Internacionales
Frenada

Los aumentos globales en la esperanza de vida sufren una preocupante ralentización

Tras varias décadas de aumento sostenido, la tendencia parece haberse estancado, según estudio global.
08.03.2018 07:42
2018-03-08T07:42:00

Las probabilidades de las personas de vivir más tiempo han estado aumentando notoriamente durante décadas. Pero esto parece haberse ralentizado recientemente, encontró un nuevo estudio mundial.

El declive más marcado ha ocurrido en los países que ya tenían la esperanza de vida más corta, según investigadores de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins, en Baltimore.

Dijeron que la ralentización en los aumentos en la esperanza de vida no significa que los humanos simplemente hayan alcanzado la máxima duración de su vida biológica. En lugar de ello, los investigadores plantean que sus hallazgos podrían significar que los avances médicos recientes no han sostenido los aumentos históricos en la esperanza de vida promedio.

"No es que llegáramos a un tope", apuntó el investigador David Bishai en un comunicado de prensa de la Hopkins, recogido por HealthDay News. "La ralentización más marcada ha sido en los países que podían ganar la máxima cantidad de esperanza de vida".

Bishai es profesor en el Departamento de Salud de la Población, Familiar y Reproductiva de la universidad.

"Condena la idea de que se puede arreglar la salud global simplemente inventando más cosas", señaló. "Las nuevas tecnologías de la salud han sido esenciales para lograr avances en la esperanza de vida, por supuesto, pero nuestros predecesores de los años 50 lograban un progreso más rápido con cosas básicas como el jabón, las instalaciones sanitarias y la salud pública".

El estudio encontró que en los 50, la esperanza de vida mundial aumentó, en promedio, 9.7 años en una década. Pero desde 2000, el aumento en una década ha sido de apenas 1.9 años.

Los hallazgos provienen de datos sobre la esperanza de vida en 139 países, que abarcan de 1950 a 2010.

Los investigadores encontraron que los países con la esperanza de vida más larga se acercaban a la duración máxima de la vida de 71 a 83 años. En esos países, el aumento promedio en la esperanza de vida de cinco años de los 50 se redujo justo a la mitad, a 2.4 años, en la primera década de los 2000.

La tendencia a la baja en la esperanza de vida fue incluso mayor en los países con la duración de vida más corta. Allí, unos aumentos considerables se convirtieron en unos declives marcados.

Por ejemplo, las áreas con una esperanza de vida de menos de 51 años habían experimentado un aumento de 7.4 años en la esperanza de vida durante los 50. Pero eso fue seguido por una reducción constante en la esperanza de vida. En los primeros años del siglo XXI, esas áreas experimentaron una pérdida de 6.8 años en la esperanza de vida, encontró el estudio.

La pandemia de VIH/SIDA tiene parte de la culpa del declive, pero los investigadores apuntaron que no es el panorama completo.

"La ralentización en el aumento de la esperanza de vida comenzó antes de la llegada del SIDA en los 80 y los 90, y ocurrió incluso en regiones que no tenían un gran problema con la enfermedad", dijo Bishai.

Además, los métodos utilizados para calcular la esperanza de vida han cambiado desde los 50, pero la ralentización en los aumentos continuó. Según los investigadores, eso significa que probablemente haya otro factor implicado.

Plantearon que los fracasos de los gobiernos podrían tener un rol y que se deben mejorar los esfuerzos de salud pública. Proveer tecnologías de la salud no es suficiente, dijeron.

"Hoy en día, los países con una esperanza de vida persistentemente baja son países que en general son estados frágiles; algunos ni siquiera intentan aumentar su esperanza de vida", señaló Bishai. "Debemos promover la voluntad política y el consenso social para las medidas de salud pública en los países que más lo necesitan".

"Si el gobierno nacional no funciona bien, la salud pública puede actuar sobre la voluntad política en los distritos y los pueblos", aseguró. "Antes éramos buenos haciendo eso, y si podemos volver a serlo, entonces creo que podemos ver de nuevo el tipo de mejoras que vimos en los años 50".

Los hallazgos fueron publicados en una edición reciente de la revista BMC Public Health.

Montevideo Portal