Salud

Cuidarse

Día Mundial de la leucemia mieloide aguda: el diagnóstico temprano es clave para tratarlo

Ninguna prueba de detección ha mostrado ser útil para diagnosticar la leucemia mieloide aguda precozmente antes de que se haga sintomática.

20.04.2021 17:03

Lectura: 5'

2021-04-20T17:03:00
Compartir en

El 21 de abril se conmemora el Día Mundial de la concientización sobre la leucemia mieloide aguda (LMA) y busca dar a conocer datos de este tipo de cáncer, que normalmente no es muy conocido en la población.

Desde la Alianza de Pacientes Uruguay, asociación civil sin fines de lucro que une las voces de diferentes colectivos y pacientes de diversas patologías de Uruguay, se ha convocado a un conservatorio "Conociendo las Leucemias situación actual y perspectivas".

Se busca empoderar, informar y concientizar a los pacientes, y por lo tanto reforzar la importancia de que ante los primeros síntomas se realice una consulta médica. Con la realización de un hemograma, se ven rápidamente niveles desproporcionadamente elevados de glóbulos blancos, lo que sugiere la presencia de una leucemia y con estudios más complejos se determina el tipo de enfermedad.

La LMA es un tipo un cáncer maligno que surge en la médula ósea, el órgano encargado de producir todas las células que circulan en la sangre: glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas.

La enfermedad afecta a las células encargadas de formar las células sanguíneas; se genera una alteración y empieza a crecer en forma incontrolada sustituyendo la función normal de la médula por células leucémicas.

Hay leucemias agudas linfoides, que surgen de células que producen los linfocitos, y leucemia mieloide aguda, que surgen de las células que producen los otros glóbulos blancos, los glóbulos rojos y las plaquetas, explicó la Dra. Sofia Grille, profesora agregada de la Cátedra de Hematología de la Facultad de Medicina.

Es una enfermedad que afecta mayormente a personas de edad avanzada, con un promedio de 65 años, pero también hay algunas formas de la enfermedad que se presentan en la edad pediátrica y en el adulto joven.

Grille sostiene que a pesar de la intensa investigación y el avance de la ciencia la causa final de la leucemia mieloide aguda no se conoce.

Sin embargo, existen algunos factores que influyen en el aumento de posibilidades de desarrollar este tipo de leucemia, como haber recibido un tratamiento con quimioterapia y/o altas dosis de radiación.

Síntomas y diagnóstico

El tiempo entre la aparición de los primeros síntomas y el diagnóstico es muy corto, muchas veces es inferior a 3 o 4 meses, siendo una enfermedad de evolución rápida.

Se pueden presentar distintos síntomas generales como cansancio, debilidad, mareos, palidez, puntitos rojos en la piel denominados petequias, sangrado por las encías, sangrado nasal o de cualquier otro sitio, fiebre e infección.

Para el diagnóstico se estudia la sangre y la médula ósea. Se realiza un hemograma para conocer el recuento de glóbulos rojos, plaquetas y glóbulos blancos; y también se realizan estudios citológicos donde se observan las células leucémicas al microscopio, entre otros.

"Pero hasta estos momentos, ninguna prueba de detección ha mostrado ser útil para diagnosticar la leucemia mieloide aguda precozmente antes de que se haga sintomática".

La evolución tan rápida de este tipo de enfermedad hace que el período entre los primeros síntomas y la consulta sea breve. "Un hecho importante es que si aparecen síntomas vinculados a la anemia, sangrados o infecciones se consulte rápidamente antes de tener un sangrado grave o proceso infeccioso que comprometa la vida".

Tratamientos estándar

Hay cuatro tipos de tratamientos estándar para la LMA y son soporte con transfusiones, quimioterapia, trasplante de médula ósea y terapias dirigidas.

Si bien son pocas las opciones de tratamiento para la LMA, el uso de medicaciones para pacientes que tienen contraindicada la quimioterapia intensiva son una buena noticia.

Es importante destacar que el tratamiento se determinará en cada caso teniendo en cuenta el subtipo de la enfermedad, la edad, el estado general del paciente y, posteriormente, la respuesta al tratamiento inicial.

Grille dijo que se está avanzando en los tratamientos para esta enfermedad y hay muchos innovadores que no son quimioterapia. "El desarrollo de la medicina de precisión en el mundo, que es adaptar el tratamiento en este caso de la leucemia al paciente y al tipo molecular de leucemia ha llevado a que cada vez sea más necesario realizar el estudio de muchos genes a la vez y esto ya se está haciendo en muchos hospitales de referencia en el mundo".

En pacientes jóvenes o que toleran tratamiento intensivo con quimioterapia el objetivo es conseguir la remisión completa de la enfermedad y evitar la recidiva; mientras que en los pacientes añosos o que por sus enfermedades de base no tolerarían tratamientos intensivos con quimioterapia el objetivo será lograr una mejor remisión de la enfermedad, que mejore los síntomas, la calidad de vida y extienda la sobrevida.

En Uruguay, se cuenta con prácticamente todos los agentes quimioterápicos convencionales, los que son cubiertos por los prestadores de salud y el Fondo Nacional de Recursos cubre los tratamientos de los pacientes que no son candidatos a quimioterapia.

"Por el momento, los nuevos tratamientos aprobados tienen moderados efectos en la sobrevida global. La mayoría de los nuevos fármacos han demostrado tener más impacto en la población añosa no candidata a tratamiento intensivos. Hay numerosos ensayos clínicos en curso con distintas drogas y combinaciones de estas que van a arrojar resultados interesantes en un futuro cercano", subrayó Grille.

Si bien el pronóstico varía en función de la edad, en general la sobrevida global de la población adulta a 5 años es de en torno a 30%. En jóvenes menores de 40 años la sobrevida global a 5 años es aproximadamente 65% y en pacientes mayores de 75 años la sobrevida global a 5 años es entre 5-10%.