Sin casete

La canción vestida

Sin casete: Lisandro Aristimuño

“Yo no estoy en contra de que uno se baje música. Y eso que yo tengo un sello discográfico”: el cantautor argentino Lisandro Aristimuño en Sin Casete.

25.09.2014 09:47

Lectura: 7'

2014-09-25T09:47:00
Compartir en

Lisandro Aristimuño está por sacar una edición en disco de vinilo de su álbum Mundo Anfibio (2012) a través de su propio sello discográfico Viento Azul Discos. Algo que debe tener muy entusiasmado a un fanático de los vinilos como él.

"Yo cuando voy a distintas ciudades a tocar, me voy directamente a una disquería a buscar vinilos. Los de mi banda me dicen que estoy loco por gastar toda esa plata en discos. Pero es lo que me gusta y me nutre. Es como un manual de instrucciones Escuchar otra música es una forma de estudiar"- cuenta.

Surgido en un momento donde la figura del cantautor empezó a revalorizarse, el artista argentino es desde hace unos diez años una de las caras más visibles de una exitosa movida independiente. Su particular mezcla de pop, rock, electrónica, canción de autor y folklore, con rastros de Radiohead, Sigür Ros, Raúl Carnota y Peteco Carbajal, ha ido mutando sin perder su personalidad desde su primer álbum "Azules turquesas" editado en 2004.

El 10 de octubre volverá a Montevideo, al teatro El Galpón, tocando sus canciones en un formato muy particular: voz, guitarra y cuarteto de cuerdas.

En varias entrevistas has dicho que tus canciones no nacen generalmente de la guitarra sino de la computadora, ¿sigue siendo así?

Parto más de la escenografía de la canción y después voy como rellenándola. Como si estuviera haciendo teatro o cine. Parto de algún lugar, de algún paisaje y casi siempre intento lograr eso primero con los sonidos. Y después recién entra el personaje, con su letra y su melodía. Pero lo bueno es que después esa misma canción también la puedo hacer con la guitarra.

Así que si tocás tus canciones en un formato acústico, como vas a hacer ahora, en verdad estás como reversionándolas...

Sí, es eso. La idea es despojarla de toda esa escenografía y dejar un poco más desnuda a la canción.

¿En tu caso la música es un acto colectivo o solitario?

Por suerte la música tiene muchas variantes. En mi caso yo a la hora de crear estoy bastante solo. Me gusta crear en soledad. Pero en vivo me gusta estar rodeado de músicos. Me gusta más tocar en banda que solo.

Cuando laburás con mucha gente hay muchas opiniones y es todo medio caótico. Si yo fuera parte de una banda sería diferente. A mí me gusta mucho mi carrera solista y me gusta dentro de ella crear en forma solitaria y después mostrarle lo que hice a los músicos. Pero también me encantaría estar en una banda y compartir ese proceso. Me gustaría mucho tener una banda alternativa.

He tenido experiencias de ese tipo. Hace poco estuve tocando el bajo en la banda de un chico cordobés que se llama Martin Bruhn. Él vive en España y vino a hacer una gira por Argentina y fui parte de su grupo. A veces comparto cosas con mi hermana que hace flamenco. He sido productor de otros artistas también; de Liliana Herrero y ahora de Fabiana Cantilo. Cuando sos productor sos parte de la banda. Tengo la suerte de poder salir de ese lado solista y poder aprender desde otro lugar.

Vos sos también productor artístico de tus discos; ¿es muy distinto producirte a ti mismo que a otros artistas?

Sí. Es mucho más difícil producirse a sí mismo que a otro, porque estás solo frente a vos mismo y es difícil tomar decisiones. Por suerte la música se trata de que las cosas te gusten o no. Y siempre aplico ese criterio con lo mío. Pero me resulta más fácil y más placentero trabajar para otros como productor.

¿Y nunca pensaste en trabajar con un productor en tu música, para tener una mirada de afuera?

