Contenido creado por Gerardo Carrasco
Curiosidades

Olfato para los negocios

Artesanal: influencer gana una fortuna vendiendo frascos con sus pedos

Stephanie Matto sigue una dieta especial para lograr más y mejores flatulencias.

17.12.2021 10:44

Lectura: 3'

2021-12-17T10:44:00
Compartir en

En redes sociales y plataformas de video hay influencers que alcanzan el éxito por las razones más diversas. Consejos de bricolage, gastronomía, maquillaje o informática pueden generar seguidores, pero hay algunos casos más bien extraños y llamativos. Por ejemplo, el del joven surcoreano Bot No Jam, quien arrasó en YouTube con sus videos como estudiante. No se trataba de tutoriales ni sugerencias para un mejor desempeño académico, sino de filmaciones -literalmente- de estudio: Bot activaba la cámara y simplemente se ponía a leer -en voz baja- sus libros y apuntes, sin generar ninguna interacción con los espectadores. A la fecha, y pasados tres años de su pico de audiencia, mantiene más de 400.000 seguidores.

Por estos días se hizo viral un caso similar y muy rentable: el de una joven vendedora de pedos.

Stephanie Matto nació en República Checa y cobró notoriedad por su participación en Estados Unidos por su participación en un popular reality show.

Ahora, con más de 270.000 seguidores en Instagram, demostró su “olfato” para los negocios: se dedica a la venta de frascos con sus ventosidades, a las que acompaña de unos pétalos de rosas para que el olor se adhiera mejor y permanezca durante más tiempo.

Según informa El Periódico, Matto sigue una dieta orientada a obtener muchos gases y que sean aromáticos. Para eso come todo tipo de legumbres, muffins de proteínas, huevos duros, batidos y yogures.

Cuando nota que una flatulencia busca la puerta de salida, la ataja con un frasco de vidrio y cierra rápidamente la tapa. Cada pedo envasado cuesta cerca de mil dólares e incluye una nota personalizada para el comprador. Entrevistada por Buzzfeed, Matto aseguró que en una buena semana puede ganar más de 50.000 dólares.

La joven dijo que el negocio se le ocurrió en los tiempos en los que participaba del mencionado programa de TV. Por aquel entonces recibió numerosas y extrañas ofertas de personas que querían comprarle su ropa interior usada, pero también ítems más extraños, como el cabello que se cortaba o el agua residual de sus duchas.

Si bien su modelo de negocios es original, cuenta con una predecesora con un emprendimiento similar. Se trata de la británica Lush Botanist, conocida como “la reina de los pedos en Internet”. A diferencia de Matto, Botanist no comercializa sus gases, sino videos que registran el momento en que los expulsa.