Carnaval 2019

Asaltantes sin patente

Desvalijaron la Casa de la Cultura Yambo Kenia mientras la comparsa desfilaba

El bailarín Maxi Alonso explotó contra el Ministerio del Interior, tras comprobar que se llevaron todo del lugar y lo destrozaron.

11.02.2019 13:02

Lectura: 3'

2019-02-11T13:02:00
Compartir en

Durante el Desfile de Llamadas, la Casa de la Cultura Yambo Kenia fue desvalijada mientras la comparsa estaba en la calle.

Maxi Alonso, bailarín de Yambo Kenia, narró lo sucedido a través de Facebook. "Comparto con todos una de las experiencias más invasivas que me ha tocado vivir. Anoche viernes luego de meses de trabajo y largas horas de desvelo llegamos a las Llamadas junto a la gran Yambo Kenia, dejándolo todo como acostumbramos hacer, conectando con la felicidad de expresar lo que uno ama hacer para que el goce sea compartido", comenzó.

"Mientras todos lo dábamos todo por todos, en mi Casa Cultural Yambo donde vivo hace años, algunos aprovecharon la ocasión para entrar y no sólo robar cosas de muchísimo valor laboral como mi computadora de trabajo, una máquina de coser, un equipo de audio, mi ropa, championes y me destrozaron libros de un valor incalculable para mí, sino que me redecoraron la casa, transformándola en un basurero cuasi tapera, donde tuvieron tiempo para comer, vaciar la heladera, defecar en mi baño, desarmarme los roperos, estacionar un vehículo y realizar la mudanza correspondiente", narró.

Alonso contó que concurrió un móvil policial a las 2:30 "del primero de los cinco llamado a al 911", para encontrarse "con dos policías interesados en salir en la comparsa, saber de Carnaval, tablados, Teatro de Verano, etcétera. "Dejándome bien en claro que ‘che, las cosas no las recuperás más y Científica a esta hora no te viene', así que agradezco infinitamente a las políticas de seguridad del ministro del Interior, al cual recuerdo en toda mi formación de danza ver salir del Ministerio blindado en caravana de autos cortando las calles para ofrecerle seguridad al mismo", dijo.

"Así que quiero aclararle, si bien dudo que le llegue el mensaje de un simple humano laburador, que la inseguridad en el que fue nuestro país (porque ya no es nuestro), no es una sensación, se experimenta, se vivencia, se siente. Hoy me tocó a mí, y supe por fin que lo mío, todo aquello que construí con esfuerzo, no era mío. Así que no tengo nada para pedir, ni seguridad, ni normas ni reglas porque lo que me quedaba de seguridad ya no está. Así que simplemente este no es mi lugar", concluyó.

 



%%goodly_Vslider_Desktop%% %%goodly_Vslider_Mobile%% %%goodly_interstitial_desktop%% %%goodly_interstitial_mobile%%