Mujer
Lejos de la realidad

África ignora aún los derechos de las mujeres, según una influyente socióloga

Algunos derechos de las mujeres siguen estando ignorados, tardan aún en solucionarse problemas de poligamia, matrimonio precoz y violencia.
11.03.2018 11:54
2018-03-11T11:54:00

Algunos derechos de las mujeres siguen estando ignorados en África, tardan aún en solucionarse problemas de poligamia, matrimonio precoz, violencias y ablación, según la influyente socióloga senegalesa Fatou Sarr Sow.

"En ámbitos como los bienes matrimoniales, las sucesiones, la propiedad de la tierra y el trabajo, las mujeres no son consideradas como ciudadanos de pleno derecho", lamentó en una entrevista con Efe Sarr, directora del Laboratorio de Género en el Instituto Fundamental de África Negra (IFAN) de la Universidad Cheikh Anta Diop, en Dakar.

La experta -también presidenta de la Red Africana para el Apoyo al Emprendimiento Femenino (RASEF)- destacó que en nueve países africanos una mujer casada no puede pedir un pasaporte, como hace su marido, y en otros quince tampoco tiene libertad de elegir su lugar de residencia.

"Además, en 2018, las leyes vigentes en 35 países obligan a las mujeres casadas a obedecer a su marido", resalta, después de celebrarse este jueves el Día Internacional de la Mujer en todo el mundo.

A nivel económico, las dos décadas de crecimiento económico constante de entre el 5 y el 7 por ciento al año en África, no fueron significativas en cuanto a la igualdad de sexos.

Las mujeres obtuvieron pocos dividendos de este crecimiento exponencial, subraya Sarr.

Las mujeres sólo poseen un 25 por ciento de las tierras, aunque la producción agrícola y la seguridad alimentaria ocupan hasta el 80 por ciento de las fuerzas productivas femeninas, añadió la socióloga y activista.

A su juicio, las políticas aplicadas en los países africanos no son suficientemente eficaces para corregir las desigualdades actuales.

"El déficit de liderazgo y la falta de visión de los hombres que ocupan el poder explica la no aplicación de los convenios y compromisos internacionales firmados en favor de la reducción de desigualdades de clase", analiza la socióloga, al destacar como otro factor el bajo nivel de educación de la mayoría de las mujeres.

La violencia contra las mujeres, asevera, se está recrudeciendo en todos los países del mundo y la solución va más allá de la mera instauración de leyes que no están a la altura de los retos.

En ese sentido, Sarr dice que África está especialmente afectada a causa de los conflictos, la pobreza y la fragilidad social.

Respecto al movimiento feminista "Me too" ("Yo también"), que sacude a Estados Unidos, Sarr considera que las agresiones sexuales son una cuestión mundial.

"Aunque no se escuche, por el momento, a las africanas, la cuestión está bien presente y la situación podría ser peor en África. El contexto social, cultural y político más difícil explican el silencio de las africanas. La relación de fuerza no es aún favorable a las mujeres para comprometerse en tal batalla", indica.

Sobre la representatividad de las mujeres africanas en el mundo empresarial, recuerda Sarr que, al principio de los procesos de independencia en África, mujeres empresarias contribuyeron a la elección de jefes de Estado en países como Togo y Benin.

"A pesar de todo -apostilla-, el empresariado femenino conoce un desarrollo, aunque se enfrenta a unos límites. Surgen figuras notables en países como Nigeria, Senegal y Angola, donde se multiplican las mujeres con negocios florecientes".

En su opinión, las dificultades para tener acceso a financiación y redes de adjudicación de contratos frenan un liderazgo empresarial femenino más potente.

"Estas dificultades desaparecerán con una gobernanza más democrática y más transparente", vaticina Fatou Sarr Sow.

EFE I Montevideo Portal