Vida de perros

Vida de perros: por Andrés Peirano

¡Camine cucha! los problemas de conducta más comunes en los perros

Tu mascota puede portarse fatal y ser desobediente. No desesperes, todo tiene un motivo y una solución.

04.02.2021 13:52

Lectura: 4'

2021-02-04T13:52:00
Compartir en

En su nueva columna, el entrenador canino Andrés Peirano -cuya cautivante historia podés conocer aquí- ofrece recomendaciones para identificar -y eventualmente corregir- las situaciones de mal comportamiento más habituales en los canes


                                                              -.-                       

A continuación, hablaremos de las situaciones problemáticas más comunes en perros, algunas más fáciles y otras más complejas de solucionar. Siempre debemos recordar que todo proceso de modificación de la conducta conlleva tiempo, dedicación y paciencia, por lo que no debemos potenciar la situación con una actitud ansiosa o con frustración.

Los problemas de comportamiento surgen generalmente por cuatro causas:

1. Genética. Es esperable que una perra miedosa o insegura produzca cachorros inseguros y miedosos, de la misma manera pasa con lo opuesto: una hembra dominante puede producir perros dominantes, en los que es esperable un comportamiento similar.

2. Socialización. Es fundamental que el cachorro interactúe y se relacione con perros, personas y diferentes estímulos antes de los cuatro meses de vida para aprender correctamente a reaccionar, interactuar y tolerar las diferentes situaciones que la vida le pueda presentar.

3. Aprendizaje. Es imprescindible entender que nuestro compañero de cuatro patas observa y aprende constante y comúnmente reforzamos conductas inapropiadas o indeseadas. Si nuestro perro obtiene todo lo que quiere con un lloriqueo, o logra que le permitamos algo mordisqueando, es normal que recurra a estas estrategias para obtener lo que desea a pesar de lo que sea apropiado.

4. Separar al cachorro de la madre antes de los dos meses de vida. Muchas veces hablamos anteriormente de lo problemático que es esto en el desarrollo del cachorro y genera una gran variedad de problemas conductuales que pueden llegar a ser graves.


Los problemas comportamentales más comunes son:


1. Miedo a personas, entornos, objetos o inclusive otros perros. El miedo no es exclusivo de perros que hayan tenido malas experiencias y existe una gran variedad de miedos, esto puede presentarse en diferentes niveles de gravedad o intensidad.

2. Trastorno de ansiedad por separación. Se caracteriza por manifestarse cuando el perro se encuentra solo en casa y se caracteriza por el ladrido o llanto excesivo, la destructividad y las deposiciones. Provoca un estado de estrés generalizado en ausencia del humano que es su referente.

3. Destructividad y mordisqueos en cachorros. Es importante entender que están descubriendo el mundo y de la misma manera que nosotros interactuamos con el mundo con las manos, ellos lo hacen con la boca, es importante no rezongar al cachorro por esto y proporcionales objetos adecuados para que mordisquee, utilizando el método de sustitución.

4. Agresividad hacia personas, gatos, personas u objetos. Existen muchos tipos de agresividad. Es importante identificarla y tratarla adecuadamente con la ayuda de un modificador de conducta canina.

5. Coprofagia. Nos referimos a los perros que ingieren materia fecal, algo que puede ser normal en cachorros pero no lo es en perros adultos, y puede ser un problema difícil de tratar.

6. Orinar y defecar en casa. Debemos diferenciar el orinar del marcaje (señalar el territorio propio orinando). Puede ser consecuencia de otros problemas como el miedo, la ansiedad por separación, la llegada a la pubertad, la excitación o el síndrome de disfunción cognitiva, un tipo de alzhéimer que presentan los perros ancianos.

7. Intolerancia al uso de determinados objetos o a la manipulación. Es común en perros que no han sido correctamente socializados o que tuvieron una mala experiencia. Normalmente el perro intenta huir pero al no lograrlo comienza a manifestar agresividad.

8. Conductas efusivas como morder la correa o saltar sobre las personas, suelen ser fáciles de corregir.

9. Ladrido excesivo. Esta situación está asociada a otros problemas, se debe identificar esos problemas y no tratar el síntoma sino el trastorno que lo provoca.

10. Estereotipias. Son movimientos o conductas repetitivas sin fin aparente.


Si tu compañero presenta alguno o algunos de estos problemas debemos contactar a un modificador de conducta para que nos ayude a resolver, de la mejor manera, la situación y así brindar una vida más plena a nuestro perro.


Andrés Peirano

apeiranok9h@gmail.com

Instagram: @tig_herodog