Entrevistas

Los titanes siguen olímpicos

Conversamos con Tony Bellotto, de Titãs, que se presenta el 22 de abril en Montevideo

La banda paulista estará en el Teatro de Verano, junto a La Chancha y Fede Vaz y su Sexteto Candombero.
18.04.2017 15:15
2017-04-18T15:15:00

En Brasil, su tierra natal, Titãs pisaba fuerte desde mediados de los 80, y ya era una banda de prestigio en Montevideo a fines de la década. Esto quiere decir que un cerrado grupo de fieles conocía su existencia y la propalaba con afán evangelizador. Entre los punks de entonces, por ejemplo, se gastaban cassettes TDK con Cabeça Dinossauro y Jesus não tem dentes no país dos banguelas. "Polícia", uno de los mayores hits del combo paulista, sonaba sin excepción en los ensayos de los grupos más radicales en versiones rioplatenses con pronunciación de Tribuna Ámsterdam.

Llegaron por primera vez a Uruguay allá por el 94 (la memoria puede fallar) a caballo del Titanomaquia, su álbum más crudo hasta el momento, que reflejaba el enojo de los tiempos que corrían, en plena sintonía con el auge del grunge, o como la MTV haya querido llamar a ese sonido: un cóctel de punk rabioso, riffs por momentos metaleros y estribillos urgentes. Esa vez llenaron el Palacio Peñarol (junto a ellos se presentó Níquel, en la cresta de la ola) que, por única vez en la historia, sonó bien y todo.

Más de 20 años después, los brasileños regresan a Uruguay. En el medio pasó de todo: deserciones, muertes (Marcelo Fromer, uno de sus guitarristas, fue atropellado por una moto y falleció en 2011), fracasos y triunfos editoriales, y un reencuentro con las raíces del rock más feroz en Nheengatu (2014), su trabajo más reciente hasta la fecha.

Tony Bellotto es uno de los tres miembros fundadores que permanece en el grupo al día de hoy. Además de tocar la guitarra y poner su voz en varias de las canciones de Titãs, lleva publicada cerca de una decena de novelas policiales, un género que lo cautivó a mediados de los 90 y ya no soltó.

Antes de llegar a Uruguay, Bellotto lamenta que haya pasado tanto tiempo desde su primera incursión en estas tierras, y promete Titãs para rato.


*

 

¿Qué recordás de la visita de Titãs a Uruguay en los 90? ¿Por qué demoraron tanto en llegar al país en ese entonces, cuando ya eran ampliamente reconocidos, y por qué pasó tanto tiempo desde ese entonces hasta hoy?

Lo recuerdo como algo mágico. Quedamos impresionados y sorprendidos con el suceso que teníamos en Uruguay. Fue una de aquellas noches gloriosas, que se guardan en la memoria para siempre. Por qué demoramos tanto en regresar a Uruguay es una pregunta que también me hago. Probablemente por factores comerciales y logísticos alejados de nuestra voluntad, pero tocaríamos siempre en Uruguay.

 

¿Qué creés que ha cambiado en la música latinoamericana en estos años?

Creo que el pop y el rock que mezcla influencias anglófonas con sabores latinos y tropicales se fortaleció mucho, creando un nuevo tipo de música.

 

Tras más de 30 años de carrera, ¿hay madurez? ¿Puede madurar todavía el rock?

La madurez suele ser una cosa pésima para el rock. Cuanto más irresponsable y juvenil, mejor.

 

Aquí tenemos la impresión de que el rock brasileño, al menos hasta principios de los 2000, creció de espaldas a Hispanoamérica. ¿Qué pensás de eso?

No estoy de acuerdo. La realidad brasileña, muy abordada por las bandas del país, es muy similar a la realidad de los países latinoamericanos. Hay una confluencia de estilos y temas cuando se escuchan bandas de rock de Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile, Uruguay, Cuba...

 

En sus inicios, Titãs tenía una visión desencantada del mundo moderno. "Televisao", "Comida", "Igreja", "Policia", y canciones como esas. ¿Ha mejorado el mundo o es un lugar peor que hace 30 años?

El mundo mejoró en muchos aspectos, pero algunos problemas se agravaron. No es fácil analizar eso.


Y en ese escenario, ¿Qué aporta la cultura?


La cultura y el arte siempre ayudaron al hombre a enfrentar los problemas del mundo, y trascenderlos, en la medida de lo posible.

¿Y el rock?


El rock es más que una forma de música, es un estilo de vida, que refleja una postura al mismo tiempo aguerrida y dionisíaca ante la sociedad.


El escritor paulista Ferréz dice que la cultura puede cambiar la realidad. ¿Estás de acuerdo o sos más pesimista?

Concuerdo, y puede asegurar que, de hecho, la cultura transforma la realidad.


Titãs es una banda surgida de la clase media. ¿Cómo se llevan con el fenómeno de la literatura marginal y su expresión musical en el hip-hop, que hace, por ejemplo, Ferréz?

Nuestro origen social no nos impide amar la música que viene de los guetos y los jóvenes.


Nheengatu fue un reencuentro con su espíritu más rabioso? ¿Qué los llevó a hacer un disco tan crudo?

Nheengatu es un intento de fotografiar la sociedad brasileña en un instante de convulsiones sociales y cuestionamientos profundos. Es, también, una experiencia radical del rock brasileño.

 

¿Qué hay de nuevo para decir 30 años después?


Muchas cosas. Estamos preparando una ópera rock que traerá muchas novedades. ¡Esperen!

 

**

Titãs se presenta este sábado 22 de abril en el Teatro de Verano, junto a La Chancha y Fede Vaz y su Sexteto Candombero. Localidades a la venta en Red UTS. El show será para mayores de 15 años y los menores de esa edad deben ir acompañados de un mayor responsable.

 

Cargando...

Jorge Costigliolo | Montevideo Portal
jcostigliolo@montevideo.com.uy