeniak contó a Montevideo Portal sus encuentros con Gabriel García Márquez en México, su relación con el escritor uruguayo Martínez Moreno y su intervención para la liberación de un periodista uruguayo detenido en Colombia. También habló de cómo terminó su nombre en la novela El Amor en los Tiempos del Cólera.
17.04.2014 20:48
2014-04-17T20:48:00

El ex senador socialista José Korzeniak conoció a Gabriel García Márquez en la casa del escritor uruguayo Carlos Martínez Moreno, que exiliado de la dictadura, vivió en México entre1978 y 1986. Martínez Moreno vivía en la capital mexicana frente a la Universidad Autónoma de México (UNAM) y allí recibía a menudo al escritor colombiano, quien lo calificaba como “una enciclopedia del idioma español”.

“Cuando los escritores latinoamericanos queremos aprender español, venimos a lo de Martínez Moreno”, decía el escritor colombiano.

Korzeniak vivió dos meses en la casa de Martínez Moreno y contó a Montevideo Portal que coincidió en varias oportunidades con el escritor colombiano: “Lo conocí personalmente, fuimos más de una vez juntos a algunos taquerías, a comer tacos y tomar refrescos con un poco de tequila o margaritas, que se hacía con jugo de tomate”.

El ex senador aclaró que no era amigo personal de Márquez pero a través del vínculo con Martínez Moreno pudo hablar varias veces con él. Korzeniak contó que se trataba de una persona “muy sencilla al hablar” al punto que contrastaba con su forma de escribir.

“Tenía una forma elemental de hablar, llamaba la atención esa diferencia enorme con su riqueza idiomática al escribir. Cuando uno se imagina un gran escritor, lo destaca por la origninalidad de sus frases, pero él era un hombre de una sencillez al hablar, que generaba un contraste”, manifestó el ex senador socialista, destacando el “buen humor” y la solidaridad de García Márquez para con los uruguayos exiliados en México.

Korzeniak contó la anécdota de un periodista joven uruguayo, que trabajaba en la televisión oficial mexicana y fue enviado a Colombia a hacer notas con la guerrilla de las FARC y los paramilitares. Los uruguayos exiliados en México se enteraron que había sido detenido como guerrillero y le pidieron la mediación a García Márquez.

“Yo hablé con Gabriel García Márquez en nombre de los uruguayos en México, aprovechando que lo conocía, le pedí si no podía hacer una gestión para liberarlo y le di el número de teléfono del canal oficial para que comprobara que se trataba de un periodista. Llamó y en dos días lo soltaron”, contó Korzeniak destacando “el prestigio personal” que García Márquez tenía en su país.

En aquellos encuentros en ciudad de México, García Márquez le recomendó en tono de broma a Korzeniak que se presentara como pariente del novelista polaco Joseph Conrad, porque su apellido original es Korzeniowski. En una conversación posterior con un diplomático polaco, Korzeniak supo que su apellido es compuesto por Korze y la culminación depende de la región de Polonia, comprobando la raíz común con el novelista. Cuando leyó El Amor en los Tiempos del Cólera, Korzeniak recordó aquella charla en la casa de Martínez Morena.

“Contaba que durante una de las tantas guerras civiles del siglo anterior, Lorenzo Daza había sido intermediario entre el gobierno del presidente liberal Aquileo Parra y un tal Joseph K. Korzeniowski, polaco de origen, que estuvo demorado aquí varios meses en la tripulación del mercante Saint Antoine, de bandera francesa, tratando de definir un confuso negocio de armas. Korzeniowski, que más tarde se haría célebre en el mundo con el nombre de Joseph Conrad, hizo contacto no se sabía cómo con Lorenzo Daza, quien le compró el cargamento de armas por cuenta del gobierno, con sus credenciales y sus recibos en regla, y pagado en oro de ley. Según la versión del periódico, Lorenzo Daza dio por desaparecidas las armas en un asalto improbable, y las volvió a vender por el doble de su precio real a los conservadores en guerra contra el gobierno”, escribió el colombiano.

Montevideo Portal| Pablo Méndez

pablomen@montevideo.com.uy