Cine

No es un juego, es un complot

Habla Federico Álvarez, director de “Ataque de pánico”

"Me tiraron un contrato tan obsceno arriba de la mesa que lo tomabas”, dijo Federico Álvarez, director del corto “Ataque de pánico”, sobre el contrato que hizo con la productora de Sam Raimi. Piensa en su película como “una invasión alienígena con una producción totalmente diferente a lo que se ha visto hasta ahora", filmada en Uruguay y Argentina.

04.12.2009 09:33

Lectura: 4'

2009-12-04T09:33:00
Compartir en

Hace dos años publicábamos en Montevideo Portal un corto que circulaba en Youtube, que mostraba una visión futurista de Montevideo en la que volaban autos y unidades de transporte colectivo, al mejor estilo del Luc Besson del “Quinto Elemento” en clave uruguaya. El autor era Federico Álvarez, un realizador audiovisual que hoy tiene 31 años.

A nivel internacional, o incluso regional, era un completo desconocido hace tres semanas. Hoy puede ostentar un contrato millonario para filmar su primera película, tras llamar la atención de Hollywood con su cortometraje "Ataque de pánico", que tuvo un costo total de 300 dólares y lo hizo famoso gracias a internet. Motivos suficientes para que oigamos hablar de él todos los días desde hace un tiempo, y que se publiquen entrevistas en distintos medios internacionales. Por ejemplo, la agencia AFP, cuya nota compartimos.

Federico tiene una productora de publicidad; es un apasionado del cine y desde hace 10 años realiza cortometrajes que no encajan en la producción cinematográfica de nuestro país.

Esta semana firmó un contrato con la agencia CAA y Anonymous Content por un cachet de un millón de dólares -cuatro veces más de lo que se paga a un primerizo- y un presupuesto de 30 millones de dólares para rodar su ópera prima con la productora de Sam Raimi, el director de "Spiderman".

"Me tiraron un contrato tan obsceno arriba de la mesa que lo tomabas, no había manera que dijeras que no a eso; es maravilloso, fuera de órbita" e incluye un "porcentaje de las ganancias de la película", dijo Álvarez.

Además, "tengo libertad total de creatividad para inventar la historia que quiera", agregó, destacando que "Sam Raimi no quería que fuera a la máquina de picar carne de los estudios".

"Ataque de pánico" es un cortometraje y videoclip de la banda Snake de menos de cinco minutos de duración, que muestra una invasión de robots gigantes a Montevideo. Álvarez la colocó hace algunas semanas en el sitio Youtube, y pocos días después la había visto más de medio millón de personas.

De inmediato, repercutió en los medios y en las cadenas de televisión: "el ángulo era: 'mirá lo que hizo este flaco con 300 dólares'," dijo Álvarez.

"Lo puse un jueves online y el viernes empecé a recibir mails de managers de Hollywood. Para el lunes, la casilla estaba saturada: Dreamworks, Warner, Fox, Sony... todos los estudios grandes, todos los agentes importantes", relató.

"Uno tiene un techo de euforia posible: el mío fue cuando recibí el mail de Dreamworks: de ahí en más ya todo era demasiado", afirmó; y confesó que en sus respuestas se encargó de hacer saber quiénes lo estaban contactando, azuzando el pulso que se desató en Hollywood por él.

Terminó en Los Angeles con todos los gastos pagos y un contrato de ensueño.

"Ahora me mandan mails que dicen: 'ya vimos lo que sabés hacer con 300 dólares, vamos a ver qué hacés con 30 millones. Yo también quiero saber qué hago con 30 millones", agregó entre risas Alvarez, quien aclaró que hizo "Ataque de pánico" solo porque le divertía: "por placer 100%".

Alvarez, que filma desde los ocho años, confiesa que desde que recibió el primer correo electrónico se puso a pensar en la película que quería hacer: "una invasión alienígena con una producción totalmente diferente a lo que se ha visto hasta ahora".

La semana entrante estará en Los Angeles para "empezar a escribir" junto con Rodolfo Sayagués, a quien incluyó en el contrato pues habitualmente trabajan juntos.

En "un año estaremos filmando y en dos años estará la película", que -promete- "va a ser diferente" y que piensa filmar en Uruguay y Argentina.

"Con todo esto seguro que va a tener difusión. Ahora, éxito, no se sabe", afirma, aunque confía en su capacidad. "Muchas de las películas de Hollywood que vemos son malas, regulares, y no pasa nada. No parece una barrera tan difícil de superar", estima.

"Yo sé que voy a trabajar y voy a llamar la atención", dice. Reconoce que tiene "la presión de honrar todo esto con un buen" filme, por lo que se dedica de lleno a su proyecto para asegurarse "de que todo esto no sea un reality show horrible, donde al final no pase nada".

En base a AFP