Metralleta

Sin miedo a lo nuevo

Fernando Santullo presenta nuevas canciones y responde nuestra Metralleta

El artista se presenta el 12 de mayo en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre.

01.05.2018 08:51

Lectura: 4'

2018-05-01T08:51:00
Compartir en

Fernando Santullo prepara nuevo material discográfico, y adelantará algunas de esas canciones el 12 de mayo, desde las 21:30, en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre.


El espectáculo se denomina Bajo un cielo sin control, y allí estarán los clásicos de su repertorio, además de los nuevos temas, que, promete Santullo, dejan en una percha al rock para zambullirse en aguas más experimentales.

Con esa excusa le pedimos que respondiera nuestra Metralleta de gustos, influencias e intenciones, y el resultado puede verse aquí debajo.


¿Qué camino transitan las nuevas canciones de Santullo?

Estamos trabajando una zona más hip hop, con el estudio como herramienta de composición, muy distinto de como trabajamos para El mar sin miedo. Igual, cada disco tiene su propio método y su propia manera, eso es algo que se va descubriendo a lo largo del proceso de composición. La ventaja de tener un estudio muy bueno a lo largo de todo el proceso es que podés experimentar con zonas sonoras que de otra forma no. Así que los temas van por ese lado, más experimental, menos rock.

 

¿Recordás el primer disco que te compraste?

Temas de la TV tocados por The Ventures. La versión de "Hawai 5.0" era mucho mejor que la original.


¿Y el último?

No compro discos desde hace años. Te puedo decir que me compré una tanda de remeras negras de Pelican, Wolves in the Trone Room, Sunn O)) y Earth. Esa fue mi última compra musical.

 


¿Recordás cuál fue la primera canción (o disco) que te conmovió?

Canción no recuerdo; disco sí. Fue Les Chants Magnetics, de Jean Michel Jarré. Había escuchado un tema en la radio, medio electro pop y me compré el disco. Me perdí en esa nebulosa increíble de sintes y secuenciadores.

 


¿Y la última?

La canción "Stranded" de Gojira, unos metaleros franceses increíbles.


Nombrá cinco discos que hayan sido importantes para vos a lo largo de tu vida y explicá por qué.


Me cuesta un disparate elegir cinco discos, son cientos. Si tengo que elegir cinco me quedo cortísimo. Igual, acá van:


1) Who's Next, de The Who.Tiene unos temas increíbles, llenos de energía rockera primordial. Y al mismo tiempo es súper sofisticado y se suena todo.

2) Signals, de Rush. Tiene "Subdivisions", la mejor canción que se ha escrito sobre ser un misfit adolescente en los suburbios de la ciudad.


3) Autoblues, de Fernando Cabrera. Mi entrada definitiva en la música uruguaya, uno de los mejores discos de mi vida.

4) Mediocampo, de Jaime Roos. El disco que consolidó el género "jaimeroos" en la música uruguaya, al lado del candombe, el rock y la milonga. Maravilla de punta a punta.


5) Thunder and Consolation, de New Model Army. El mejor disco que jamás hizo la clase obrera.

 


¿Cuál creés que es tu influencia menos evidente?


Los Lobos.


¿Qué tres películas podrían llevar música de Santullo?

Rumble Fish de Coppola. El toro salvaje de Scorsese y cualquiera ambientada en un lugar lluvioso.

 


¿Qué canción de otro autor podría ser de Santullo?

Si leo la pregunta como una expresión de deseo sería cualquiera de Fernando Cabrera.

 


Y al revés, ¿Qué canción de Santullo podría ser de otro autor?

Lo mismo que en la respuesta previa.


¿Cuál fue la última película que te emocionó?


Moon de Duncan Jones.

Moon - Feature Film Trailer from LEOBUND.COM on Vimeo.


¿Qué libro estás leyendo?


Estoy leyendo dos: El otro Tom, la nueva novela de mi hermana Laura; y Principiantes, de Raymond Carver.


Si pudieras elegir tres bandas (aunque ya no existan) para compartir escenario, ¿Cuáles serían?

Rush, Public Enemy y Faith No More. Con los últimos ya lo compartí, el sueño del pibe.

 


Si solo pudieras rescatar del olvido una de tus canciones, ¿Cuál sería?

"Espiral", de El mar sin miedo. Me gusta su melodía y su aire pop entre luminoso y tristón.


¿Para qué sirven las canciones?

Para entregar una expresión personal, más o menos profunda, más o menos universal, en no más de cuatro minutos.