Sí, siempre tuve la idea de laburar con otro productor. Estoy en eso para mi próximo disco. Primero quiero ver que es lo que quiero decir. Porque si no hay un mensaje claro no vale la pena hacer nada.

Vos empezaste en un momento en que se estaba revalorizando la figura del cantautor. ¿Te parece que esa movida se terminó o sigue estando presente?

Yo creo que sigue estando. También hay un resurgimiento de bandas. Yo creo que la música hoy está mucho más abierta. Está cambiando todo para bien. Hay menos prejuicio a la hora de hacer música...

No está todo tan compartimentado...

Eso, sí. No es como en los 90's que estaba todo más clasificado. Ahora hay más variedad y la gente puede elegir lo que quiere escuchar.

Para vos que manejás mucho lo conceptual en tus canciones y en tus discos, ¿cómo ves que la gente escuche tu música de forma fragmentada por internet?

Por ahí en vez de pensar si bajar música está bien o no, hay que pensar que hay más canales y la música se puede encontrar en más lugares. Antes uno no podía escuchar ciertas cosas, a no ser que te lo trajera un amigo de otro lado o si al encargado de un sello discográfico se le ocurría editarlo en tu país. Ahora hay mucha más libertad. A la vez está volviendo el vinilo. Todos los artistas sacan sus discos en CD, en digital y en vinilo. Yo lo veo bueno eso, porque hay más opciones.

¿Sentís que eso te ha beneficiado como músico?

Absolutamente. Cada uno elige como quiere escuchar. Yo no estoy en contra de que uno se baje música. Y eso que yo tengo un sello discográfico y fabrico mis discos.

Creo que a quien perjudica más eso es a las grandes cadenas, no a quien lo hace de manera artesanal. A mí me gusta esa libertad de poder sacar un disco cuando quiero, con la tapa que quiero, con la cantidad de temas que quiera. Y no me importa si vendo veinte o dos mil.

Pero tu música es también un trabajo. ¿Cómo compatibilizás eso?

Lo que pasa es que hoy en día ya no vivís de los discos. Yo vivo de mis shows. Puedo autogestionar mi sello gracias a que la gente compra la entrada para mis conciertos.

Dentro de tu discografía, ¿tenés algún álbum que sea tu preferido?

Viste que es difícil decir a cuál de tus hijos querés más. Me resulta muy difícil elegir. Creo que uno sin el otro no hubieran sido. Sin "Azules turquesas" no hubiera existido "Mundo Anfibio". Vas cambiando, pero si no fuera por el primer disco no hubiera existido este, porque no hubiera aprendido todo lo que aprendí. No me hubiera influenciado de todo lo que escuché en estos diez años.

¿Nunca pensaste en hacer un disco en vivo?

Sabés que me gusta más la idea de hacer algo nuevo. Hay un montón de gente que me pide que haga un DVD o un disco en vivo. Pero yo creo que el vivo es algo de presencia física; salir de tu casa, vivir la previa. No siento que un show sea un DVD en tu cama. Pero tengo sentimientos contradictorios, es algo que no tengo muy claro. Estoy indeciso y entonces prefiero ponerle más energías a sacar un disco con canciones nuevas.

¿Se va haciendo una tarea más ardua hacer canciones nuevas a medida que pasa el tiempo o al revés, es más fácil?

Es más difícil. Yo tengo unas 70 canciones editadas hasta ahora. Y la verdad que ahora me pongo a componer y las canciones me suenan a lo que ya hice. No me gusta repetirme, no me gusta usar la misma fórmula. Entonces siendo independiente tengo la posibilidad de esperar, así sean diez años.

¿No tenés miedo que tu público se aburra de esperarte?

No me importa. Tengo seis discos editados. Ya hay muchas canciones. Si no hago más discos igual voy a seguir haciendo música. Ya sea produciendo a otros artistas o haciendo bandas de sonido. Siempre voy a estar haciendo música. Me siento bien ahí.

Cargando...