Curiosidades

Mandar CV

El exorcista más activo de Roma tiene dificultades para encontrar sucesor

“Los sacerdotes también tienen miedo”. A los 79 años, el exorcista Vincenzo Taraborelli tiene dificultades para encontrar sucesor en la lucha contra los demonios.

27.10.2016 14:23

Lectura: 3'

2016-10-27T14:23:00
Compartir en

Fray Vincenzo Taraborelli lleva 27 años dedicado al controvertido ritual del exorcismo. Cuenta que comenzó por casualidad, cuando otro sacerdote le pidió ayuda para lidiar con un demonio duro de pelar.

"No sabía que era eso, no lo había estudiado. Él me dijo qué debía hacer, yo era completamente ignorante", admite en declaraciones recogidas por la cadena británica BBC.

Desde entonces, Taraborelli se transformó en uno de los exorcistas más activos de Roma, y la Iglesia Católica está teniendo dificultades para dar con un sucesor entre los curas más jóvenes.

Fuera del ámbito eclesiástico, la sola idea de la posesión demoníaca y el rito del exorcismo para luchar contra ella es profundamente cuestionada. Quienes rechazan tal idea, sugieren que aquellos que buscan ayuda en Taraborelli, harían mejor en consultar a un profesional en salud mental.

Santos y golosinas

Taraborelli trabaja tres días a la semana. Su "oficina" es una habitación si ventanas a los fondos de su iglesia, cercana al Vaticano, donde atiende hasta treinta personas diarias.

"Antes de hacer exorcismos, insto a las personas a que busquen un psicólogo o un psiquiatra. Mantengo contacto con muchos psicólogos, que mandan sus pacientes aquí", relata.

A un lado de la sala hay un armario llena de imágenes de ángeles y santos, pero uno de los cajones siempre está lleno de caramelos surtidos que ofrece a sus visitantes. En la pared, un diploma certifica sus aptitudes como espantademonios. Su escritorio está repleto de papeles, fotos y libros de oración. Su silla es simple, y está frente a la que ofrece a sus visitas.

"Primero preparo la sala. Luego, si la persona no está muy bien, intento calmarla, la invito a rezar conmigo. Sin embargo, muchas de esas personas ya están perturbadas cuando llegan aquí".

Su caso más notable fue el de una mujer casada, a la que trató durante trece años.

"Otro hombre, un satanista, pretendía a esa mujer, y ella lo rechazó, y él le dijo que se las pagaría. Dos veces por semana lanzaba hechizos para atraerla", recuerda el cura.

"Fue entonces cuando ella y su marido vinieron a buscarme, aquí, en esta sala. Comencé a rezar y ella cayó en trance, gritaba insultos y blasfemias. De inmediato supe que estaba poseída".

"A medida que el ritual proseguía, ella se ponía cada vez peor. Cuando le dije al demonio ‘En nombre de Jesús, ordeno que te vayas', ella comenzó a vomitar pequeños alfileres. Cinco por vez. También expulsaba broches de cabello, piedrecitas, astillas de madera. Parece algo de otro mundo, pero es de este", describe.

El exorcismo y la Iglesia Católica

El hecho de que una persona puede ser poseída por demonios es una creencia aceptada por el Vaticano.

En ocasiones, tal creencia es usada para explicar ciertos comportamientos, como el reciente asesinato de un sacerdote francés de 85 años - Jacques Hamel- en su iglesia en la ciudad de Rouen, ocurrido en julio.

Según testigos, cuando dos yihadistas invadieron el templo para apuñalar al religioso, Hamel habría gritado "Vete, Satanás", eh un aparente intento de hacer un exorcismo. En la actualidad, el papa Francisco procura acelerar los trámites para la beatificación de Hamel.

Los escépticos aseguran que la denominada "posesión por espíritus malignos" no pasa de una superstición medieval o un mito. Desde ese punto de vista, quienes dicen estar poseídos sufren problemas psicológicos o psiquiátricos de fácil explicación.

Montevideo Portal